Confilegal
Luis Aurelio González: “Para que la mediación eche raíces en España necesitamos profesionales bien formados”
Sin categoría

Luis Aurelio González: “Para que la mediación eche raíces en España necesitamos profesionales bien formados”

19 diciembre, 2015

El juez González es un “evangelista” de la mediación. Porque no sólo “abarata costos y preserva las relaciones entre las partes”, sino porque casi el 99 por ciento de los acuerdos de mediación se cumplen, afirma.

ÁNGEL ZAFRA. ESPECIAL PARA CONFILEGAL. 

Si hay alguien dentro de la Justicia española dedicado en cuerpo y alma a la mediación es el juez Luis Aurelio Gonzalez.

Este magistrado fue premiado por el Consejo General del Poder Judicial con el Premio Calidad de la Justicia a las Buenas Prácticas en Justicia, por su labor en el ámbito de la mediación tras desarrollar una experiencia piloto de un año para evaluar la mediación intrajudicial.

publicidad

Desde aquella experiencia no duda en ofrecer a las partes la mediación como una posibilidad más de solucionar sus desavenencias y llegar a acuerdos sólidos.

Nos recibe en el despacho de su nuevo destino. El Juzgado número 29 de Familia. La estancia no tiene ninguna singularidad. Una mesa de despacho, otra redonda  para reuniones, varias carpetas de expedientes y un gran ventanal que le permite trabajar con luz natural. Un ordenador y una impresora. Lo que viene siendo un despacho profesional de cualquier oficina.  

Para adentrarnos en el tema nos adelanta que la mediación proviene desde los tiempos de Confucio, allá por el siglo V antes de nuestra era.

Es un convencido de la mediación, porque “abarata costos y preserva las relaciones entre las partes”.

También está convencido de que es mas probable que los acuerdos suscritos en la mediación se cumplan antes y mejor que las sentencias judiciales. Dice que está demostrado que casi el 99 por ciento de los acuerdos de mediación no necesitan de sentencia ejecutoria y se cumplen antes de que si se va por la vía del litigio.

“Incluso, psicológicamente es beneficiosa a la hora de cumplir los acuerdos por que no hay vencedores ni vencidos, una parte cede y la otra también. En este caso nadie se siente perdedor”, afirma.

¿Qué conclusiones se pueden extraer de aquella primera experiencia piloto?

La principal de todas tiene que ver con la viabilidad del proyecto. Se puede hacer, y nosotros lo hemos hecho durante un año largo. Hemos logrado derivar diferentes asuntos judiciales a la mediación sin que ello supusiera gran carga de trabajo para nosotros. 

El proceso además es fácil, sencillo y económico para la Administración. Otra cosa de la que nos hemos dado cuenta es de que el desarrollo de la mediación no interfiere en la práctica profesional de abogados y procuradores. Es más, hemos visto que en determinadas situaciones han sido los propios letrados quienes han pedido a sus clientes que esos casos fueran al proceso de mediación sin que el juzgado lo derivase de forma directa.

¿Por que es necesaria la mediación?

Porque la gente no habla. Cuando tenemos un conflicto, lo inmediato es amenazar con la demanda sin pararse a ver las causas del conflicto. Hay veces incluso, que en un conflicto vecinal ni tan siquiera te enteras de que tienes una demanda de tu vecino hasta que no te llega el requerimiento judicial o una comunicación del abogado de la otra parte. Y el hecho de verte demandado, ya de por si puede derivar en otros conflictos mas graves mas penosos y que pueden dar lugar a causas penales que ninguna de las partes esperaban. Ademas, en muchos casos los encausado ni hablan entre si.

En su lugar hablan sus representantes legales y se pierde la comunicación y quizá algo que se habría resuelto fácilmente con el dialogo previo termina en alguna agresión y una causa penal que se podría haber evitado solo con el dialogo.

¿Usted sería partidario de mantener una mediación previa entre las partes antes de iniciar un proceso judicial?

No se puede obligar a nadie a llegar a un acuerdo. A mantener un proceso de mediación. La mediación es voluntaria. Cosa distinta es, sin embargo, que los ciudadanos tengan que ir, previamente, por mandato judicial, a unas sesiones informativas sobre mediación. A conocer lo que es la mediación.

Esa es la tendencia que se está siguiendo en muchos países y que ya la Unión Europea lo esta debatiendo. Mire, en Reino Unido, Francia, Argentina, Rumanía, Bulgaria o Hungría es obligatorio acreditar que, antes de la apertura de un proceso judicial, se haya ido previamente a unas sesiones informativas sobre mediación.

Es más, en Argentina si no se acreditan esas sesiones informativas el juzgado puede hasta sancionar económicamente a la parte demandante. De hecho el País Vasco, ya lo ha hecho. En el País Vasco es necesario acreditar las actas del intento de mediación antes de la presentar demanda. Y en Cataluña ya se ha aprobado la obligatoriedad de acudir unas sesiones de mediación siempre y cuando el juez lo indique.

¿Usted implantaría la mediación en asuntos de familia?

Por su puesto que sí. Es fundamental. Yo iría incluso con terapia psicológica. El momento de la ruptura es un momento muy doloroso, psicológicamente hablando, y la ayuda profesional es beneficiosa para salir de la obsesión por las causas de esa ruptura y poder afrontar la vida con las garantías de que en muchos casos hay hijos que pueden sufrir las secuelas de una ruptura traumática.

Hay que reflexionar sobre la importancia de los hijos. Lo bueno que tiene la mediación es que las decisiones las tomen las propias partes y no se las imponga un juez. Se trata de que los propios implicados sean capaces de tomar una decisión.

[[{“type”:”media”,”view_mode”:”media_large”,”fid”:”35724″,”attributes”:{“alt”:””,”class”:”media-image”,”height”:”320″,”typeof”:”foaf:Image”,”width”:”480″}}]]

Luis Aurelio González recibiendo el premio Calidad de la Justicia de manos de la entonces vocal Margarita Uría. 

¿Cual es la clave para que una mediación intrajudicial tenga éxito?

Lógicamente, al tratarse de una situación voluntaria, es necesario que las partes acepten dialogar fuera de los juzgados. Que acepten la mediación como una posible solución a sus conflictos. A partir de ahí los mediadores son fundamentales. Deben de ser profesionales muy preparados y, por supuesto, con una muy dilatada experiencia que les permita conocer las herramientas que posee la mediación.

Tenemos que tener en cuenta que la mediación es algo muy delicado, que requiere de expertos que sepan acercar los intereses de cada una de las partes. Además, si el caso está judicializado es aún mas complejo y los resultados podrían ser nefastos.

¿Una condición a requerir podría ser que los mediadores fueran licenciados en Derecho?

No creo que sea necesario hablar de una nueva carrera profesional independiente. Para que la mediación eche raíces en España necesitamos mediadores bien formados y, como señala la Ley Estatal recién aprobada, respaldados por un seguro de responsabilidad civil.

Así pasa en la mayoría de países donde ya esta implantada la mediación. Estos mediadores son titulados superiores, con una formación especifica en mediación y que tengan una experiencia importante. En síntesis, podríamos decir que quien se dedique a la mediación tiene que respetar todos los principios de esta actividad encanto a confidencialidad, neutralidad e imparcialidad.

Alguien muy cercano a la mediación me explicó cierto día que hablar de mediación es hablar de justicia privada…

La mediación, por definición, y según la Ley que la regula, es absolutamente confidencial. Los acuerdos que se toman no se pueden utilizar en ningún juicio. Eso también es muy importante.

Eso sí, después del acuerdo lo pueden elevar a escritura pública, lo pueden llevar a un Juzgado o se lo pueden quedar las partes, guardado, porque solo quieran que tenga eficacia entre ellos y no necesitan más. Incluso hay mediaciones que se llegan a acuerdos absolutamente verbales que no se plasman en ningún escrito y que son más fuertes que las que se redactan y queda constancia de ellas.

[[{“type”:”media”,”view_mode”:”media_large”,”fid”:”35726″,”attributes”:{“alt”:””,”class”:”media-image”,”height”:”480″,”typeof”:”foaf:Image”,”width”:”320″}}]]

“LA MEDIACIÓN, POR DEFINICIÓN, ES ABSOLUTAMENTE CONFIDENCIAL. LOS ACUERDOS QUE SE TOMAN NO SE PUEDEN UTILIZAR EN NINGÚN JUICIO”

Desde su punto de vista, ¿la mediación puede solucionar el atasco actual de la justicia?

Habrá que verlo con calma  y analizar su evolución. Decir que los atascos en la justicia van a desaparecer con la mediación, ahora, sería prematuro. Puede ser útil para algunos procesos judicializados pero, creo que lo que pretendemos, quienes la utilizamos, es mostrar un fondo democrático y de dialogo muy interesante que, sobre todo, pretende preservar y mejorar la relación entre las personas y, de alguna manera, conseguir una sociedad más pacifica, menos conflictiva y mas negociadora.

Para finalizar, ¿cual será la clave para que la mediación arraigue en España?

Es fundamental trabajar con mayor intensidad en la difusión. Se trata de que el ciudadano sepa en qué consiste y cuando puede acudir a ella. Si se trabaja bien en éste campo, con el tiempo se creará una cultura de mediación que hará que acudamos al mediador igual que vamos a otros profesionales por otros motivos.

Habría que ir acostumbrándose a convivir con estos profesionales. Y otro factor fundamental es que los jueces podamos, apoyándonos en la ley, hacer derivaciones con mayor obligación que la actual invitación que se refleja en la normativa aprobada hace tres años. Sobre todo, de cara a provocar la sesión informativa, en la que los mediadores tienen conocimientos suficientes para provocar que las partes acudan al proceso de mediación.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR

Suscríbete al Newsletter

Recibe nuestras últimas novedades en tu email
Al pulsar "Enviar" aceptas nuestros términos de Política de privacidad