PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

28 años de cárcel a un empresario por encargar la muerte de su amante y de un amigo

|

El empresario gallego Isauro López Hidalgo ha sido condenado a 28 años de cárcel por encargar la muerte de su amante, la joven Yalennys Valero, quien falleció a tiros en Càlig, Castellón, junto a su amigo Juan Manuel Mata. Así lo ha determinado el magistrado Esteban Solaz, presidente del jurado popular de la Audiencia Provincial de Castellón que los juzgó recientemente.

El segundo acusado, Manuel Antonio Mas Julián, que actuó de mediador, contratando a los sicarios que mataron a la pareja, se le ha impuesto una condena de 30 años de prisión.

Los dos fueron declarados culpables por un jurado popular que emitió su veredicto el pasado 11 de noviembre.

Ahora, basándose en ese veredicto, el magistrado presidente del tribunal ha impuesto 28 años de prisión al empresario como autor por inducción de dos delitos de homicidio -no puede calificarse como asesinato por el tipo de autoría- mientras que al otro acusado le condena a 30 años de cárcel como cooperador necesario de dos delitos de asesinato.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Ambos han sido absueltos del delito de allanamiento de morada.

En concepto de responsabilidad civil, los acusados deberán indemnizar conjunta y solidariamente con 170.000 euros a los familiares de Yalennys y con 140.000 euros a la familia de Juan Manuel Mata.

La sentencia considera probado que el acusado Isauro López conoció a Yalennys Valero cuando ésta rayaba la mayoría de edad en Cuba.

La hizo su amante -el empresario estaba casado- y se la trajo a España a finales de 1998. Aquí le puso un piso, le regaló un coche y le hizo un contrato de trabajo en una de sus empresas para regularizar su residencia.

PUBLICIDAD

Asimismo, le abrió una cuenta bancaria con un ingreso inicial de casi 7.000 euros, donde le fue ingresando dinero periódicamente.

A partir de ahí, Isauro López viajó con frecuencia a Benicarló, Castellón, donde vívía la joven, con la que efectuó diversos viajes y facilitó la llegada a España de la madre y de una de las hermanas de Yalennys.

FUERTE CONTROL

PUBLICIDAD

Según la sentencia, Yalennys y su hermana empezaron a vivir juntas en 2004, fecha a partir de la cual el empresario empezó a ejercer un fuerte control sobre ambas, incluidas sus salidas de casa y sus amistades.

Llegó a amenazar a chicos que se relacionaban con la víctima.

PUBLICIDAD

A raíz de dicho control, Yalennys comunicó a Isauro López su voluntad de terminar la relación, aunque éste la convenció para que se fuese a Italia unos días a ver a una hermana y recapacitase.

Una vez en Italia, la joven dejó una carta a su hermana en la que indicaba que si le sucedía algo en el futuro, el único culpable sería el empresario.

Tras regresar de Italia, Yalennys continuó la relación con Isauro López por el temor que sentía hasta que a principios de 2005 le comunicó su decisión de romper definitivamente.

PUBLICIDAD

El empresario, “despechado y enfurecido”, decició acabar con la vida de las dos hermanas, para lo que contactó con el otro condenado y le encargó que, a cambio de dinero, ordenara su ejecución.

Para realizar dicho encargo Manuel Antonio Mas Julián contactó con una tercera persona, Emilio Pérez Rivera condenado por estos hechos en 2009. 

Tras unos meses de vigilancia sobre las hermanas y su vivienda de Càlig, la noche del 11 al 12 de junio de 2005, el sicario, junto con otra u otras personas no identificadas, accedió al domicilio de las jóvenes para esperarlas.

Hacia las 5.00 horas y tras sufrir un accidente de tráfico, llegó a su vivienda Jalennys acompañada de su amigo Juan Manuel Mata, los cuales fueron atados de pies y manos por el autor material del crimen y sus acompañantes, que les mataron tras dispararles en la cabeza, según establece la sentencia. EP.