Confilegal
Cesare Bonasena, marqués de Beccaría: sus ideas inspiraron nuestro mundo
Escultura de Cesare Beccaria en la Pinacoteca Brera de Milán, Italia. El Marqués de Beccaria nació en Milán el 15 de marzo de 1738 y murió el 28 de noviembre de 1794 en la misma ciudad. Wikipedia.
A fondo, Divulgación

Cesare Bonasena, marqués de Beccaría: sus ideas inspiraron nuestro mundo

Carlos Berbell y Yolanda Rodriguez
29 agosto, 2016

Si hubiera que crear un panteón de juristas ilustres en la historia de la Humanidad, el italiano Cesare Bonasena, marqués de Beccaría, tendría el suyo por derecho propio.

publicidad

En 1764 Beccaría sorprendió y escandalizó a la sociedad de su tiempo con un librito muy breve titulado “De los delitos y las penas”. En el mismo ponía en tela de juicio el supuesto efecto disuasorio de la pena de muerte, porque no impedía que se cometieran nuevos crímenes, y abogaba por su abolición.

Sus ideas tuvieron una profunda influencia en los padres fundadores de los Estados Unidos de América. 

Nacido en Milán, Italia, el 15 de marzo de 1738, Beccaría se hizo muy amigo de los hermanos Pietro y Alessandro Verri, que formaron un círculo de intelectuales que bautizaron con el nombre de “la Academia de los Puños”, que centraba sus esfuerzos en la reforma del sistema criminal de justicia.

A través de este grupo, Beccaría conoció a los filósofos Thomas Hobbes, inglés, y Claude-Adrien Helvétius, francés, al enciclopedista galo Denis Diderot, al filósofo, economista, sociólogo e historiador escocés David Hume y al francés Charles Louis de Secondat, barón de Montesquieu, el hombre cuyas ideas contribuyeron a dar forma a nuestro sistema político actual, de división de poderes.

publicidad

Este jurista, criminólogo, literato, filósofo y economista afirmó que la cárcel era mucho peor que la pena de muerte.

Beccaría partía de la llamada teoría contractualista, por el cual la sociedad se funda sobre un contrato que tiene como objetivo salvaguardar los derechos de los individuos, garantizando el orden.

publicidad

Los delitos, por lo tanto, tenían que ser considerados como una violación del contrato.

La sociedad, por lo tanto, tiene derecho a defenderse, y debe hacerlo con medidas proporcionales a los delitos cometidos, lo que hoy se conoce como el principio de proporcionalidad de la pena.

De esa forma, una persona por robar una gallina no podía ser condenada a cadena perpetua o un asesino convicto y confeso ser castigado a unos pocos días de cárcel. Que ocurría.

En lo relativo a las penas, Beccaría mantenía que éstas tenían un carácter preventivo en dos sentidos muy concretos: en sentido general y en sentido especial.

La prevención general está dirigida a la sociedad en su conjunto, es un aviso para navegantes, una forma de decir que si se vulnera la ley de una manera determinada tiene unas consecuencias concretas.

La prevención especial se concentra en el delincuente, que es apartado de la sociedad e internado en prisión para cumplir con el castigo.

Cesare Bonasena fue, sin duda, uno de los más importantes inspiradores del movimiento de reforma del antiguo derecho penal europeo, caracterizado por su extrema crueldad, arbitrariedad y falta de racionalidad.

El marqués de Beccaría defendió también la supresión de la tortura, para extraer la confesión o para castigar, y la limitación del arbitrio judicial.

Hasta la revolución francesa, bajo el Antiguo Régimen, la tortura era un procedimiento habitual y normalizado ya fuera para realizar interrogatorios a los sospechosos como para método de castigo. Uno se puede imaginar que en tal tesitura hasta el más inocente se declaraba culpable con tal de acabar con el dolor.

El pensador italiano hizo especial hincapié, en sus escritos, en la necesidad de limitar el arbitrio judicial, es decir, en atar a los jueces al texto de la ley e impedir que pudieran inventarse delitos o leyes o que los aplicaran según les viniera en gana.

Las ideas de Beccaría tuvieron una gran influencia en la revolución francesa de 1789, cuyas consecuencias evidentes son los sistemas democráticos, como el nuestro, que hoy disfrutamos como ciudadanos libres.

Carlos Berbell y Yolanda Rodriguez

Carlos Berbell y Yolanda Rodriguez




Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR

Suscríbete al Newsletter

Recibe nuestras últimas novedades en tu email
Al pulsar "Enviar" aceptas nuestros términos de Política de privacidad