Confilegal
Cómo pueden cerrar nuestras cuentas en redes sociales nuestros herederos si nos morimos
Las diferentes redes sociales tienen protocolos para que los herederos de los propietarios de cuentas puedas cerrarlas.
Divulgación

Cómo pueden cerrar nuestras cuentas en redes sociales nuestros herederos si nos morimos

14 Abril, 2017

¿Y qué pasa con nuestra presencia en la red si nos morimos?¿Qué ocurre con nuestras cuentas en Twitter, Facebook, Linkedin, Youtube, Instagram, Google +…? ¿Permanecemos como “zombies digitales” hasta la eternidad?

La respuesta es, sí, en la mayoría de los casos.

Pero hay soluciones.

Antes de la eclosión de la red este problema no existía, pero la presencia de Internet ha venido a crear problemas nuevos. Este es uno de ellos.

La normativa de protección de datos juega un papel muy importante en este aspecto puesto que no se aplica a personas ya fallecidas.

Ese camino, por lo tanto, queda vedado, como bien ha explicado Legalitas, que aconseja dejar organizada nuestra “muerte online” para evitar convertirnos en “zombies digitales”.

¿Y si no lo hemos hecho?

¿Qué pueden hacer nuestros seres queridos?

En todos los casos, las diferentes redes sociales disponen de formularios digitales para tal fin.

Facebook

En el caso de Facebook, la ha titulado “Solicitud especial para la cuenta de una persona fallecida”.

Comienza con este texto: “Usa este formulario para solicitar la eliminación de la cuenta de una persona fallecida o para solicitudes especiales de convertirla en conmemorativa. Te manifestamos nuestras condolencias y agradecemos tu paciencia y comprensión durante este proceso”.

Luego pide el nombre completo del solicitante, el nombre de la persona fallecida y el correo que utilizó esta para crear su cuenta de Facebook, además de la dirección URL de la biografía concreta.

También requieren la relación con el fallecido y se pregunta qué se quiere hacer con la cuenta. Hay varias opciones: eliminarla, convertirla en un perfil conmemorativo para siempre o responder a un requerimiento especial no determinado.

A continuación se precisan tres documentos: los certificados de defunción y de nacimiento del fallecido y “un comprobante de autoridad”.

Twitter

En el caso de Twitter, se pone a disposición de la familia del fallecido un formulario para solicitar la eliminación de la cuenta de éste, para ello será necesario demostrar la muerte del usuario -lo mismo que en Facebook- con un certificado de defunción y una declaración jurada que certifique la relación con el fallecido.

También puede elegirse la opción b, que es más cómoda: en Twitter si la cuenta de un usuario se mantiene inactiva durante seis meses caduca automáticamente.

Google, por su parte, creó el servicio “Gestor de Cuentas Inactivas” que permite a los usuarios establecer un periodo tras el cual la compañía nos avisa o notifica a los contactos de confianza que ya no utilizamos la cuenta; podrá, incluso, borrarla tras ese periodo.

Si el usuario no ha utilizado ese servicio, el procedimiento de anulación de la cuenta es algo más complicado.

Google estudia cada petición y después de estudiarla decide si facilitar el acceso a la cuenta de correo solicitada para su eliminación.

Nuevamente, hay que presentar los documentos acreditativos del deceso.

En Instagram por otra parte, los familiares de la persona fallecida pueden solicitar mediante correo electrónico para eliminar la cuenta.

En ese caso, el servicio de soporte de Instagram se pondrá en contacto con el solicitante para pedirle los documentos del fallecimiento, en línea con las otras redes sociales.

Linkedin

En el caso de Linkedin, la red profesional por excelencia, los responsables disponen de un formulario on line en el que hay que rellenar el nombre de la persona fallecida, su cuenta en Linkedin, la fecha de la muerte, su dirección de correo electrónico, la relación que uno tiene con la persona, la empresa en la que trabajaba y el “link” al obituario, si existiera.

Lo mismo ocurre en You Tube. Como las anteriores, tiene un formulario con todos los requisitos anteriores para cumplir las formalidades establecidas.

Si se opta por no hacer nada, el perfil permanecerá “ad eternum” en la red social correspondiente, a no ser que hagan como Twitter o que lleven a cabo una limpia de perfiles inactivos desde hace tiempo, que también cabe la posibilidad.