Confilegal
Los gatos, ¿profesionales del derecho?
Don Gato Abogado, una recreación de los carteles típicos que se pueden ver en los Estados Unidos como reclamo para captar clientes.
Divulgación

Los gatos, ¿profesionales del derecho?

Carlos Berbell
6 Mayo, 2017

Esto de que los gatos sean protagonistas de las historias que contamos para entretenernos, previa humanización consiguiente, no es nuevo, hay que decirlo. Son numerosas las series de televisión de dibujos animados de gatos, com Dartacan, Garfield, Tom y Jerry, Isidoro o Don Gato, por citar algunas de las más conocidas. Es lógico. Los que tenemos animales en casa tendemos a interpretar sus caras, sus gestos, como si fueran personas. Y, de hecho, alguna vez creemos firmemente que entienden hasta la última palabra que pronunciamos.

Son una inspiracion, hay que reconocerlo. Siempre lo han sido, lo que pasa es que ahora, con la democratización generalizada de los medios tecnológicos es más fácil hacer fotos, retocarlas y convertirlas en imágenes antes impensables. Y convertirmos a nuestras mascotas en protagonistas de nuestro mundo.

Una buena prueba de ello es la foto que abre este artículo, que procede de Estados Unidos y que está inspirada en muchos de los anuncios que los abogados de aquel país publican para captar clientes. En este caso, a víctimas de accidentes. Y lo hace una forma muy similar al del protagonista de la serie “Call me Saul!”, una secuela de “Breaking Bad”.

“Don Gato”, que así se llama el protagonista del anuncio, presenta un gesto de mal carácter. La ropa que lleva adolece de la típica corbata y aunque lleva chaqueta la camisa es negra y debajo de esta se puede ver una camiseta blanca. Mensaje: no soy el típico abogado de traje. Yo me voy a romper la cara por usted.

Una imagen muy diferente de la del gatito, de pocos meses, de grandes ojos verdes, al que le han colocado la corbata, las gafas, un reloj e, incluso, una peluca rubia. La imagen de un “rookie”, de un novato, en jerga estadounidense, un recién llegado, dispuesto a comerse el mundo y hacer justicia.

A su lado, un gato “detenido”. ¿Posible cliente del abogado novato? Quizá en el turno de oficio. Fotografiado con el fondo típico -o casi típico- y la leyenda, “Quiero un abogado…”, procedente de la página de carteles desmotivaciones.es..

La cara de mal genio del “arrestado” nos quiere decir todo. Lo mismo que la del gato-abogado que aparece a continuación.

Gato abogado, dice la leyenda superior. Pongo objeción a todo, dice la inferior.

Sin embargo, lo que siempre llama más la atención, sin duda alguna las imágenes de las pelucas de abogados, fiscales y jueces de Gran Bretaña e Irlanda del Norte (en la República de Irlanda, con motivo de la reciente crisis econónica, fueron suprimidas por su alto costo -500 euros-, ya que están hechas de crin de caballo).

Un buen ejemplo de ello son las dos fotos que figuran a continuación. A la primera, la del gato blanco se le ha colocado una peluca de juez en un claro montaje tipo Photoshop. Y es de juez porque las de los fiscales y abogados son más cortas. Lo mismo que la de la ilustración que figura a su lado. Gato con monóculo, en la misma línea que el anterior.

La peluca típica de los jueces, abogados y fiscales británicos, adornando a un gato blanco y como recurso para un cuadro en toda regla sobre un gato-juez.

La artista Cassie Graus optó por pintar este gato para camisetas, que ha tenido un gran éxito, por la combinación de peluca y toga.

Pero, como se sabe, en Europa los únicos jueces que todavía llevan peluca son los británicos. El resto suelen llevar togas con un pañuelo delantero, como el que aparece a continuación, decidiendo sobre un “asunto de dinero”. De dolares, en concreto.

 

El resto de las imágenes corresponden a gatitos a guisa de “abo-gatos”, abogados “detenidos”, con los brazos en alto, abogados con lazo, pero sin chaqueta y de gatos policías.

Freaking News hizo esta composición de “Matar a un ruiseñor”, en el que la cabeza de Gegory Peck, que interpretaba al abogado Atticus Finch, es sustituida por una de gato con gafas, mientras que su cliente, el acusado de color, Tom Robinson, aparece como un perro.

Carlos Berbell

Carlos Berbell

Carlos Berbell es periodista, consultor internacional y escritor. Está especializado en el campo de la justicia y la investigación criminal y en comunicación institucional. Es director de Confilegal.com. @cberbell


Leave a Reply

Be the First to Comment!

avatar
wpDiscuz