Confilegal
¿De qué huyen los abogados cuando abandonan un despacho?
Marisa Méndez, Consultora y profesora Asociada IE Law School
Firmas

¿De qué huyen los abogados cuando abandonan un despacho?

Marisa Méndez
10 agosto, 2017

[toc]

Todavía recuerdo las primeras salidas voluntarias de socios o de asociados seniors de grandes firmas hace veinte años. Quienes tomaban la decisión de salir para incorporarse a otra firma o lanzar la propia se encontraban con expresiones de sorpresa de sus colegas o jefes que no comprendían como tomaban ese riesgo de dejar la seguridad de una firma y las expectativas de retirarse en él. Se vivían como verdaderas traiciones.

PUBLICIDAD

Ahora nos hemos acostumbrado a esta realidad y casi cuesta “colocar” en los medios noticias de fichajes, por muy senior que sea el abogado o socio fichado.

Y desde la mitad de la crisis, también nos hemos ido acostumbrado a los “spin offs” (secuelas) de socios jóvenes o de abogados seniors.

Abandonar el despacho, algo cada vez más frecuente

Quisiera reflexionar en este artículo sobre las salidasmás dolorosas” para las firmas, que son aquellas que implican a un socio con responsabilidad sobre un área o departamento o de aquellos asociados que ya se encontraban en “la sala de espera” para acceder a la sociatura.

Si siguiéramos las declaraciones públicas que hacen, la principal razón de la salida es la ilusión de lanzar su propio proyecto o el de volver a las raíces de la práctica profesional con oficinas más pequeñas y mayor contacto con el cliente.

Y, sin embargo, creo vislumbrar en muchos casos una huida hacia delante.

Entonces, ¿De qué huyen?

  1. – Huyen del exceso de burocracia interna, que puede llegar a ralentizar la carrera profesional de su equipo o la suya propia y limitar la independencia y flexibilidad para aceptar determinados asuntos y/o clientes.
  2. – Huyen de los conflictos de interés que les impiden aceptar determinados clientes o asuntos que para su área serían muy interesantes y motivadores pero que no estarían alineados con la estrategia de la firma.
  3. – Huyen de las exigencias de la estructura a nivel comercial, de gestión interna o de alcance de presupuestos. En ocasiones, a esta presión se suma la certeza de que carecen de los recursos internos o de las habilidades para llega a los resultados solicitados.
  4. – Huyen de la falta de conciliación y flexibilidad, que afecta a sus vidas personales y a sus sueños más allá de la oficina.
  5. – Huyen de la falta de reconocimiento, en tanto que pueden llegar a considerar que su formación y experiencia no está bien recompensados, en forma de cargos, responsabilidades, derechos y/o remuneración.

Algunas reflexiones finales

Y mi pregunta final es ¿logran en sus nuevas firmas calmar esos impulsos de huida?

PUBLICIDAD

Y también sería relevante preguntar si identifican en sus nuevos equipos sensaciones similares a las que ellos sintieron.

Y, ¿qué hacen en esos casos?

Marisa Méndez

Marisa Méndez

Consultora y profesora Asociada IE Law School


Leave a Reply

Be the First to Comment!

avatar
wpDiscuz