PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Presente y futuro del Internet de las cosas

Javier Puyol es el socio director de Puyol Abogados, una boutique legal especializada en el mundo de las nuevas tecnologías y el cumplimiento normativo. Confilegal.
|

Tal como señala Thomas Frey[i], existe un fenómeno llamado “el efecto Peltzman”, bautizado así por el Dr. Sam Peltzman, un reconocido profesor de economía de la Escuela de Negocios de la Universidad de Chicago, que estudió los accidentes automovilísticos.

Peltzman encontró que cuando integras más características de seguridad en los coches, como los cinturones de seguridad, el número de muertes y lesiones no disminuye.

La razón es que la gente lo compensa. Cuando contamos con una red de seguridad, la gente se arriesga más.

Es probable que eso sea verdad también en otras áreas.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Cuando la vida se vuelve más fácil, tomamos riesgos con nuestro tiempo.

Cuando cubrimos nuestras preocupaciones financieras, empezamos a pensar en hacernos empresarios, inventores o artistas. Cuando la vida se vuelve muy rutinaria, buscamos formas de introducir el caos.

Aunque veamos informes de que miles de millones de puestos de trabajo desaparecerán en las próximas décadas, nunca nos quedaremos sin trabajo.

PUBLICIDAD

Como seres humanos, nunca hemos tenido la intención de llevar vidas fáciles y de lujo.

Sin el riesgo y el caos como parte de nuestra lucha diaria, nuestras vidas parecen incompletas. Mientras trabajamos duro para eliminarlos, siempre encontramos nuevas formas de traerlos de vuelta.

Sí, estamos trabajando para un mundo mejor en el futuro, pero sólo un poco mejor. Ahí es donde hacemos nuestro mejor trabajo.

PUBLICIDAD

Frey, en un más que fascinante artículo, ponía de manifiesto, además, la existencia de 72 artículos que van a ser comunes dentro de 10 años, y que sin embargo no existen en el momento presente.

PUBLICIDAD

Y hacia referencia a las posibilidades que en un futuro no demasiado lejano podían proporcionarnos técnicas, como la impresión 3D, donde, por ejemplo, ponía de manifiesto sus múltiples aplicaciones como podían ser las que se citan a continuación:

  1. El maquillaje impreso en 3D para las mujeres. Sólo inserte el rostro de una persona y la máquina se puede programar para aplicar el patrón de composición exacto solicitado por el usuario.
  2. Los dientes de reemplazo hechos en 3D, impresos dentro de la boca.
  3. Los sistemas de impresión Swarmbot, éstos serán utilizados para producir grandes edificios y estructuras físicas, trabajando 24/7 hasta completarse.
  4. El escaneo e impresión de ropa con diseños personalizados en las tiendas de ropa al por menor.
  5. El escaneo e impresión de zapatos con diseños personalizados en tiendas especiales.
  6. Las embarazadas solicitarán modelos 3D impresos de su bebé antes de nacer.
  7. Los departamentos de policía producirán fotografías y descripciones impresas en 3D generadas a partir del ADN de una persona.
  8. La basura ordenada y limpia se convertirá en material que se puede imprimir en 3D.

Además, existen otras técnicas, como pueden ser la realidad virtual/aumentada (RV/RA), o la posibilidad de volar mediante el uso de drones para todo tipo de finalidades tanto profesionales como económicas, sin olvidar que los drones van a integrarse en nuestras vidas satisfaciendo múltiples funciones y necesidades.

Utilidades futuras de los drones

En este sentido, Frey ponía señalaba algunas de las utilidades futuras a las que los drones están llamados, y a título de ejemplo, citada las siguientes funcionalidades que en un futuro no demasiado lejano podremos asignar a los mismos:

  1. Los fuegos artificiales saldrán de los drones. Nuestra capacidad para “encender y lanzar” fuegos artificiales desde el cielo cambiará drásticamente tanto cómo se hace, así como nuestra destreza para mostrarlos.
  2. Las nubes de conciertos que producen una cacofonía espacial de sonido proveniente de 1,000 drones-altavoces simultáneamente.
  3. Los drones arrastra-anuncios. La publicidad de vieja escuela traída más cerca de la tierra.
  4. Los drones espantapájaros para cultivos como el girasol, donde las aves pueden destruir un campo completo en cuestión de horas.
  5. Los drones de vigilancia de ganado para rastrear vacas, ovejas, gansos, y mucho más.
  6. Las búsquedas de tesoros en 3D hechas con drones.
  7. Los drones Prankster – Envío de cosas al azar a personas al azar para videograbar sus reacciones.
  8. Los drones de entretenimiento (con proyectores) que vuelan y muestran formas inusuales de comedia y entretenimiento en vivo.

Los coches sin conductor, en el marco de ciudades o carreteras inteligentes; el internet de las cosas mediante la creación de redes de dispositivos físicos, vehículos y edificios integrados con la electrónica, software, sensores y actuadores diseñados para comunicarse con los usuarios, así como con otros dispositivos; la inteligencia artificial o la tecnología de la salud, o un conjunto de proyectos tecnológicos difíciles de catalogar en un sector de negocio o actividad de los ahora conocidos, constituyen otras de las manifestaciones que veremos gracias al internet de las cosas, y todo eso llevará consigo, más que  probablemente, que el avance de estas nuevas técnicas permita la creación de nuevas industrias o ámbitos comerciales desconocidos hasta el momento presente, porque no existía la técnica adecuada en el punto de desarrollo suficiente que los soportara, o bien que los hiciera viables.

PUBLICIDAD

Un mundo distinto

Todas estas reflexiones que atinadamente aporta Frey, nos inducen a pensar en un mundo distinto, con un apoyo tecnológico no solamente superior al que ahora conocemos, sino también completamente diferente, con unos parámetros sociales diferenciados, puesto que la técnica va a hacer evolucionar en sobremanera a las relaciones humanas, y fruto de ello, a las vinculaciones de carácter social actualmente existentes.

En este sentido, cabe reconocer que internet de las cosas va a mejorar sensiblemente las relaciones en todos los sectores empresariales con sus clientes, y ello debe traer consigo, en buena lógica, un impulso mas que notable en el desarrollo de los negocios, mejorando aspectos tan importantes como la calidad de los mismos, su productividad en todos sus ámbitos o, en otro ámbito, lo que cada día está cobrando una mayor trascendencia, que es la confiabilidad que dichas empresas han de tener para con los consumidores, y los mercados donde estos se integran.

Pero si la calidad en las relaciones con los clientes, basados en los propios productos y en las marcas, son importantes, si la productividad y la confianza, tal como ha quedado indicado, no son elementos menores en el desarrollo de esta actividad empresarial, no debe pasarse por alto la existencia de otros factores que también tienen una gran influencia en el desarrollo de los negocios, y que se van a ver muy influenciados y condicionados por el desarrollo tecnológico.

En este caso, debe hacerse expresa referencia a la necesaria reducción de los costos en todos los procesos de producción, con las consecuencias que de ello se derivan para todo tipo de industria; la eliminación de riesgos empresariales en el desarrollo de dichos procesos que sean previsibles y evitables, y en los que, sin lugar a dudas, el desarrollo tecnológico tiene un papel fundamental.

Y finalmente hay que hacer referencia a la vinculación existente entre internet de las cosas, o el desarrollo de nuevas técnicas, en aras de la evitación de supuestos de fraude, que tanto daño están produciendo a las empresas, y que causan unos perjuicios más que notable en el ejercicio de cualquier actividad de naturaleza económica.

Aspectos positivos para las empresas

Desde otra visión, es importante tener en cuenta los aspectos positivos que internet de las cosas ya está trayendo consigo para las empresas.

Es evidente, que la aplicación de estas nuevas tecnologías traerá consigo la afluencia de nuevos clientes, los cuales tendrán una mejor y más completa de la misión y la visión empresarial de esa empresa, lo que producirá una mayor convergencia con los intereses de los consumidores, y una mejor adaptabilidad de los productos a sus exigencias y gustos concretos, y a las demandas de los mercados, precisamente, teniendo en cuenta cada vez más, la perspectiva global de los mismos, lo que conllevará una mejora en el rendimiento de cualquier actividad económica que se emprenda.

Todo ello lleva a considerar la existencia de nuevas tendencias, las cuales se irán materializando en los próximos años.

En este sentido, FUMEC[ii] ha puesto de manifiesto algunas de ellas, como pueden ser, por ejemplo la convergencia que se está produciendo entre internet de las cosas, y la tecnología blockchain, la cual es considerada por muchos expertos como el eslabón perdido para resolver conflictos de escalabilidad, privacidad y confiabilidad de Internet de las cosas.

Al lado de ello, cuestiones como la ciberdelincuencia materializada en lo que se ha llamado ataques de denegación de servicio o (“DDoS”), producidos con la finalidad de paralizar los servidores, prevaliéndose, precisamente el volumen ingente de dispositivos móviles conectados que conforman la realidad de internet de las cosas, la cual está creando nuevas oportunidades y dando una ventaja competitiva a las empresas de los mercados nuevos y actuales.

Así, y en este sentido, debe tenerse presente que este proceso está involucrando todo —no sólo la información, sino en cómo, cuándo, dónde y por qué se utiliza—.

Las tecnologías que han creado la técnica de internet de las cosas no sólo están cambiando Internet, sino también a todos los dispositivos conectados a él.

Consecuentemente con todo ello, esto implica, que se esté incrementando el uso de todos los dispositivos móviles para obtener información sobre lo que se quiera, de forma inmediata y de acuerdo con el contexto en que la misma se produzca, con lo que esto conlleva, que a la postre no es mas que una revolución en los factores de conectividad, donde elementos como la inteligencia artificial y el talento humano han de jugar un papel decisivo en dichas nuevas relaciones tecnológicas, lo que tiene que conllevar forzosamente una nueva revolución económica y social, con un amplio impacto en las relaciones humanas de los consumidores y los mercados.

En esta materia, el derecho no puede ser el convidado de piedra de los avances que se produzcan, y ha de evolucionar a la par que las nuevas técnicas, y las novedosas prácticas sociales y económicas que se avecinan.

 

[i] Cfr.: FREY, Thomas. “¡72 artículos que serán comunes dentro de 10 años y no existen hoy en día!”. 22 de agosto de 2.016. Fundación México-Estados Unidos para la Ciencia (FUMEC).

 

[ii] Cfr.: BANAFA, Ahmed. “7 tendencias del internet de las cosas en 2017”. 21 de marzo de 2017. Fundación México-Estados Unidos para la Ciencia (FUMEC).

por Javier Puyol.

Javier Puyol es abogado, socio director de Puyol Abogados, magistrado excedente, exletrado del Tribunal Constitucional, exdirector de la Asesoría Jurídica Contenciosa del BBVA, consultor en tecnologías de la información y comunicación, administrador concursal, árbitro y mediador civil y mercantil, profesor universitario y académico de la Real Academia de Jurisprudencia.
Para comentar, suscríbete
Si ya eres suscriptor, Inicia sesión