PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

La juez de menores, Reyes Martel, apuesta por la justicia restaurativa

De izquierda a derecha, Juan Manuel Fernández, Roberto Pereira Tercero, Vicente de Juan Orlandis y Reyes Martel . Poder Judicial.
|

Reyes Martel, de 50 años, magistrada del Juzgado de Menores 1 de Las Palmas de Gran Canaria -la "Emilio Calatayud" de las islas-, una de las grandes innovadoras en este campo, hizo ayer especial hincapié en que los principales objetivos de las medidas que se imponen al menor infractor deben tener en cuenta “la importancia de enfrentarlo con lo que ha hecho”.

Y también en “ayudarle a analizar las consecuencias para que pueda aprender otras formas de interaccionar con su entorno”.

PUBLICIDAD

Martel tiene muy claro que “el bienestar de nuestra sociedad depende, en gran medida, de nuestra habilidad para preparar adolescentes suficientemente formados y con capacidad de ajustes”.

PUBLICIDAD

Por ello, "cuando hablamos de adolescentes en situación de riesgo, podríamos decir que toda la sociedad lo está”, dijo durante su intervención en el marco del curso sobre la violencia filio-parental y las condenas a menores que tuvo lugar en la Escuela de Verano del Poder Judicial, la cual tiene su sede en el paso de Mariñán, en A Coruña,

La magistrada apostó, en este sentido, con toda decisión por la justicia restaurativa, como método para recuperar a los jóvenes; un recurso que en países avanzados, como Costa Rica, está dando muy buenos resultados.

PUBLICIDAD

"La justicia restaurativa es una oportunidad única de aprendizaje para los menores", aseguró Martel. 

Una prueba de ello fue la segunda edición del Camino de Santiago, que llevó a cabo recientemente, en el que participaron jóvenes con medidas judiciales que habían cometido delitos de violencia filoparental, delitos de maltrato contra su padre o su madre y delitos patrimoniales.

Algunos de esos chavales hicieron e Camino con sus padres, restableciendo relaciones y ámbitos afectivos dañados.

PUBLICIDAD

"Hacer el Camino es el contenido de una medida que es parte del programa de intervención educativa que tiene como objetivo la promoción o el refuerzo de valores. Durante el Camino, además, se potencia la comunicación, la tolerancia y la solidaridad. El Camino de Santiago es una metáfora de la existencia y una magnífica escuela de aprendizaje de lo que es la vida misma con el fin de motivarles para que busquen oportunidades y crean sus propias metas", explicó a Confilegal.

UN PROBLEMA QUE SE HA INCREMENTADO EXPONENCIALMENTE

El médico psiquiatra director del Centro de Intervención en Violencia Filio-Parental (VFP) y presidente de la Sociedad Española para el Estudio de la VFP, Roberto Pereira Tercero, reveló que la violencia intrafamiliar de jóvenes hacia sus progenitores se ha “incrementado exponencialmente en los últimos años”.

PUBLICIDAD

Su característica más destacable, según el experto, es que la violencia no está causada por niños o jóvenes “problemáticos” como “toxicómanos o pacientes psiquiátricos”, sino que se produce “en un contexto social aparentemente normalizado, con jóvenes violentos únicamente en el contexto familiar, con una particular relación con sus padres o con las figuras que ocupan su lugar”.

Este problema, en general, se atribuye “a la educación” y, si bien es cierto que en ese aspecto la sociedad ha registrado “grandes cambios”, Pereira advirtió que esa explicación es “insuficiente”.

Así, aseguró que “al déficit educativo” deben “unirse dificultades de los progenitores, personales o en su relación, junto con características individuales de los jóvenes agresores”.

La conjunción de estos factores, según el experto, es el origen de la violencia filio-parental.

En la mesa redonda Una sociedad atónita, además de Martel y Pereira participaron el fiscal de Menores de la Fiscalía de Área de Jerez de la Frontera, Vicente de Juan Orlandis, quien examinó la respuesta Penal frente a la violencia juvenil.

PUBLICIDAD

El psicólogo del Tribunal Superior de Justicia de Madrid y primer Defensor del Menor, Javier Urra Portillo, ofreció la ponencia titulada Menores: víctimas y/o verdugos.

Durante la conferencia profundizó en los principales problemas que asegura que sufren los adolescentes: la violencia de género, la falta de ilusión, el alcohol y la violencia filio-parental.

Urra también advirtió  sobre los peligros de compartir imágenes o fotografías íntimas a través de las redes sociales, al tiempo que ha criticado la educación diferenciada que, en su opinión, se da a niños y a niñas.

“Desde que nace al niño se le educa con la idea de que todo es para él, y a ellas con la idea de que todo es para el otro, ya sea el padre, la pareja o el hijo, y eso cambia la vida”, afirmó.

La dirección académica de curso corrió a cargo del vocal del Consejo General del Poder Judicial Juan Manuel Fernández.