PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

¿Qué significa ‘guardar sala’?

La funcionaria, encargada de transcribir las sentencias del juzgado, denunció que la relación con el magistrado cambió el día que rechazó la propuesta de "ir a comer con él".
|

Prácticamente en todos los países del mundo, la acción de la Justicia se asocia con el uso de ciertas ropas y la utilización de determinadas enseñas y ritos. Es lo que se denomina guardar sala.

En España está regulado por el Reglamento de Honores, Tratamientos y Protocolo en los Actos Judiciales Solemnes, aprobado en el año 2005, que establece el uso de la toga e insignias del cargo en los actos protocolarios y en las actuaciones jurisdiccionales que se celebren en Juzgados o Tribunales.

Antiguamente, para actuar en los tribunales de Justicia, tenía que cumplirse a rajatabla el requisito de guardar sala.

Una exigencia que comprendía no sólo el uso de la toga, sino del traje negro bajo ella, camisa blanca y corbata, calcetines y zapatos también negros.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Esta negrura del vestido era la lógica consecuencia de aquella de la toga y una medida de armonía y buen gusto.

Ahora, “guardar sala” requiere el cumplimiento de unas normas mínimas, que el Cuerpo de Auxilio Judicial, los antiguos agentes, deben hacer cumplir, porque así lo establece el artículo 487 de la Ley Orgánica del Poder Judicial.

Entre estas normas mínimas se establece que todos los profesionales –empezando por el propio juez-, deben vestir la toga preceptiva, y el tribunal debe estar formado correctamente, adecuándose a las normas protocolarias y a la solemnidad del acto.

PUBLICIDAD

Y esto, también se hace extensible a todas aquellas personas que comparezcan en un juicio.

Aunque las formas en el vestir se han relajado un poco y, muchos jueces y magistrados llevan bajo sus togas el atuendo que más les conviene, algunos tribunales como el Supremo, siguen exigiendo a sus magistrados que guarden las formas.

Por eso, es usual que sus señorías del Alto Tribunal lleven traje negro y corbata bajo la toga.

PUBLICIDAD

La verdad es que la toga es hermosa y dignifica el ambiente de un tribunal.

PUBLICIDAD

Su función es la de proyectar respeto y autoridad tanto a las partes como a los espectadores presentes.

Es una forma teatral de comunicar que lo que se está tratando en la sala tiene la máxima importancia.

Y no es para menos, puesto que lo que se decide en los tribunales es sobre lo más preciado que posee un ser humano: su libertad y su patrimonio.

PUBLICIDAD