PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

La mujer con discapacidad sufre una doble discriminación, según la ministra de Trabajo Magdalena Valerio

José Luis Rodríguez Zapatero, expresidente del Gobierno, patrono de la Fundación Cermi Mujeres (FCM), Magdalena Valerio, ministra de Trabajo, y Ana Peláez Narváez, vicepresidenta ejecutiva de la FCM. MT.
|

Así lo manifestó la ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social durante la III Conferencia Sectorial de CERMI Mujeres celebrada en el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, con el título de ‘Las Mujeres con discapacidad ante el empleo’.

Valerio lamentaba, este pasado jueves, que “la situación de las mujeres con discapacidad en el mercado laboral, pese a que ha habido algunos avances, sigue presentando una desoladora instantánea”.

Señaló, además, que al hecho de ser mujer y tener una discapacidad, se suman otros elementos que agravan la situación de exclusión, como residir en el entorno rural.

En ese escenario el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI) subrayó la importancia de aprobar una nueva ley de inclusión laboral de las personas con discapacidad, que tenga un claro enfoque de género, que permita atender la situación de mayor exclusión de las mujeres con discapacidad.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

En el acto de inauguración, moderada por la trabajadora del CERMI Carla Mediavilla, también contó con la participación de José Luis Rodríguez Zapatero, expresidente del Gobierno, patrono de la Fundación Cermi Mujeres (FCM) y presidente del Foro de la Contratación Socialmente Responsable, así como de Ana Peláez Narváez, vicepresidenta ejecutiva de la FCM.

La ministra repasó algunos de los datos que reflejan la exclusión que sufren las mujeres con discapacidad en el mercado laboral, que presentan peores cifras no solo que la población en general, sino que los hombres con discapacidad.

Así, resaltó que acabar con esta situación es una prioridad para el Gobierno, explicando además que ella tiene un compromiso con la discapacidad “a nivel político, profesional y personal”.

“Somos responsables de no permitir la pérdida de talento y de hacer una sociedad más igualitaria, más cohesionada y más justa”, apostilló.

PUBLICIDAD

Hay que apostar por políticas que trasciendan a las propuestas clásicas de género y discapacidad y progresar e innovar para la igualdad con medidas en el ámbito laboral y social”, dijo Valerio.

A su juicio, “estas mujeres se merecen un reconocimiento por su compromiso familiar y personal”.

Valerio destacó también la importancia de reconocer el trabajo que muchas mujeres, también las que tienen discapacidad, realizan en el ámbito doméstico y de los cuidados, recordando que uno de los derechos que se ha recuperado es que se vuelva a cotizar a la Seguridad Social por las personas cuidadoras en el marco de la Ley de la Autonomía Personal y Atención a la Dependencia, que en su mayoría son mujeres.

PUBLICIDAD

BUSCAR UNA ALTERNATIVA LABORAL

Por su parte, Rodríguez Zapatero incidió en la necesidad de buscar una alternativa laboral a las mujeres con discapacidad y agradeció el trabajo de la FCM y del CERMI en esta línea.

“Realizan una tarea encomiable bajo los mejores valores que una sociedad democrática puede tener: igualdad, integración, solidaridad, no discriminación y empoderamiento intelectual y social”, declaró.

PUBLICIDAD

En este sentido, recordó que la discriminación que sufren las mujeres había sido, tradicionalmente, la forma de exclusión que más había hecho retrasar el progreso de los pueblos y de los derechos ciudadanos.

“Una circunstancia expresada de forma muy clara hoy en día en la llamada brecha salarial, que junto a factores como el abuso y la no representación en el poder, afectan de manera mucho más profunda en las mujeres con discapacidad”, añadió.

Además, Zapatero puso de relieve el gran avance que ha supuesto la Ley de Contratación Pública para el país pues es, a su juicio.

PUBLICIDAD

“La más avanzada socialmente, ya que pasa de reflejar únicamente criterios economicistas a considerar criterios sociales y esto refleja un cambio. Un cambio que representa una oportunidad que debemos aprovechar y para lo que necesitamos determinación y compromiso”, concluyó.

Por último, Ana Peláez inició su intervención agradeciendo la participación de todas las personas que participan en la conferencia sectorial, especialmente a Valerio, por ser la primera ministra en activo en participar en esta conferencia sectorial.

“Pese a que el trabajo es un derecho fundamental que hace que todos y todas podamos ser iguales y que podamos participar en igualdad de condiciones en la sociedad, el 65% de las mujeres con discapacidad son inactivas laboralmente, es decir, no forman parte de ningún proceso de participación de búsqueda activa de empleo”, afirmó Peláez.

En su opinión, “el trabajo es un derecho fundamental que se vulnera para las mujeres con discapacidad, y muchas de las que consiguen un empleo lo hacen lejos de ser un trabajo decente”.

Por ello, advirtió de que queda mucho por hacer para conseguir la verdadera igualdad en el ámbito del empleo, algo para lo que se debe luchar contra problemas como la brecha salarial o reconocer las labores de cuidados que hacen en muchas ocasiones las mujeres con discapacidad.

Además, expresó su deseo de que con el calendario electoral que tendrá lugar en los próximos meses, los diferentes partidos tengan en cuenta “las demandas que pedimos a gritos las mujeres y niñas con discapacidad para acabar con la discriminación intersectorial en muchos ámbitos”.