PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Ryanair deberá informar de la cancelación de vuelos con 15 días de antelación o tendrá que indemnizar a sus pasajeros 

Los representantes de los tripulantes de cabina de pasajeros y Ryanair no han llegado a un acuerdoRyanair.
|

Los representantes de los tripulantes de cabina de pasajeros –TCP– de Ryanair en España y la compañía aérea irlandesa no han llegado a un acuerdo en la reunión celebrada hoy en el Servicio Interconfederal de Mediación y Arbitraje (SIMA).

Por ello, se mantienen los paros convocados para los días 1, 2, 6, 8, 13, 15, 20, 22, 27 y 29 de septiembre en protesta por el cierre de las bases en Gran Canaria y Tenerife -y en el aire está el cierre de la base de Gerona-.

La compañía online de servicios legales reclamador.es, explica que, de continuar esta situación, es decir, de no llegar a un acuerdo entre ambas partes y mantenerse los paros, Ryanair deberá avisar con 15 días, o más, de antelación de la cancelación de sus vuelos a los pasajeros afectados por la huelga.

De no informar, o hacerlo con menos de 15 de antelación a la fecha prevista del vuelo -si este es cancelado-, Ryanair deberá compensar económicamente a sus pasajeros afectados, según el Reglamento 261.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Compensación económica de entre 250 y 600 euros

Dados los plazos con los que cuenta la compañía irlandesa, los viajeros que sufran una cancelación de vuelo los días 1 y 2 de septiembre tendrán derecho a solicitar una compensación económica de entre 250 y 600 euros, en función de la distancia.

Siempre salvo que el aviso se produzca con más de siete días de antelación -y menos de dos semanas- y Ryanair ofrezca transporte alternativo que permita salir con no más de dos horas de antelación con respecto a la hora de salida prevista y llegar al destino final con menos de cuatro horas de retraso.

Otro supuesto es si el aviso se produce con una antelación inferior a siete días, la única excepción recogida en el Reglamento 261 es que Ryanair facilite otro vuelo que salga con no más de una hora de antelación respecto a la hora de salida prevista y llegar a su destino final con menos de dos horas de retraso.

PUBLICIDAD

Además, los pasajeros pueden solicitar una indemnización por los daños morales y materiales que se deriven de la cancelación o gran retraso del vuelo y que puedan acreditarse.

Por ejemplo, las noches de hotel no reembolsables perdidas como consecuencia de estos paros, pues faltan menos de 15 días para las dos primeras jornadas de huelga previstas por los TCP de Ryanair. 

Los afectados por la huelga de la aerolínea low cost irlandesa tendrán derecho, junto a lo anterior, al reembolso del billete o a un transporte alternativo.

PUBLICIDAD

El principal consejo que a día de hoy se puede ofrecer a los afectados por las futuras huelgas de Ryanair es, ante cualquier retraso o cancelación, siempre ponerse en manos de expertos que analicen la viabilidad de una reclamación, así los consumidores verán siempre protegidos sus derechos como pasajeros aéreos.

PUBLICIDAD