PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El magistrado Florit, pendiente de juicio por el “caso Móviles”, pide al CGPJ pasar a la jubilación

Miguel Florit (a la izquierda), junto a su abogado José Zaforteza. Foto: EP.
|

El magistrado Miquel Florit, de 64 años y 35 años y medio de antigüedad en la carrera judicial, ha solicitado a la Comisión Permanente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) su pase a la jubilación anticipada.

Una petición que este órgano estudiará hoy.

Florit se encuentra, en estos momentos, suspendido de empleo y sueldo y apartado de su destino, en el Juzgado de Instrucción número 6 después de que la Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de las Islas Baleares (TSJIB) el comunicara, el pasado 20 de septiembre, la apertura de juicio oral contra su persona por el “caso móviles”.

El magistrado ordenó la incautación de móviles y portátiles, propiedad de dos redactores y del Diario de Mallorca y Europa Press, para quienes trabajan, con el fin de descubrir quién les estaba filtrando información en el “caso Cursach”, que él instruía.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Ambos medios presentaron una querella contra el magistrado por los delitos de prevaricación, vulneración del secreto profesional, inviolabilidad del domicilio e interceptación ilegal de comunicaciones. Juntos suman penas de 42 años de inhabilitación. 

Para asegurar las responsabilidades en esta causa, conocida como ‘caso móviles’, la magistrada-instructora del TSJIB, Felisa Vidal, requierió a Florit una fianza de 60.116 euros.

El juez actualmente se encuentra de baja y a la espera de que se ponga fecha para el juicio contra él.

PUBLICIDAD

Antes del juicio, tendrá que resolverse el incidente de recusación planteado por la Fiscalía a los jueces del Tribunal Superior de Justicia de Baleares a la que se ha adherido Florit.

‘Diario de Mallorca’, su periodista Kiko Mestre y la Agencia EFE se han opuesto a su recusación.

PUBLICIDAD