PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Un responsable de mantenimiento de Metro de Madrid dice que en 2003 informó de la presencia de amianto

Ayer declaró ante la juez uno de los investigados, J. O., para el próximo día 17 están citados otros tresLa Fiscalía presentó una denuncia contra 7 responsables de Metro por la presunta comisión de tres delitos: uno contra los derechos de los trabajadores y los otros dos por homicidio imprudente y lesiones por imprudencia.
|

Un responsable de Mantenimiento de Material Móvil de Metro de Madrid,  ha declarado ante la juez que investiga la muerte de dos trabajadores por su exposición al amianto que en 2003 informó a superiores de la presencia de amiento en trenes e instalaciones del suburbano, según han informado fuentes jurídicas.

Se trata de J.O., quien perteneció a la gerencia de mantenimiento de material móvil en diferentes áreas desde abril de 2003 a 31 de diciembre de 2005.

La magistrada María Isabel Garaizaba, titular del Juzgado de Instrucción número 23 de Madrid, le tomó ayer declaración y aplazó para el próximo 17 de marzo la de otros tres investigados que estaba prevista para ayer.

Durante el interrogatorio, que se prolongó más de cuatro horas, este investigado trató de desvincularse de las acusaciones y mantuvo que se limitó a informar a sus superiores de la presencia de este material en las instalaciones y vagones a través de un informe emitido por su departamento.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Dijo que su labor se limitaba a realizar los trabajos encomendados por sus superiores, negando que tuviera cualquier tipo de responsabilidad en los homicidios imprudentes que se investigan en la causa.

En noviembre de 2018, se hizo pública un acta del Comité de Salud Laboral de Metro de Madrid de febrero de 2013 que recogía que sindicatos solicitaron a la compañía si había presencia de amianto o fibrocemento en unas bajantes de PVC y que el representante de la Dirección comentó que había informes de 2003 sobre ello.

El informe del Comité de Salud de Metro de Madrid elaborado en 2003 apuntaba que había presencia de amianto en numerosas estaciones y trenes de la compañía. Ante la Asamblea de Madrid, directivos y exdirectivos de Metro señalaron que desconocían la existencia de este informe.

PUBLICIDAD

LA DENUNCIA DE LA FISCALÍA

La Fiscalía Provincial de Madrid presentó el pasado julio una denuncia contra siete responsables de salud y prevención de riesgos laborales de la empresa Metro de Madrid por la presunta comisión de un delito contra los Derechos de los Trabajadores y otros dos por homicidio imprudente y lesiones por imprudencia.

Además de J. O. dirigió la denuncia contra F. L. O., responsable de la Unidad de Prevención y Salud Laboral desde el 6 de noviembre de 2003 hasta el 24 de enero de 2012; P. S. A. L., gerente de prevención laboral desde el 1 de enero de 2011 al 17 de noviembre de 2009; J. N. D., coordinador de Prevención de Riesgos laborales desde el 1 de mayo de 2015 a la actualidad; y B. R. R., coordinadora de Prevención de riesgos laborales desde el 1 de diciembre de 2009.

Los otros denunciados son E. F. C. G., responsable del Servicio de Prevención y Salud Laboral, desde el 6 de enero de 2012 a la actualidad; y J. M. G., responsable del Área de Prevención y Salud Laboral, desde el 6 de noviembre de 2015 a la actualidad.

PUBLICIDAD

El Ministerio Público considera que todos ellos infringieron de forma “grave” las normas de prevención de riesgos laborales “creando una situación de riesgo para los trabajadores a su servicio a los que permitieron trabajar con MCA (amianto), altamente peligroso para su vida y salud, careciendo de toda política preventiva, al no existir una evaluación de riesgos en relación con la exposición al amianto que permitiera un trabajo en condiciones seguras”.

PUBLICIDAD

Además, afirma que “tampoco procuraron formación en prevención de riesgos ni información, ni les entregaron los equipos de protección individual preceptivos para manipular el amianto con seguridad”.

La Sección de Siniestralidad Laboral de la Fiscalía expone en la denuncia que los responsables de salud y prevención de riesgos laborales de Metro Madrid ocultaron a los trabajadores y a sus representantes que las piezas que manipulaban contenían amianto, de modo que no se les facilitó ni la información ni la formación necesaria para trabajar con seguridad.

Explica que ni siquiera “les entregaron los equipos de protección individual preceptivos para manipular el amianto con seguridad”, razón por la que entiende que los denunciados eran “conocedores de la existencia de este mineral en Metro de Madrid, S.A., a los que han estado  expuestos hasta 2017, de manera continuada, un número indeterminado de trabajadores de la empresa”.

HAN FALLECIDO DOS TRABAJADORES

El Ministerio Público señala que esta exposición prolongada al amianto durante años, sin ningún tipo de medida de seguridad, ha desembocado en el fallecimiento de dos trabajadores y en la enfermedad profesional de otros dos “lo que supone la materialización de la situación de riesgo creada por la empresa y por los denunciados”.

PUBLICIDAD
La viuda del primer trabajador de Metro de Madrid fallecido por inhalar amianto. Foto: EP

Informa que además de estos trabajadores, han estado expuestos al riesgo al menos 186 en servicio activo en el Servicio de Mantenimiento de trenes de ciclo corto, 189 en el servicio de Mantenimiento de Talleres Centrales, al menos 476 en activo en diferentes servicios y 56 en la sección de escaleras mecánicas, porque han realizado trabajos con exposición al amianto.

La Sección de Siniestralidad Laboral destaca en la denuncia que el amianto es una materia prima de origen mineral cuyas fibras pueden liberarse al aire cuando se manipulan materiales que lo contienen y que al respirarlas durante largo tiempo o al tener exposición corta a altos niveles pueden producir tres tipos de cáncer: asbestosis, cáncer del pulmón y mesotelioma, que pueden causar discapacidad o incluso la muerte.

Asimismo, subraya que debido a su peligrosidad fue prohibido trabajar con amianto en numerosos países.

Recuerda que en España, la Orden de 7 de diciembre de 2001 que entró en vigor el 14 de junio de 2002 prohibió la producción, comercialización y utilización de todas las variedades de amianto, sin perjuicio del uso de productos ya instalados o en servicio antes de la fecha de entrada en vigor, que seguirá estando permitido hasta su eliminación o fin de su vida útil.

Además, señala que las empresas que realizan trabajos con riesgo de exposición al amianto, tienen la obligación de inscribirse en un registro especial y presentar un plan de trabajo detallado antes de acometer cualquier tarea que implique la manipulación de este material.

La Fiscalía también recuerda que la sección especializada de siniestralidad laboral de la Policía Municipal elaboró un informe en el que advertía de que Metro de Madrid conocía desde 1984 la obligación de acometer medidas en aras a garantizar la seguridad y la salud de los trabajadores que se encontraran expuestos al amianto y que, por lo tanto, la manipulación de dicho material no era algo puntual sino prolongado en el tiempo.

Apunta que el citado informe recoge que no fue hasta febrero de 2018 cuando la empresa empezó a realizar un protocolo de actuación en materia de riesgos laborales ya que un año antes, a raíz de tener conocimiento de la enfermedad de un trabajador se limitó a facilitar la asistencia a charlas no obligatorias.

La Fiscalía señala que esa falta de evaluación de riesgos laborales sería responsabilidad en un primer nivel de la Gerencia de Prevención Laboral dirigidas entre 2001 y 2009 por P. S. A. L. y por M. A. A. entre 2010 y 2012, por el responsable del Departamento de Prevención y Medicina Laboral E.C.G. y por J. M. G. en su condición de responsable de la gestión del Área de Prevención y Salud Laboral.

Destaca que de la investigación efectuada resulta como hecho “constatado” que Metro Madrid “ha expuesto a un peligro sumamente grave a los trabajadores, dado que conocía la existencia de amiento en lugares y equipos y que los trabajadores realizaban trabajos con riesgo sobre este material altamente peligroso”.

Para la Fiscalía, la ocultación del riesgo a los trabajadores ha supuesto una “desprotección absoluta” y un desprecio “intolerable” a su seguridad.

Dice que “no alcanza a comprender” como habiéndose adoptado unas medidas de seguridad entre 2003 a 2006 -como la sustitución de piezas con amianto o su encapsulado-  sin embargo, desde tal fecha se permitió que los operarios continuaran realizando trabajos de mantenimiento sobre piezas que contenían amianto hasta 2017, sin adoptar las medidas necesarias “todo ello con un absoluto desprecio a las más elementales normas de seguridad y salud”.

La Fiscalía expresa que esta pasividad de la empresa ha provocado que un número indeterminado de trabajadores haya estado expuesto a contraer “las gravísimas enfermedades que supone la exposición al amianto”.

CC OO ELEVA A OCHO LOS AFECTADOS

Recientemente, el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) reconoció la enfermedad profesional por exposición a amianto a un trabajador ya jubilado de mantenimiento de Metro de Madrid. CC OO eleva a ocho los afectados.

Según han informado desde la sección sindical en el suburbano madrileño, este antiguo empleado de mantenimiento de ciclo corto, de 71 años, era compañero de los dos trabajadores ya fallecidos por asbestosis y también ha desarrollado un cáncer.

La Seguridad Social le reconoció la enfermedad profesional a causa de su dolencia el pasado 10 de febrero y se jubiló de sus funciones en el suburbano en 2009.

Desde Metro de Madrid han explicado que al tratarse de un trabajador jubilado, el Instituto Nacional de la Seguridad Social no informa directamente a Metro y que han tenido conocimiento del caso recientemente a través de la mutua .

La compañía está analizando este caso y las circunstancias del mismo y, una vez concluya ese estudio, se podrán tomar las medidas oportunas.

Noticias relacionadas:

El hijo del primer trabajador de Metro de Madrid fallecido por amianto demanda que se le indemnice