PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Sindicatos y patronal de Leroy Merlin suscriben un acuerdo para fomentar la desconexión digital

Esta política entrará ya en vigor de forma indefinida.
|

La multinacional francesa Leroy Merlin y los sindicatos Fetico, CCOO, USO y UGT han firmado un acuerdo regulador para garantizar el derecho a la desconexión digital de sus 14.000 trabajadores en España, según fuentes de la compañía.

Esta política entrará ya en vigor de forma indefinida, salvo que las partes por novedades legislativas, jurisprudencia, de entorno, necesidades operacionales… planteen la necesidad de cambios.

El derecho a la desconexión digital aparece reflejado en el artículo 88 de la nueva Ley Orgánica de Protección de Datos y Derechos Digitales aprobada en diciembre del 2018. Hace unos días la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, hablaba de la necesidad de una regulación mayor de este derecho digital.

La desconexión digital no acaba de cuajar en nuestro país. Salvo empresas como Axa, Ikea o Banco de Santander, esta práctica no ha sido asumida por la mayor parte de las empresas. Los expertos consultados por Confilegal recuerdan que la negociación colectiva podría ser el mejor lugar para negociar este nuevo derecho digital.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

En nuestro entorno, salvo Francia que lo tiene regulado por ley, tampoco se ha impulsado esta práctica que pretende mejorar la conciliación de los profesionales y evitar cualquier tipo de enfermedades profesionales por el uso excesivo de tecnología.

En concreto, el objetivo de este acuerdo es la implicación de toda la plantilla de Leroy Merlin para la creación de un instrumento que ayude a la conciliación de la vida laboral y personal, mejorando así el clima laboral y optimizando las capacidades de los colaboradores.

Emilio Ruiz-Roso, director de gestión de Recursos Humanos de Leroy Merlin, profesional con formación jurídica, y su equipo de trabajo han sido piezas claves en este acuerdo.

PUBLICIDAD

“La obligación viene marcada por el RD 3/2018 de 5 de diciembre en su artículo 88 habla de la desconexión digital que deben desarrollar las empresas. En nuestro caso, esta medida complementa las medidas de conciliación de la firma, entre las que destacan el plan de igualdad que ahora revisaremos”.

Emilio Ruiz-Roso, director de gestión de Recursos Humanos de Leroy Merlin.

A lo largo del último año los trabajos entre la propia empresa y los cuatro sindicatos de la compañía han ayudado a poner en marcha una política de desconexión digital. “La historia del Covid-19 y el confinamiento ha puesto sobre la mesa las herramientas informáticas, su importancia y necesidad de regularlas”, aclara Ruiz-Roso.

De esta forma, la dirección de la compañía y el comité intercentros por unanimidad han establecido una serie de principios en materia de desconexión digital y ordenación racional del tiempo de trabajo.

PUBLICIDAD

En ese acuerdo, se garantiza, entre otras medidas, el cumplimiento de la jornada laboral anual pactada según convenio y la gestión efectiva de las tecnologías de la información y de la comunicación para promover el respeto a la vida privada de los colaboradores.

PUBLICIDAD

La dirección de la compañía se compromete a promover y llevar a cabo los principios recogidos en el acuerdo, que implementará además medidas de sensibilización dirigidas a todos sus colaboradores, con el fin de informar sobre los riesgos, desafíos y buenas prácticas relacionados con el uso de las herramientas digitales.

En este sentido, Leroy Merlin reconoce el derecho de todos los empleados de la compañía, incluido el personal directivo, a no responder ’emails’, llamadas o mensajes profesionales fuera de su jornada laboral, ni durante los tiempos de descanso, permisos, licencias o vacaciones.

Desde la propia compañía se es consciente que está en sus manos garantizar el bienestar de todos ellos, por eso han impulsado una política que responda a las necesidades cambiantes de los equipos, permitiéndoles desconectar digitalmente fuera de su horario laboral.

Por su parte, el presidente del comité intercentros, Rubén García, se ha congratulado de este acuerdo. “Valoramos este acuerdo de desconexión digital de Leroy Merlin como la punta de lanza de una nueva era social, la crisis del coronavirus nos ha enseñado que la productividad, la implicación social de empresas y trabajadores en un solo entorno y con una visión común requiere de nuevas reglas que faciliten el equilibrio entre producir y conciliar”.

PUBLICIDAD

La compañía dedicada al acondicionamiento del hogar cuenta con 131 puntos de venta en España y una plantilla de 14.000 trabajadores.

Ahora el siguiente paso será establecer una seria de protocolos internos que asuman en toda la empresa de cara a impulsar la citada desconexión digital. “Vamos a trabajar para situar las medidas que vamos a poner en marcha cerca de las personas. Hay ya herramientas informáticas que permiten programar envíos. Es todo un cambio cultural”, afirma Ruiz-Roso.

Satisfacción sindical tras el acuerdo

Desde CCOO, su representante en la empresa, Guillermo Navio valora de forma muy positiva este acuerdo alcanzado porque supone una garantía fundamental para las personas trabajadoras de Leroy Merlin de poder conciliar las nuevas tecnologías.

Ese acuerdo considera que es imprescindible para el mundo del trabajo actual, con el debido respeto al derecho al descanso, la desconexión digital fuera de la jornada de trabajo y la separación de la vida laboral y personal.

El antecedente más próximo es el acuerdo de empresa suscrito en el 2018, como declaración de intenciones porque no se pudo incluir en el convenio de empresa, donde ya se hablaba de la desconexión digital. “Para el sector del comercio puede ser un punto de inflexión para que otras empresas sigan esta estela” apunta.

Desde CCOO explican que la dirección de la compañía se compromete a promover y llevar a cabo los principios recogidos en el acuerdo e implementará además medidas de sensibilización dirigidas a todos sus colaboradores, también managers, con el fin de informar sobre los riesgos, desafíos y buenas prácticas relacionados con el uso de las herramientas digitales.

En cuanto a la desconexión digital, cada trabajador, independientemente de su categoría profesional o nivel jerárquico, podrá desconectarse cuando no esté en su jornada laboral.

Incluye además que, para el acceso a las redes sociales, la empresa habilitará los medios necesarios para su acceso en la jornada laboral. En ningún caso, será una obligación para el trabajador la creación de perfiles particulares en dichas redes, el acceso a estas redes sociales desde los dispositivos personales y el acceso fuera de la jornada de trabajo.

También otra medida novedosa es la limitación de las aplicaciones de mensajería instantánea a la establecida oficialmente como canal de comunicación interna por la empresa, y que serán utilizadas solo durante la jornada laboral y en dispositivos corporativos.