PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El jurado popular absuelve a una mujer acusada de matar a una pareja de ancianos a los que cuidaba en Arzúa (La Coruña)

En este segundo juicio se ha declarado no probado que la acusada fuera la autora de las puñaladasLa acusada estuvo más de tres años en prisión preventiva, siendo excarcelada tras primer veredicto del jurado popular del primer juicio, que también la declaró no culpable, si bien fue condenada. Foto: Google Maps
| | Actualizado: 03/06/2021 14:07

Una mujer acusada de matar a dos ancianos que cuidaba ha sido declarada no culpable por el jurado popular en el segundo juicio que se ha celebrado contra ella en la Audiencia Provincial de La Coruña (Sección Segunda).

La Fiscalía consideraba que los apuñaló durante un brote psicótico mientras dormían y pedía su internamiento en un centro psiquiátrico, ya que, según declararon las peritos psiquiátricas durante el juicio, la acusada no era consciente de sus actos al haber sufrido un brote psicótico.

En la madrugada del 27 de julio de 2016 dos ancianos fueron asesinados en Arzúa (La Coruña) mientras dormían, acuchillados.

En aquel momento, todas las miradas se posaron sobre M. S. R., quien los cuidaba y que estaba bajo un brote psicótico.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Fue acusada de dos delitos de asesinato y uno de lesiones con instrumento peligroso, retirándose la acusación por este último al final del juicio por parte de la Fiscalía.

La juzgó un jurado popular de la Audiencia Provincial de La Coruña en octubre de 2019.

La defensa de la acusada, Verónica Suárez García, directora de SF Corporación, solicitó un veredicto de no culpabilidad porque, según sostiene, su representada no fue autora del crimen y, subsidiariamente, de no culpabilidad al estimar concurrente la eximente completa de alteración psíquica sin que proceda la imposición de medida de seguridad alguna.

Verónica Suárez, directora de SF Corporación, con 17 años de trayectoria profesional, experta en materia penal y de igualdad.

La acusada recibía tratamiento psiquiátrico desde 1994 por clínica ansioso-depresiva con seguimiento ambulatorio y con un diagnóstico emitido por psiquiatría el 17 de enero de 2017 de esquizofrenia indiferenciada.

PUBLICIDAD

El jurado popular emitió un veredicto, por unanimidad, de autoría de los hechos, pero de no culpabilidad. Esto es así, por la falta de imputabilidad de la acusada, debido a su alteración psíquica, por lo que no cabe imponer pena.

La Audiencia la absolvió por falta de imputabilidad, pero le impuso 30 años de internamiento en régimen cerrado en centro psiquiátrico penitenciario, 15 años «por cada uno de los delitos de homicidio cometidos».

Aquella resolución, firmada por el magistrado Carlos Suárez-Mira, fue recurrida por la defensa, y el ‘Tribunal Superior de Xustiza de Galicia’ (TSXG), la anuló y ordenó repetir el juicio con diferente jurado y magistrado-presidente.

PUBLICIDAD

Así lo acordó en sentencia del 3 de julio –número 28/2020-, el tribunal integrado por los magistrados Pablo A. Sande García -presidente y ponente-, Fernando Alañón Olmedo y Lorena López Mourelle. 

Desde el bufete de la defensa señalan que la letrada Verónica Suárez «consiguió un veredicto de no culpabilidad, y, sin embargo, el magistrado Carlos Suárez-Mira, en vez de dictar sentencia absolutoria, confundió un veredicto de no culpabilidad con la concurrencia de una eximente de enajenación mental, imponiéndole 30 años de internamiento en régimen cerrado en centro penitenciario».

PUBLICIDAD

Indican que el TSXG «anuló dicha resolución por adolecer de nulidades causadas por dicho magistrado, ordenando repetir el juicio, no entrando a valorar el principal argumento: Que el acta del veredicto claramente determinada que M.S.R había sido declarada no culpable».

El segundo juicio comenzó el 20 de mayo, y el magistrado-presidente es Salvador Sanz Crego.

El jurado popular, que emitió su veredicto el pasado día 27, la ha declarado no culpable de ambos delitos, como en la primera ocasión, si bien declaran expresamente que no ha quedado acreditado que la acusada fuese quien infligiera las puñaladas.

PUBLICIDAD

«Y ello dado a que, entre otras cosas, no había prueba alguna de que el anciano varón hubiera sido apuñalado por el arma presentada como homicida por la Fiscalía, un cuchillo jamonero, y además, contra lo dicho originalmente por la Guardia Civil, no había sangre de ella en el arma», según informan a Confilegal desde SF Corporación.

También señalan que apareció una huella en el picaporte de la vivienda que «no se investigó y no fue identificada», y que «mientras se decía que cometió el delito descalza, no se investigaron dos huellas de bota en la escena del crimen y no había ninguna de pie descalzo».

«En definitiva, no había ningún rastro de la acusada más allá del ADN, lógico dado que ella los cuidaba a diario, siendo una prueba meramente circunstancial», indica.

SF Corporación destaca que su representada, pese a los numerosos recursos formulados por Verónica Suárez, «ha tenido que permanecer más de tres años en prisión preventiva, por lo que ahora habrá de ser, consecuentemente, indemnizada por el dolor, descrédito y penosidad sufrido».

«Nos congratulamos de este éxito profesional de nuestra directora y de que, aunque sea tarde, se haya hecho Justicia», concluyen desde el bufete.