El futuro más inmediato de los programas de ‘Compliance’ es integrar los fundamentos de ESG (‘environmental, social and governance’ o medio ambiente, social y gobernanza en castellano). Se trata de alguna forma de ver cuál es el impacto de las empresas en la sociedad.  

Es el caso del despacho internacional Eversheds Sutherland que hace siete años incorporó a María Hernández, abogada experta en temas de cumplimiento para poner en marcha dicha práctica a lo largo del 2014.

Ocho años después esta actividad es una de las tres más importantes de este despacho, formada por seis profesionales en España. 

Un bufete que supera los 110 abogados en nuestro país y que ve ahora como el «Compliance» se abre a los fundamentos de ESG, de sostenibilidad y buen gobierno.

Desde esta perspectiva “las empresas pasan su preocupación del valor del accionista al valor del propio ‘stakeholder’ o interesado. De hecho, estamos observando que parte de los programas de ‘Compliance’ de las empresas forman parte de los programas de ESG”, señala esta jurista.

Hernández aclara a Confilegal que “muchas empresas quieren, pero no saben cómo implementar sus políticas de ESG. Ya en EEUU muchos fondos exigen a esas empresas en las quieren invertir que tengan unos criterios o reporte en materia de ESG”.

El trabajo de estos expertos en materia de cumplimiento en temas de ESG para terceros se centra en “la definición de la estrategia, su implementación a través de un mapa de situación y un Comité de ‘Compliance’ del que incluso podemos participar para asesorarles y guiarles en estos hitos. Luego hay que hacer la monitorización y seguimiento de dicha actividad”.

Esta actividad de ESG acabará por regularse en cada país. “Ahora es más a través de organismos internacionales como el Global Reporting Initiative, del Pacto Mundial de las Naciones Unidas, donde su red española tiene mucha actividad. Es un gran elemento que empuja en este sentido”.

En este contexto Eversheds Sutherland hacia público la incorporación de la abogada Elena Herrero-Visairas como «Of Counsel» de esta área. Una experta en materia de cumplimiento que ha dejado el Grupo T-Solar donde era «General Counsel» y responsable de cumplimiento de la compañía para incorporarse a esta práctica de este despacho internacional.

La labor de esta profesional se va centrar en ayudar a implementar de forma práctica a las empresas su política de ESG, definir una estrategia y apoyar a lo grupos de trabajo que las empresas han puesto en marcha. “La idea es adelantarnos a la próxima regulación que se establezca de ESG”, señala.

Elena Herrero-Visairas, a la izquierda, se incorporó recientemente como «Of Counsel» de esta área en esta firma. En la foto con María Hernández.

«Compliance» contra blanqueo de capitales en el fútbol

Este departamento ha crecido de forma notable “el equipo está formado por seis profesionales en su oficina española. Desde aquí también gestionamos el Comité de ‘Compliance’ de la Alianza Iberoamericana de Eversheds. Se trata de gestionar proyectos e iniciativas a ambos lados del Atlántico, donde abordamos las preocupaciones de las empresas en esta actividad”.

Este despacho impulsa a nivel global la práctica de cumplimiento normativo desde un grupo internacional estructurado en una división de consultoría y otro mas de White collar en cuanto a investigaciones de tipo penal que se investigan en las empresas. “Aquí nuestro papel es hacer las investigaciones de dichas denuncias internas que reciben estas empresas”.

«Hay que recordar que pese a que los clubes de futbol no son sujetos obligados en cuanto a esta normativa antiblanqueo les utilizan para blanquear dinero y tienen un riesgo muy elevado. Este es un ecosistema que mueve mucho dinero y aglutina diferentes operadores que operan en él”

Hernández acaba de ser ponente en una jornada organizada por la Fundación del Real Betis CF, club de futbol de la Primera División donde se abordaron cuestiones como el nuevo marco jurídico deportivo, la Superliga, el blanqueo de capitales en el mundo del deporte o el VAR.

“Centré mi intervención en la prevención del blanqueo de capitales en el fútbol profesional. Hay que recordar que pese a que los clubes de futbol no son sujetos obligados en cuanto a esta normativa antiblanqueo les utilizan para blanquear dinero y tienen un riesgo muy elevado. Este es un ecosistema que mueve mucho dinero y aglutina diferentes operadores que operan en él”.

De hecho, confiesa que “hemos diseñado distintos programas de ‘Compliance’ para estas entidades deportivas que fueron obligatorios a partir del 2014 su implementación. Siempre les planteamos una política parea la prevención del blanqueo de capitales porque tienen ese riesgo”.

En la actualidad aclara que “ahora La Liga de Futbol profesional, como entidad supervisora de estas prácticas, ahora obliga a los clubes de fútbol contar con una auditoria realizada por un tercero independiente. En nuestro caso, como despacho, auditamos a aquellos clubes a los que no hemos diseñado estos programas de ‘Compliance’”.

Pandemia y cumplimiento normativo

A lo largo de estos dos años largos de pandemia, Hernández destaca que “se han incrementado de forma notable las investigaciones internas en las empresas. Fueron años de crisis y de muchas urgencias. Los riesgos de ‘Compliance’ han sido elevados, especialmente en el sector de salud”.

Así “se ha generado polémica sobre cuál era el destino de los fondos para material quirúrgico o a quien se adjudicaban en contratos. Lo estamos viendo en algunas noticias de medios informativos. Lo mismo pasa ahora con los Fondos Europeos, donde se ha establecido la necesidad que las entidades que lo gestionan tengan programas de ‘Compliance’.

Esta experta reconoce que el trabajo en estos dos años ha sido intenso “en la práctica laboral hemos atendido bastantes necesidades.

Sobre la falta de trasposición de la Directiva Whistleblowing en la mayor parte de países de la UE, España incluida nos destaca que “hay que darse cuenta que también han estado los años de pandemia de por medio”.

“No parece complicada su transposición aunque destaca la necesidad de crear un organismo independiente nuevo que supervisara todo este sistema de protección del denunciante”, señala.

En cuanto al anteproyecto español, Hernández señala que “sigue la tendencia antes comentada. Veremos a ver como acaba, pero no aporta muchas novedades respecto a lo que es la transposición europea”.

Al mismo tiempo indica que “a nivel europeo se ha aprobado una propuesta de Directiva sobre diligencia debida en materia de sostenibilidad. Habrá que estar atento a su futura   trasponerla en los próximos años”.

Volcada al mundo del ‘Compliance’

La trayectoria de esta jurista ha estado volcada desde sus inicios profesionales al mundo del cumplimiento normativo desde 1996, con cargos a nivel responsabilidad en distintas multinacionales

 “Primero en compañías como Nortel Networks y posteriormente Tyco Internacional, donde su responsabilidad fue a nivel mundial en una empresa que ofrecía soluciones de seguridad. Luego dinos el salto al mundo de la abogacía que fue una consecuencia natural”, aclara.

Fue elegida hace dos años miembro del Grupo de Trabajo sobre Integridad y ‘Compliance’ del B20, un órgano creado por el G20 para entablar el diálogo con la comunidad empresarial y el sector privado y plantear avances en la lucha contra la corrupción.

El Grupo de los Veinte (G20) es el foro de coordinación de políticas macroeconómicas entre las veinte economías más importantes del mundo, que incluye las perspectivas tanto de países desarrollados, como de economías emergentes.

El objetivo del B20 es apoyar al G20 a través de la redacción de recomendaciones en materias como la lucha contra la corrupción, el cumplimiento normativo, la transparencia y estándares de ética e integridad. Este es un grupo formado por juristas, economistas y empresarios.

También recuerda que en esos comienzos profesionales “nuestra labor era llevar ambas competencias de legal y Compliance a nivel empresarial. Creo que elegí el momento adecuado para dar el salto a la abogacía era el adecuado en España. Fuimos de los primeros despachos en poner en marcha esa práctica”.