El jefe de la Policía Municipal de Madrid, dos policías locales y un guardia civil, imputados en el caso del “pequeño Nicolás”

El jefe de la Policía Municipal de Madrid, dos policías locales y un guardia civil, imputados en el caso del “pequeño Nicolás”

|
26/2/2015 00:00
|
Actualizado: 26/2/2015 00:00
|

El caso comienza a moverse. Emilio García-Grande, coordinador de Seguridad del Ayuntamiento de Madrid, los policías municipales, Jorge González Hormigos y Felipe Gallego Santos, y el guardia civil destinado en la Casa Real, Francisco Sánchez López, han sido imputados por el juez Arturo Zamarriego, que investiga el caso del “pequeño Nicolás”.

Zamarriego, titular del Juzgado de Instrucción número 2 de Madrid, investiga a Francisco Nicolás Gómez Iglesias por los delitos de estafa, falsedad documental y usurpación de funciones públicas. 

El magistrado también ha citado a Oliva Peñas, la funcionaria que supuestamente facilitó un Documento Nacional de Identidad falso a Francisco Nicolás.

El nombre de García-Grande aparecía, junto a una anotación de 5.000 euros, en la presunta contabilidad del joven. Existen sospechas, por parte de la Policía Nacional, de que García-Grande recibiera la mencionada cantidad a cambio de facilitarle información reservada y la utilización de vehículos oficiales.

Esto es lo que tendrá que explicar el próximo 17 de abril al juez Zamarriego. Debido a la sensibilidad del asunto y de que sus palabras pudieran incriminarle, el magistrado le ha imputado, lo que le permitirá llevar con él a un abogado que podrá aconsejarle responder o no a determinadas preguntas.

García-Grande tiene, desde 2013, el mando de la Policía Municipal de Madrid, los Bomberos y el Samur. Siempre ha defendido su inocencia, negando haber autorizado el uso de bienes públicos para uso particular.

«Nunca he facilitado ninguna información que pudiera afectar de manera directa, indirecta o leve a ninguna operación o actuación del Cuerpo de Policía Municipal. Ni al señor Gómez Iglesias ni a nadie más», contestaba García Grande en la comisión de Seguridad del pasado enero.

Otro de los imputados, Jorge González Hormigos, policía local, fue el conductor del coche con el que Francisco Nicolás realizó el famoso viaje a Ribadeo, que destapó todo. Según la Policía Nacional, González Hormigos y Gallego Santos habrían cobrado 30.000 euros de Francisco Nicolás por escoltarle y facilitarle “información privilegiada”.

Según el delegado de Seguridad y Emergencias, Enrique Núñez, jefe de Emilio García-Grande y también de González Hormigos, el viaje se realizó en el “día de libranza” del agente y se hizo sin ningún automóvil del Ayuntamiento de Madrid.

Sobre García-Grande, Núñez, que siempre ha defendido a su número 2, ha recalcado que si la autoridad juridicial decidiera acusar a alguien del Consistorio de algún delito “esa persona se irá”.

El juez Zamarriego ha ordenado a Telefónica que le notifique “el tráfico de llamadas entrantes y salientes” así como los “mensajes enviados y recibidos” en las líneas de teléfono de García-Grande, los dos policías municipales, el guardia civil y Francisco Nicolás Gómez Iglesias.

Noticias Relacionadas: