La cúpula de Pricewaterhouse se sienta el lunes en banquillo por supuesto fraude fiscal

La cúpula de Pricewaterhouse se sienta el lunes en banquillo por supuesto fraude fiscal

|
18/4/2015 00:00
|
Actualizado: 18/4/2015 00:00
|

61 socios y exsocios de la firma Pricewaterhouse Coopers (PwC) se sientan desde el lunes en el banquillo de los acusados por defraudar presuntamente a Hacienda cuotas por valor de 40 de millones de euros en la operación de venta de la división de Consultoría a la firma IBM por 3.500 millones de dólares, en el año 2002.

La sala de juicios de la Audiencia Nacional de San Fernando de Henares será la sede de este juicio que podría dudar unos tres meses. Por sus dependencias desfilarán los 61 socios y exsocios de la firma Pricewaterhouse para los que la Fiscalía pide penas de entre 2 años y 14 años de cárcel por la comisión de un posible delito fiscal (ocultar más de 120.000 euros en la cuota a pagar) al no declarar esos ingresos.

Los acusados para los que se pide la máxima pena son Miguel Fernández de Pinedo, expresidente de PwC y administrador único de PwC; y César Rodríguez Ramos y José María Tajadura, administradores solidarios de PwC Consulting. Para los tres se solicitan 14 años y 10 meses de cárcel y multas que superan los 100 millones de euros.

La acción penal también se dirige contra las sociedades Pricewaterhouse Coopers y sus divisiones Auditores, Asesores de Negocio y Jurídico y Fiscal así como contra IBM Global Services España (como sucesora de PricewaterhouseCoopers Consulting), como responsables civiles subsidiarias.

Según el Ministerio Público, los hechos investigados son constitutivos de un delito contra la Hacienda Pública Estatal y Foral Vasca, cuatro contra la Hacienda Pública Estatal, cincuenta delitos contra la Hacienda Pública Estatal, cinco delitos contra la Hacienda Pública Foral de Vizcaya y un delito contra la Hacienda Pública Foral de Álava.

Los delitos llevan aparejadas penas individuales que no superan los cinco años de prisión por lo que los acusados serán juzgados por Juzgado Central de lo Penal. 

La primera operación descrita por la Fiscalía Anticorrupción consistiría en que los socios de la PwC no habrían declarado 20,9 millones de euros en concepto de los bonus que percibieron en enero de 2002 como retribución por su trabajo en la operación de venta de PwC Consulting a IBM.

“Los socios omitieron constatar en su declaración de IRPF que tales cantidades eran rentas de trabajo y las incluyeron como parte del precio de venta de la División de Consultoría a IBM, con una tributación muy inferior a la correspondiente a la realidad de los hechos”, señala el escrito del Ministerio Público.

La venta, según la acusación pública, se produjo en octubre de 2002.

Paralelamente, las cuatro sociedades en las que los socios prestaban servicios omitieron practicar las retenciones debidas por IRPF correspondientes al rendimiento de trabajo percibido. Así, PwC Auditores dejó de ingresar a Hacienda 4 millones de euros, PwC Jurídico y Fiscal 1,65 millones, PwC Asesores de Negocio 848.869 euros y PwC Consulting 3,1 millones.

Los imputados, según Anticorrupción, habrían presentado la operación de venta como una operación de reestructuración empresarial a fin de defruadar otros 18,3 millones de euros correspondientes al Impuesto de Sociedades.

Como consecuencia de esta “operación simulada”, la Fiscalía señala que Pricewaterhouse Coopers –propietaria de la filial de Consultoría– “transmitió a sus socios las participaciones de la División, siendo los propios socios de Pricewaterhouse Coopers y no la sociedad quienes formalmente vendieron la División a IBM”.

Posteriormente, los socios habrían declarado “indebidamente” en su IRPF las cuotas debidas por dicha venta “al aplicar la antigüedad de otros valores que no fueron los vendidos”. Como consecuencia de estas dos operaciones, se defraudaron presuntamente 12 millones de euros. 

PwC estima sin embargo que todo el embrollo es una diferente interpretación de las normas legales aplicables. Para la compañía, «todas las actuaciones llevadas a cabo cumplieron escrupulosamente con la normativa vigente y respondieron a una operación mercantil real, transparente y legal”. 

Sin embargo, el instructor, el juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno, no lo vio como los directivos de PricewaterhouseCoopers y abrió juicio oral el 10 de diciembre de 2013. Una vista que se celebrará a partir del próximo lunes 20 de abril.

Noticias Relacionadas: