LOS FISCALES progresistas CENSURAN LA GESTIÓN del fiscal jefe Provincial de Madrid
Álvaro García Ortiz es presidente de la Unión Progresista de Fiscales, autora del comunicado emitido.

LOS FISCALES progresistas CENSURAN LA GESTIÓN del fiscal jefe Provincial de Madrid

|
08/6/2015 00:00
|
Actualizado: 08/6/2015 00:00
|

La Unión Progresista de Fiscales (UPF) pide el cambio del actual fiscal jefe Provincial de Madrid, José Javier Polo, por «su absoluta incompetencia para desempeñar el cargo en la Fiscalía con la plantilla más voluminosa de nuestro país».

Según reflejan las conclusiones de las XXX Jornadas de esta asociación, celebradas este fin de semana en Palma de Mallorca, «transcurridos dos años desde el incomprensible nombramiento de José Javier Polo como Fiscal Jefe Provincial de Madrid, ha quedado demostrada su absoluta incompetencia para desempeñar el cargo en la Fiscalía con la plantilla más voluminosa de nuestro país».

«Su actuación hasta la fecha no ha evidenciado sino métodos autoritarios, antidemocráticos y despóticos que consideramos absolutamente inadmisibles en una Fiscalía moderna», añaden. 

Según indican esta asociación de fiscales progresistas, «su política organizativa, las desacertadas decisiones adoptadas y la mayoritaria falta de respaldo de los integrantes de la plantilla de Madrid, hacen insostenible que José Javier Polo continúe desempeñando su cargo en las condiciones que merece la Fiscalía de la capital de España».

Por otra parte, la UPF ha propuesto que se empleen «las técnicas propias del agente encubierto» para dotar de mayor eficacia a la acción de la justicia contra la corrupción política y económica.

El nivel de gravedad y extensión que han alcanzado este tipo de delitos «requieren la asimilación completa de los procedimientos de investigación de la corrupción política y económica con los del crimen organizado», se puede leer en las conclusiones mencionadas. 

Además de considerar de «particular importancia» el uso de los sistemas que utilizan los policías secretos, la UPF ofrece otras propuestas como regular el estatuto del arrepentido y del testigo protegido y la forma de acordar las intervenciones de
comunicaciones para disipar cualquier duda sobre la legalidad de las medidas investigadoras adoptadas en la instrucción.

Los fiscales progresistas se refieren, en concreto, a la financiación ilegal de las formaciones políticas y proponen que las fundaciones y asociaciones vinculadas sean plenamente equiparadas a los partidos. Piden también que la condonación de créditos y la dación de inmuebles deben ser asimiladas a las donaciones en este contexto.

En cuanto al ámbito patrimonial de la lucha contra la corrupción, los fiscales progresistas piden que se aplique el decomiso penal ampliado de bienes y activos y se introduzca el comiso civil como herramienta extra-penal «para cercenar la rentabilidad económica de la corrupción y atajar la utilización de testaferros».

También sugieren la introducción de dos nuevas figuras delictivas: el enriquecimiento ilícito y el testaferro lucrativo. «Exigimos a los poderes públicos el refuerzo de las garantías técnicas e institucionales y medios materiales a disposición de todos los intervinientes en las investigaciones criminales», reclaman. CONFILEGAL/EP.

Noticias Relacionadas: