PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

RICARD MARTÍNEZ: “La protección de datos NO PUEDE SER UN FRENO a la innovación”

Ricard Martínez es el director de la Cátedra de Privacidad y Transformación Digital Microsoft-Universitat de Valencia.
|

“La privacidad y el desarrollo tecnológico pueden armonizarse. La protección de datos no puede ser un freno a la innovación. Hay que decir las cosas claras: Nos estamos jugando el futuro”. Así se expresó Ricard Martínez, presidente de la Asociación Profesional Española de Privacidad (APEP) en el curso de su intervención en el III Congreso Internacional sobre Protección de Datos.

“La clave, la esencia, para conseguirlo, es renunciar al castigo como modelo, el modelo que ahora tenemos. Es fundamental que desarrollemos un nuevo modo de gestionar la privacidad en España”, explicó Martínez.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El Congreso, celebrado en Madrid, fue organizado por la Cátedra Google de Privacidad, Sociedad e Innovación, y se celebró en la Casa de América.

Martínez expuso estas ideas en la mesa redonda “Protección de datos y, desarrollo tecnológico en un mundo global”, en la que tomó parte y que moderó José Luis Piñar, titular de la Cátedra Google sobre Privacidad y exdirector general de la Agencia de Protección de Datos, Borja Adsuara, director general de Red.es y Miguel Ángel Encinar del Pozo, magistrado jefe del Gabinete de la Sala Segunda del Tribunal Supremo.

“Para ello, para hacer que la protección de datos sea un acelerante en vez de un freno, las autoridades de este campo tienen que cambiar el ‘chip’. Deben verse a sí mismos no sólo como garantes de los derechos fundamentales sino como elementos cruciales para el fomento y desarrollo de la economía digital”, explicó.

PUBLICIDAD

¿Cómo? “Primero, apostando por integrar a la industria, desde un punto de vista proactivo y como herramienta crucial para el cumplimiento. Segundo, buscando soluciones funcionales y aplicables, evitando la mera concepción positivista del derecho. Tercero, potenciando los códigos tipo y reconociendo cuando sean útiles los adoptados por la industria. Cuarto, incrementando el volumen de ‘guidelines’ concebidas no como mera enunciación de principios que ya están en las nromas sino como verdaderas guías para la acción”, enumeró Martínez.

“Esas ‘guidelines’ deben abandonar el discurso sobre qué es la protección de datos y abordar como aplicarla. Y ese cómo, debe ser viable y funcional. Y a ser posible, pactado con la industria”, añadió.

PUBLICIDAD

“Y quinto, concebir el procedimiento sancionador como remedio y como escuela, consolidar su práctica y editar guías o documentos que permitan disponer de un conocimiento actualizado de su criterio en cada materia. Es necesario, como suelen decir en la industria estadounidense, un proceso de ‘evangelización’, de comunicación en toda la industria”, contó el presidente de la APEP.

PUBLICIDAD

Para Ricard Martínez es esencial dar un espacio de atención al profesional en la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) –que ahora no tiene-  y conseguir el compromiso de la industria en esta apuesta vital para España.

“Con el compromiso de la industria, el desarrollo tecnológico y la protección de datos no serían sólo compatibles sino que podrían retroalimentarse. Para ello es necesario potenciar una imagen del derecho fundamental a la protección de datos como una ventaja competitiva que permita, a quien cumpla, ofrecer a la sociedad seguridad y confianza”, añadió.

Para el profesor Martínez, si no se afronta este desafío, si no se armoniza el desarrollo con la privacidad, si se enfrenta lo uno con lo otro y se cae en la tentación de sacrificar el desarrollo en el altar de la privacidad, “seremos más pobres, menos eficientes y menos competitivos. Eso es lo que tenemos que evitar”.