El CONSTITUCIONAL: «LIEBRE” para unas cosas y “TORTUGA” para otras

El CONSTITUCIONAL: «LIEBRE” para unas cosas y “TORTUGA” para otras

|
27/7/2015 00:00
|
Actualizado: 27/7/2015 00:00
|

El BOE recoge hoy un acuerdo del pleno del Tribunal Constitucional (TC) que modifica su propio reglamento y que regula la “remuneración de transición” –un año de sueldo- que cobran los magistrados que cumplen su mandato. Fue aprobado el 23 de julio. Sin embargo, recursos como los de la Ley del Aborto, presentados en 2010, duermen el sueño de los justos. Y no son los únicos. El TC, liebre y tortuga

Y sobre todo hay un dato muy importante: la inexistencia de un control sobre la agenda del Tribunal Constitucional.

Cualquiera puede comprobar en el mismo BOE que ha publicado el acuerdo citado que en unas mismas fechas se resuelven recursos presentados dos, cuatro, seis, ocho y diez años antes.

El Tribunal Constitucional puede perfectamente dejar en un cajón sin resolver una norma sine die y sin que pase nada.  

El Alto Tribunal tiene sus propias preferencias de resolución. No existe una norma que establezca un límite de tiempo. De hecho, puede establecer sus propias prioridades, dejando fuera lo que no interesa, como ocurrió en su momento con el Estatuto de Cataluña, o como ocurre ahora con la mencionada Ley del Aborto –entre otras muchas- que fue recurrida por el PP y por el Gobierno de Navarra y sobre la que todavía no hay sentencia.

Pero estos no son los únicos casos. A 31 de diciembre de 2014, el Constitucional tenía pendientes de resolución 143 recursos de inconstitucionalidad interpuestos por o contra las Comunidades Autónomas así como 26 conflictos positivos de competencias, según la propia memoria de la institución de ese año.

El Tribunal Constitucional –ha ocurrido- puede decir que un juzgado ordinario ha vulnerado la tutela judicial efectiva de un ciudadano porque ha señalado un juicio a dos años vista. Y así lo sentencia el Alto Tribunal cuatro años después.

Y no pasa nada.

Se da, además, la circunstancia de que las leyes estatales no se suspenden, al contrario que las autonómicas, que sí pueden serlo. Con lo que si un ciudadano tiene la mala suerte de que se eleve su pleito a una cuestión de inconstitucionalidad puede quedarse sine die sin respuesta.

Sin embargo, en el caso de los emolumentos mencionados la cosa cambia. Gracias al acuerdo publicado por el BOE, los magistrados podrán cobrar la paga de forma global o fraccionada. Además, si fallecen durante ese año de transición, cónyuge e hijos heredan, a partes iguales, lo que les reste por percibir, según publica hoy elboenuestrodecadadia.com.

Los magistrados que terminen mandato en el Tribunal Constitucional solo tienen derecho a cobrar esa paga si no realizan actividades durante ese año, en lo público o en lo privado, que supongan remuneración.

Tal y como informa el propio tribunal, en 2015 ningún exmagistrado cobraba esa remuneración.

Esto sí, desde julio de 2013 hasta junio de 2015, el expresidente del TC Pascual Sala cobró la pensión que, por un máximo de dos años, reciben los expresidentes. Solo durante estos seis meses de 2015, recibió 62.000 euros.

Lo dicho, liebre para unas cosas, las suyas, y tortuga para otras, las de los demás. 

Noticias Relacionadas: