PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El 90,4 por ciento DE LAS SENTENCIAS SOBRE PREFERENTES en 2014 fueron GANADAS por los CLIENTES

Bankia.
|

El 90,4 por ciento de las 512 sentencias que los tribunales de las Audiencias Provinciales dictaron en 2014 en España sobre participaciones preferentes fueron ganadas por los clientes demandantes.

Son datos del Observatorio de la Jurisprudencia de productos financieros complejos que elabora el despacho de abogados JAUSAS.

PUBLICIDAD

El Observatorio comenzó su andadura hace tres años.

PUBLICIDAD

Su último informe analiza más de 1.800 sentencias dictadas en 2014 por Audiencias Provinciales y el Tribunales Supremo relativas a participaciones preferentes, “swaps”, productos estructurados y obligaciones subordinadas, todos ellos productos financieros complejos.  

Estos tribunales son los que establecen la jurisprudencia y los criterios que guían la actuación de los juzgados de primera instancia.

PUBLICIDAD

Este porcentaje ha crecido sensiblemente desde 2014. Entonces sólo el 40,3 por ciento de las sentencias pronunciadas por las Audiencias Provinciales se resolvieron a favor de los demandantes.

La mayor parte de las demandas siguieron siendo presentadas por particulares, mientras que sólo un pequeño porcentaje correspondió a pymes debido a que este producto no tuvo una comercialización masiva entre empresas.

Entre las particularidades de los casos resueltos por los tribunales destaca la revisión, por primera vez, de demandas presentadas por asociaciones de consumidores como ADICAE, AUGE o UCU.

PUBLICIDAD

En todos esos casos se falló a favor de los consumidores.

En el Supremo también se resolvieron en 2014 los primeros recursos relacionados con participaciones preferentes (en dos de tres casos a favor del demandante) pero todavía tuvieron como protagonistas a las entidades que originaron la crisis financiera (Lehman Brothers y bancos islandeses).

PUBLICIDAD

Por otra parte, de acuerdo con el mismo Observatorio,  el 74,17 por ciento de los afectados por  “swaps”  ganaron sus casos en los mismos tribunales de las Audiencias Provinciales durante ese mismo periodo.

Son 1.057 resoluciones sobre “swaps”  (permutas financieras que en teoría buscaban proteger a los clientes de la subida de tipos de interés, de la inflación o de las oscilaciones del mercado de divisas), que afectaban a pymes, particulares, comunidades de propietarios, comunidades religiosas y un Ayuntamiento (Masquefa, en Barcelona). Todos ellos demandaron a la banca por la mala comercialización de estos productos.

Las resoluciones más numerosas tuvieron como protagonistas a pymes, que obtuvieron a favor el 70,9 por ciento de las sentencias, mientras que los particulares lograron que los tribunales condenasen a las entidades financieras a liquidar sus “swaps» -mayoritariamente vinculados a hipotecas- en un 75,22 por ciento de los casos.

En 2014 el Tribunal Supremo empezó a dictar las primeras sentencias sobre “swaps”, que también se resolvieron mayoritariamente a favor del declarante (en cuatro de cinco casos).

“La gran cantidad de sentencias, unido al hecho de que condenan mayoritariamente a las entidades financieras, debería obligar a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) a tomar medidas contundentes contra las entidades financieras por la mala colocación de estos productos”, señala Jordi Ruiz de Villa, socio de Litigación Bancaria de JAUSAS.

PUBLICIDAD

“En nuestra opinión, podría tratarse de un abuso de mercado. Además, la gran asimetría de información hace que cada vez más se dé la razón a empresas y grandes corporaciones, ya sean públicas o privadas”, añade Ruiz de Villa.

En el caso de obligaciones subordinadas, los tribunales resolvieron 181 recursos, lo que supone diez veces más pronunciamientos que en 2013, cuando estos casos empezaron a llegar a las Audiencias Provinciales.

La revisión de estos recursos se saldó en un 89,5 por ciento a favor del cliente, ya fuera un particular o una empresa. En cuanto a los productos estructurados, que son productos que combinan normalmente renta fija con derivados, se contabilizaron sólo 55 sentencias en 2014 en segunda instancia, de las que sólo el 41,81 por ciento falló a favor del afectado.

“Todo indica que la avalancha de reclamaciones judiciales no ha hecho más que empezar y que a medida que vayan accediendo a las Audiencias Provinciales, el porcentaje de condena a los bancos ser irá incrementando”, declara Jordi Ruiz de Villa.