POR EDAD, CUMPLE sólo 1 AÑO DE LOS 9 a los que fue CONDENADO POR MALTRATO CONTINUADO a su mujer y a sus hijos

POR EDAD, CUMPLE sólo 1 AÑO DE LOS 9 a los que fue CONDENADO POR MALTRATO CONTINUADO a su mujer y a sus hijos

|
10/10/2015 00:00
|
Actualizado: 10/10/2015 00:00
|

El Juzgado de Vigilancia Penitenciaria número 9, de Jaén, ha concedido la libertad condicional anticipada a Juan S. C., de 77 años, y que fue condenado en mayo de 2014 a 9 años y medio de prisión por maltrato continuado, amenazas y quebrantamiento de condena. De los 9 años y medio, Juan S. C. sólo ha cumplido 14 meses de prisión.

Juan S.C. salió en libertad para ingresar en una residencia de ancianos de Sorihuela de Guadalimar (Jaén), según informaron fuentes judiciales a Europa Press.

Ha quedado en libertad condicional por cuestión de edad y sin tener que cumplir los 2/3 de la pena.

El caso de Juan S. C. ha sido uno de los más brutales que han pasado por los juzgados de Jaén.

La sentencia del Juzgado de lo Penal número 4 de Jaén en la que se le condenaba a 9 años y medio de cárcel recogía que el acusado «trataba como si fueran animales» tanto a su mujer como a sus siete hijos, seis de ellos con discapacidad intelectual.

Tanto es así que durante los 53 años que convivió el matrimonio, Juan S. C. «insultó, golpeó y amenazó» a todos y cada uno de los miembros de su familia.

A los hijos les arrojaba la comida al suelo -normalmente trozos de pan con aceite- y les prohibía sentarse en los sillones, hasta el punto de tener en la vivienda zonas restringidas.

Mientras, él comía con cubiertos especiales y su mujer le servía las mejores viandas del mercado.

PENDIENTES LOS ABUSOS SEXUALES

Palizas, insultos y vejaciones fueron el día a día de esta familia, hasta que el 13 de marzo de 2013, su mujer decidió denunciarle.

Tras saltarse las medidas cautelares impuestas por el juez, Juan S. C. acabó en prisión en diciembre de 2013 de donde ha salido tras haber cumplido solo 14 meses de prisión de los 9 años y medio a los que está condenado por sentencia firme de la Audiencia desde octubre de 2014.

Sin embargo, sus cuentas con la justicia no están todavía saldadas ya que deberá sentarse nuevamente en el banquillo acusado de abusar sexualmente de sus hijos.

Además, la sentencia del Juzgado de loPenal le condenaba a no comunicarse ni acercarse a menos de 200 metros a su mujer y a sus siete hijos durante 25 años, así como la prohibición de entrar en Linares, ciudad donde viven.

El problema que surge con su puesta en libertad es que la residencia donde ha sido ingresando tiene como referencia el hospital San Agustín de Linares.

En varias ocasiones, la residencia ha tenido que solicitar permiso al juez por su traslado al hospital para practicarle determinadas pruebas. Es por ello por lo que desde la Fiscalía se ha solicitado al Juzgado de lo Penal 4 que de forma urgente se le cambie de residencia o se modifique el hospital de referencia por motivos de seguridad y para evitar que en alguna de las visitas coincida con su mujer o con alguno de sus hijos.

Noticias Relacionadas: