EL CONSUMO CONJUNTO DE CANNABIS Y COCAÍNA, origen de más de la mitad de los POSITIVOS EN LA CONDUCCIÓN

EL CONSUMO CONJUNTO DE CANNABIS Y COCAÍNA, origen de más de la mitad de los POSITIVOS EN LA CONDUCCIÓN

|
16/10/2015 00:00
|
Actualizado: 16/10/2015 00:00
|

De los 28 países que componen la Unión Europea, España es en el que más consumidores de cannabis y cocaína hay, lo que afecta muy negativamente a la conducción. De los análisis llevados a cabo por el Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses (INTCF) se concluye que más de la mitad de los positivos se debió al consumo de más de una droga de abuso; del cannabis y la cocaína.

El cannabis, en concreto, fue el predominante en casos de monoconsumo. 

Las principales drogas de abuso detectadas en la conducción son el citado cannabis, la cocaína, la anfetamina y los serivados anfetamínicos y opiáceos. 

Esto no es una hipótesis sino una tesis sobradamente demostrada sobre la que un grupo de expertos reunidos en el INTCF expusieron sus conocimientos en relación a la detección de drogas en saliva, la interpretación de los resultados analíticos en el laboratorio, así como la problemática médico-legal de las drogas en la seguridad vial.

La Ley de Enjuiciamiento Criminal obiga a todos los conductores de vehículos a motor, ciclomotores y bicicletas a someterse a una prueba, a un test, para detectar la presencia de drogas en saliva si así lo requiere la autoridad vial.

El ciento por ciento de los positivos se detectan en la vía pública a través de este test se confirman posteriormente en el análisis del fluido oral en el laboratorio, según explicó el  suboficial de la Unidad de Atestados de la Policía Municipal de Madrid, Francisco Andrés Rodríguez.

En el caso de Madrid, es especialmente elevado el índice de positivos por drogas que se registran en los controles a conductores.

Este método, como apuntó el médico forense de los Juzgados de Madrid, Francisco Pera Bajo, permite detectar la presencia de drogas en un conductor que ha consumido recientemente o, dependiendo de la sustancia, incluso, en horas posteriores a su consumo.

Sin embargo, el análisis del fluido oral no permite establecer una relación directa entre las alteraciones psicofísicas del conductor y los resultados positivos de drogas en saliva, así como tampoco entre una determinada concentración en sangre de estas sustancias y la posibilidad de sufrir un accidente de tráfico.

En caso de que un conductor dé positivo en un test realizado en la vía pública, ha de facilitar saliva suficiente para su envío y posterior análisis en un laboratorio de referencia, una prueba imprescindible para confirmar los resultados del test indiciario respecto a la droga consumida.

En cuanto al marco jurídico aplicable al consumo de drogas en la conducción, la legislación española no regula esta materia de forma tan específica a como se hace en el caso del consumo de alcohol, de acuerdo con el fiscal adscrito al fiscal de Sala coordinador de Seguridad Vial, Mario Sanz Fernández-Vega.

Pero el simple dato positivo en el test de drogas en saliva abre expediente sancionador en la vía administrativa y puede dar origen a la sanción por la vía penal si se demuestra que existe una influencia negativa en la conducción, y más especialmente, en relación a la existencia de un accidente en el tráfico rodado.

Noticias Relacionadas: