LA POLICÍA CIENTÍFICA CONCLUYE que se copiaron los archivos DE LA MÉDICO FORENSE

LA POLICÍA CIENTÍFICA CONCLUYE que se copiaron los archivos DE LA MÉDICO FORENSE

|
16/10/2015 00:00
|
Actualizado: 16/10/2015 00:00
|

La Unidad Central de Criminalística de la Comisaría General de Policía Científica (CGPC) concluyó, tras analizar el disco duro que utilizaba la médico forense de la Audiencia Nacional, Carmen Baena, que no solamente se accedió a sus archivos en el disco duro sino también a una memoria usb suya. Todos ellos fueron copiados en un destino al que ella no tenía acceso.

Este análisis del disco duro fue la consecuencia directa de la denuncia de la médico forense realizada ante la Policía Nacional, que después dio luz al procedimiento que impulsa la magistrada del Juzgado de Instrucción 8 de Madrid, cuyo titular es la magistrada Rosario Espinosa Merlo.

Lo que se investiga es un supuesto delito de revelación de secretos. 

La principal sospechosa es otra médico forense, Leonor Ladrón de Guevara. 

Carmen Baena descubrió que «alguien» había tenido acceso a sus archivos en el ordenador que tenía asignado, copiando parte de su contenido en otro destino distinto, fuera de su alcance. 

Todo sucedió el 12 de febrero de 2013 en las dependencias que los médicos forenses tenían en el 14 de la calle de Marqués de la Ensenada. 

La Comisaría Especial de la Audiencia Nacional de la Dirección Adjunta Operativa desmontó el disco duro de ese ordenador y lo envío a la Comisaría General de Policía Científica para que fuera analizado, según reza en el «Informe sobre evidencias informáticas», con número de referencia 38IF2013 y diligencias previas 322/2013, al que ha tenido acceso Confilegal. 

El disco duro, un Hitachi Deskstar, fue estudiado detenidamente por un funcionario de la Sección de Informática Forense de la CGPC.

En el informe se confirma que había cuatro usuarios -«administrador», «clinica forense», «instalador» y «leonor»- que podían «acceder a cualquiera de las carpetas de los otros usuarios teniendo cada uno de ellos un diseño de escritorio propio. Los usuarios leonor e instalador pertenecen también al grupo usuarios si bien disponen de los privilegios del grupo de administradores al ser de nivel superior».

De acuerdo con el policía cientifico encargado del análisis del material informático, el usuario «carmen», que era el de Carmen Baena, pertenecía sólo al grupo de usuarios «por lo que sólo tiene acceso a su configuración de escritorio y a sus carpetas personales». 

Asimismo, según explica más adelante, en la carpeta que llevaba por nombre «reciente», «del usuario leonor», se encontraron 299 accesos directos de los cuales 31 correspondían a ubicaciones o archivos de otros usuarios. 

[[{«type»:»media»,»view_mode»:»media_large»,»fid»:»34018″,»attributes»:{«alt»:»»,»class»:»media-image»,»height»:»364″,»typeof»:»foaf:Image»,»width»:»480″}}]]

De igual manera, encontraron «en la carpeta reciente, perteneciente a la aplicación informática Microsoft Office del usuario leonor, se han encontrado 3 accesos directos a dichos archivos que demuestran que han sido editados con la citada aplicación», dice el informe.

El informe de la Policía Científica constata y confirma en sus conclusiones que «el usuario ‘leonor’ perteneciente al grupo de administradores, ha accedido a varios archivos y ubicaciones pertenecientes a los usuarios ‘carmen’ y ‘forense’ y a ubicaciones pertenecientes a un dispositivo externo denominado ‘F:\infan\informes an\C.BAENA.VIZCAYA’. Asimismo, ha accedido a archivos denominados ‘cap.3.L2007.doc’, ‘cap.1.L2007.doc’, ‘cap.2.L2007.doc’, y ‘JUZ.4.autopsiaabrahambravo.doc’, pero en ubicaciones distintas a las que se encuentran en la actualidad». 

De los cinco médicos forenses que prestaban sus servicios a la Audiencia Nacional -Carmen Baena, Leonor Ladrón de Guevara Guerrero, Juan Miguel Monge Pérez, José María Álvarez Leboreiro y Vidal Santos (director)- el único nombre que casa con el del usuario ‘leonor’ es el de Leonor Ladrón de Guevara. 

Los resultados obtenidos por la Policía Científica indican que los archivos copiados proceden de dos destinos diferentes: de las carpetas que Carmen Baena tenía en el propio disco duro así como de una «memoria usb» externa.

Hasta finales de 2014 no existía la posibilidad de que los médicos forenses de la Audiencia Nacional pudieran acceder a los informes de los otros. Si alguno quería acceder a alguno de ellos tenía que pedírselo a su autor. 

PARA SABER MÁS: 

¿ESPIONAJE a una MÉDICO FORENSE de la AUDIENCIA NACIONAL?

Noticias Relacionadas: