El Supremo fija en un año el plazo para reclamar daños por NEGLIGENCIA en MUFACE

El Supremo fija en un año el plazo para reclamar daños por NEGLIGENCIA en MUFACE

|
22/10/2015 00:00
|
Actualizado: 22/10/2015 00:00
|

El Tribunal Supremo ha establecido en una sentencia divulgada hoy que la relación entre cualquier funcionario mutualista y los médicos facilitados por Muface para atenderle es extra-contractual, por lo que el plazo para reclamar por daños provocados por una negligencia es de un solo año.

La Sala fija como doctrina que “la acción que ejercite el mutualista funcionario civil del Estado contra la Entidad con la que haya concertado su Mutualidad la prestación de asistencia sanitaria, a fin de reclamar aquél el daño sufrido por la prestación del servicio, tiene como plazo de prescripción el de un año.”

La relación entre el funcionario miembro de Muface y la entidad o centro sanitario facilitado por la mutua no es contractual, ha determinado la Sala Civil del alto tribunal en una sentencia en la que establece doctrina y en la que niega la indemnización a un hombre por la muerte de su hijo.

La cuestión que se analiza en la sentencia hecha pública este martes por el Tribunal Supremo analiza si la relación entre la mujer, que quería reclamar 120.000 euros por la muerte de su hijo en las Urgencias del Hospital Modelo de La Coruña, y el citado hospital es extracontractual o contractual, lo que es clave para fijar el plazo de prescripción de las reclamaciones.

La mujer ejercitó lo que se denomina acción de responsabilidad contractual, establecida en el Código Civil, frente a la compañía aseguradora que había elegido para recibir la prestación. La aseguradora se opuso al fondo de la cuestión y tanto el tribunal de instancia como la Audiencia Provincial de Zaragoza y ahora el Tribunal Supremo le dan la razón.  porque la relación era extra-contractual y cuando se presentó la reclamación ya había transcurrido un año. Ese el criterio que finalmente establece el Supremo. 

La sentencia, de la que ha sido ponente el magistrado Eduardo Baena, desestima el recurso presentado por la madre y declara que la relación entre los afiliados o beneficiarios de la Mutualidad y la entidad concertada con ésta es de naturaleza extracontractual.

Explica que el mutualismo administrativo asume la prestación de  asistencia sanitaria con el mismo alcance y contenido que el sistema de la Seguridad Social. Se trata, en definitiva, de un contrato en el que la Administración contratante encomienda a un contratista la gestión de un servicio de su competencia.

Así, fija como doctrina que «la acción que ejercite el mutualista funcionario del Estado contra la entidad con la que haya concertado su mutualidad la prestación de asistencia sanitaria, a fin de reclamar aquél el daño sufrido por la prestación del servicio, tiene como plazo de prescripción el de un año», que es el que fija el Código Civil. (Confilegal/EP)

Noticias Relacionadas: