El TRIBUNAL SUPREMO confirma la CONDENA POR ASESINATO a una mujer que mató A SU MADRE con 66 puñaladas

El TRIBUNAL SUPREMO confirma la CONDENA POR ASESINATO a una mujer que mató A SU MADRE con 66 puñaladas

|
24/10/2015 00:00
|
Actualizado: 24/10/2015 00:00
|

El Tribunal Supremo ha confirmado la sentencia de la Audiencia de Tarragona que condenó a 20 años de cárcel a Nathalie Cabello de la Rosa y a Antonio Pérez Santaella que el 27 de febrero de 2012 asesinó a la madre de ella, Carmen de la Rosa, dándole un golpe en la cabeza con una botella de licor y 66 puñaladas en la cara, el cuerpo y los brazos.

El tribunal de la Sala de lo Penal, compuesto por los magistrados Andrés Martínez Arrieta, José Ramón Soriano Soriano (ponente), Francisco Monterde, Luciano Varela Castro y Joaquín Giménez García, desestimó los recursos de casación de la pareja contra la sentencia que, en apelación, pronunció el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) el 23 de febrero de 2015. 

Los dos acusados habían sido condenados por un tribunal del jurado en un juicio que se celebró el 10 de febrero de 2014 en la Audiencia Provincial de Tarragona. 

La sentencia del alto tribunal recoge el relato de los hechos contenido en la primera de la sentencias sobre los hechos acaecidos en Salou, Tarragona:

«Los acusados Sra. Nathalie Cabello y Sr. Antonio Pérez entre las 00.00 horas y las 3 horas de la mañana del día 27 de febrero de 2012 acudieron al domicilio donde residía, junto a la acusada Nathalie Cabello, la Sra. Carmen De la Rosa».

«La Sra. De la Rosa Pascual se encontraba sola, en su habitación y ya postrada en la cama».

«Los acusados accedieron al interior del domicilio por la puerta, con las llaves que disponía Nathalie Cabello de la Rosa. Una vez en su interior, accedieron al salón donde cogieron una botella, tipo licorera, de cristal macizo, y portando, además, dos cuchillos se desplazaron a la habitación donde se encontraba la Sra. De la Rosa».

«Un cuchillo tenía el mango negro con unos 12 centímetros de hoja y otro con mango de color marrón con 14 centímetros de hoja».

«A continuación, Nathalie Cabello y Antonio Pérez se dirigieron hacia donde se encontraba recostada en la cama la Sra. De la Rosa».

«Esta pudo advertir la presencia de los acusados incorporándose de medio cuerpo, momento en el cual recibió con la botella antes indicada un fuerte golpe en la cabeza en la zona temporo-retroarticular izquierda».

«La Sra. De la Rosa aturdida salió de la cama por su lado derecho y se desplazó dos o tres metros, hasta una de las esquinas de la habitación, entre el armario y la calefacción. Sin solución de continuidad, esto es de forma consecutiva, los acusados, armados con dos cuchillos, comenzaron a asestarle numerosas puñaladas. Las heridas se localizaron en la zona craneo-facial, región cervical torácica y en las extremidades superiores».

«La Sra. De la Rosa sufrió hasta sesenta y seis heridas». 

La mujer, de 69 años, era viuda y madre de dos hijos: la mencionada, Nathalie, e Igor.

La víctima perdió de dos a tres litros de sangre, murió de un shock hipovolémico y, según recoge la sentencia, sufrió mucho dolor a consecuencia de este ataque.

Recibió las cuchiladas cuando llevaba, tan solo, el camisón de dormir.

El tribunal del jurado condenó a 20 años de prisión a la hija, Nathalie Cabello, y a indemnizar a su hermano con 125.000 euros, ya que «despreció intensamente la vida de su víctima, pero también los valores más elementales, si se permite la expresión, los más cercanos a la propia condición humana: el respeto y consideración a los propios ascendientes».

Según el presidente del tribunal del jurado, en el juicio no se pudo desentrañar el motivo de por qué la mujer actuó así contra su madre, pero sí se pudo constatar que su comportamiento homicida fue brutal, y que»el modo en que se dio muerte la víctima muestra una particular energía criminal y una altísima frialdad de ánimo, un propósito homicida muy arraigado en un plan de acción».

Del mismo modo, condenó a su pareja a 19 años y ocho meses -puesto que él no tiene el agravante de parentesco- y a indemnizar al hermano con 125.000 euros.

Y destacó «la brutalidad, la altísima violencia, el intenso propósito criminal, el alto dolor inflingido, y la frialdad demostrada en la ejecución y en los momentos posteriores».

LAS CONSIDERACIONES DEL SUPREMO

El Supremo ha considerado que la justificación probatoria de la sentencia -que desarrolla hasta 20 indicios inferenciales- «permite concluir, sin mucho esfuerzo dialéctico, que la acusada, junto con el otro recurrente, fueron los autores de tal atroz atentado a la vida de la madre».

El Alto Tribunal no consideró la «eximente incompleta o la atenuante analógica» de alcoholismo. No se pudo probar el efecto psicológico del hábito de consumir diariamente bebidas alcohólicas. 

«Existió por tanto, abundante prueba indiciaria de cargo, obtenida con pleno acomodo a las exigencias constitucionales, debidamente practicada en juicio oral celebrado bajo la vigencia de los principios de oralidad, publicidad, inmediación y contradicción», resumen finalmente los cinco magistrados en su sentencia. 

Noticias Relacionadas: