JUICIO POR LA MUERTE DE ASUNTA: ¿SOLA O EN COMPAÑÍA DE OTRO?

JUICIO POR LA MUERTE DE ASUNTA: ¿SOLA O EN COMPAÑÍA DE OTRO?

|
25/10/2015 00:00
|
Actualizado: 25/10/2015 00:00
|

«Sola o en compañía de otro», este podría ser el desenlace final del juicio contra Rosario Porto y Alfonso Basterra por el asesinato de su hija, Asunta, el cual se ha venido desarrollando a lo largo de 18 largas sesiones ante un jurado popular.

CARLOS BERBELL @cberbell

«Sólo o en compañía de otros» fue lo que decía la sentencia que emitió el tribunal de la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Madrid, el 7 de julio de 1983, condenado a Rafael Escobedo a dos penas de 26 años, ocho mees y un día de prisión por los asesinatos de sus suegros, los marqueses de Urquijo, acaecidos el 1 de agosto de 1980. 

El tribunal dejó la puerta abierta a otros coautores, que no supieron identificar en ese fallo, pero la frase quedó para la posteridad. 

En este caso, podría ocurrir lo mismo.

Porque las pruebas contra ambos no tienen el mismo peso, ni mucho menos. Ni tienen la naturaleza de definitivas, sumadas en su conjunto. 

Recordemos lo que se tenía que dirimir, partiendo del auto de apertura del juicio oral contra Alfonso Basterra y Rosario Porto, que el presidente del tribunal, el magistrado Jorge Cid, tiene ahora que «formatear» en preguntas individuales y específicas para que los 9 miembros del jurado popular lleguen a un veredicto a partir de mañana:  

1.- «Si el día 21/9/2013 los acusados y su hija Asunta Yong Fang Basterra Porto comieron juntos en el domicilio de don Alfonso Basterra Camporro y puestos de común acuerdo y con la intención de acabar con la vida de la niña, le suministraron una cantidad de medicamento que contenía lorazepam, necesariamente tóxica para posteriormente, cuando hiciera efecto, asfixiarla». 

El análisis toxicológico dejó claro que la pequeña Asunta había ingerido más de 27 gramos de lorazepam (equivalente a 27 pastillas) en las cuatro horas previas antes de morir. La niña tenía en sangre, el día de su asesinato, 0,68 miligramos de lorazepam por mililitro de sangre, una dosis altamente tóxica. 

En el plenario no se pudo determinar si las tomó en casa de su padre, donde almorzaron los tres, o si se las dio su madre después. 

También quedó claro que la niña había sido drogada en un periodo previo que va de los tres meses al mes y medio. Las profesoras de la pequeña dieron fe de que la niña había ido a clase somnolienta y mareada. 

Frente al uso del lorazepam, los padres argumentaron que lo que ellos le habían dado eran antiestamínicos para combatir una supuesta alergia. Los análisis no encontraron rastro de tales antiestamínicos en el cadáver de la niña pero sí del lorazepam. 

Los dos padres negaron este punto.

2.- «Si la acusada doña Rosario Porto Ortega, ese mismo día, siguiendo el plan acordado con don Alfonso Basterra Camporro, después de las 18:00 horas llevó a su hija Asunta Yong Fang Basterra Porto, nacida el 30 de septiembre de 2000, a la casa familiar sita en el lugar de A Poboa, en Montouto, Teo, utilizando para ello el vehículo Mercedes Benz, matrícula xxx».

Aunque Rosario Porto lo negó, en un principio, luego quedó claro que sí que llevó a su hija a la casa que tienen en A Poboa, en Montouto, concejo de Ceo, en el vehículo Mercedes Benz, como certificaron las cámaras de circuto cerrado a su paso por la gasolinera de A Galuresa.

No ha podido ser demostrado, por el contrario, que hubiera un plan acordado entre los padres para matar a la niña. 

3.- «Si en un momento comprendido entre que la menor fue llevada a la casa de Montouto y las 20:00 horas, los acusados doña Rosario Porto Ortega y don Alfonso Basterra Camporro asfixiaron a su hija Asunta por medio de la compresión que le aplicaron sobre la boca y la nariz».

Sí ha quedado nítidamente probado que la menor fue llevada a la casa y que murió en el periodo comprendido entre las 16 y las 21 horas. Ahora viene la duda: ¿quién lo hizo? La única persona que estuvo con la niña era su madre, Rosario Porto.

No hay ninguna prueba que demuestre que Basterra hubiera estado en la casa de Montouto. Tanto el fiscal como la acusación popular, que representa a la Asociación Clara Campoamor, han admitido la posibilidad de que Basterra no hubiera estado en la casa, por lo que consideran que la responsable de la «comprensión» aplicada sobre la «boca y la nariz» de Asunta fue su madre adoptiva.

4.- «Si en un momento próximo a la muerte los acusados ataron a la menor por los brazos y los tobillos por medio de unas cuerdas plásticas de color naranja».

Este, que parecía uno de los puntos más claros, a priori, no lo fue. Las cuerdas citadas, encontradas en una papelera de la casa de Montouto, junto a una mascarilla y un amasijo de pañuelos que contenía el ADN de la niña y de la madre, son «idénticas» a las que se utilizaron para atar las extremidades de Asunta. 

El análisis realizado permitió determinar que éstas «coinciden en propiedades y composición química» con las recabadas en la vivienda. Sin embaergo, y a pesar de que el «estudio múltiple» al que se sometieron, las pruebas no permitieron establecer «un vínculo» de corte entre unas y otras, por lo que no hay «evidencia» de que tengan un «origen común». 

5.- «Si los acusados trasladaron el cuerpo de la menor a la cuneta de una pista forestal del lugar de Feros (Concello de Teo) que dista de la casa de A Poboa unos 4 kms».

El traslado se habría realizado en el Mercedes de Rosario Porto. Del vehículo faltan las alfombrillas de la parte trasera, donde se supone que fue ubicado el cadáver de Asunta. Se especula con que fueron eliminados porque contenían restos biológidos de la niña, pero es eso, especulación.

Por otra parte, no se ha podido corroborar que la tierra encontrada en el suelo del Mercedes coincidiera con el de la pista forestal en el que fue abandonado el cadáver de la niña. 

¿Y el móvil? Algunas veces suele ocurrir en los juicios. En éste también. Se desconoce el móvil que empujó a la muerte de Asunta. ¿Estorbaba la pequeña a sus padres? ¿Su muerte formaba parte de un plan de Alfonso Basterra para recuperar a su mujer o fue ideado todo por Rosario Porto? 

Nuestro sistema judicial se basa en un principio fundamental: en caso de duda, a favor del reo. 

¿Son suficientes las pruebas desplegadas en el juicio para una condena?

Los 9 componentes del jurado popular tienen ahora que dilucidar si las pruebas que han visto y escuchado son suficientes para condenar a los dos padres, o a uno solo. O, si deben absolverlos, porque las dudas son tan grandes que no pueden condenar. 

La norma dice que para la condena son necesarios 7 votos favorables y 2 en contra. Y que para absolver, basta con 5 votos frente a cuatro. 

Ha llegado el momento de la verdad. 

 

El fiscal abre la posibilidad de que ROSARIO PORTO asfixiase sola a ASUNTA

EL JUICIO CONTRA los supuestos ASESINOS DE ASUNTA encara su RECTA FINAL

ASUNTA ingirió 27 pastillas de ORFIDAL el DÍA DE SU MUERTE  

La PEDIATRA AFIRMA que no recetó ORFIDAL a la pequeña ASUNTA

ROSARIO PORTO MINTIÓ a la Guardia Civil

LOS INVESTIGADORES sospecharon de ROSARIO PORTO y ALFONSO BASTERRA por sus EXTRAÑAS CONDUCTAS 

ROSARIO PORTO NIEGA haber matado A SU HIJA pero cae en CONTRADICCIONES

La PRUEBA DE INDICIOS será CLAVE en el juicio contra ROSARIO PORTO Y ALFONSO BASTERRA

Noticias Relacionadas: