El Supremo confirma las penas de prisión para cuatro miembros de los Tigres de Arkan

El Supremo confirma las penas de prisión para cuatro miembros de los Tigres de Arkan

|
05/11/2015 00:00
|
Actualizado: 05/11/2015 00:00
|

El Supremo ha confirmado las penas de 5 a 21 años de cárcel que la Audiencia Nacional impuso a cuatro serbios por integrar la organización criminal Tigres de Arkan, pero también la absolución de su líder Luka Bojovic por el asesinato y descuartizamiento de un compatriota.

El alto tribunal considera que existen datos rotundos de que los reos integraban una organización criminal que perseguía la comisión de graves delitos, por lo que confirma las condenas por ese delito.

Así se desprende de la información facilitada por las autoridades serbias, los informes de la policía española, y del resto de la prueba, se puede concluir, según la sentencia, que los cuatro individuos integran una organización criminal dedicada a la comisión de graves delitos.

Ello, según la Sala, se podía preciar en su estructua y en su organización, así como también se puede inferir «de la disposición de pisos francos, del uso de pasaportes falsos, del importante arsenal de armas y municiones de que disponen, así como silenciadores, chaleco antibalas, inhibidor, lo que deja bien patente su carácter delictivo y la peligrosidad que representa, no siendo menos relevante el que esta organización dispusiera de aproximadamente medio millón de euros en billetes y objetos valiosos».

El Tribunal Supremo rechaza el recurso del fiscal que pidió que se anulara la sentencia y que se celebrara un nuevo juicio al no estar de acuerdo con la absolución del presunto líder de los Tigres de Arkan, Luka Bojovic, del delito de asesinato a martillazos de Milan Jurasic, otro miembro de la organización, ocurrido en  marzo de 2009.

La sentencia consideró probado que, entre las 21,00 y las 22,00 horas, se produjo la muerte violenta en la citada vivienda de la calle Lago Salado de Madrid, que ocupaban tres de los acusados junto a Sretko Kalinic, otro miembro de los Tigres de Arkan, que no fue juzgado por estos hechos. Tras descuartizar el cadáver, envolvieron los trozos en papeles y bolsas y los introdujeron en la nevera. Al día siguiente, trituraron los restos y arrojaron una parte al inodoro y al río Manzanares, a la altura del puente de la Reina Victoria. Antes de abandonar la vivienda alquilada, en abril de 2010, hicieron reformas para eliminar vestigios de la ejecución de los hechos relatados.

La Sala de lo Penal afirma que no es ”irracional o arbitraria” la convicción a la que llega la Audiencia Nacional, que consideró que no había prueba que atribuya de “manera inequívoca” a L. Bojovic el asesinato mencionado, existiendo otra posible dirección a la que apuntan los resultados de las pruebas practicadas.

Noticias Relacionadas: