El juez González manda a prisión a 2 «anarcoinsurreccionalistas» y pone fianza a 4 más por atacar dos bancos en Madrid

El juez González manda a prisión a 2 «anarcoinsurreccionalistas» y pone fianza a 4 más por atacar dos bancos en Madrid

|
06/11/2015 00:00
|
Actualizado: 06/11/2015 00:00
|

Juan Pablo González, magistrado del Juzgado Central de Instrucción 3 de la Audiencia Nacional, ha mandado a prisión incondicional y sin fianza a dos integrantes de» Straight Edge Madrid», un grupo anarquista. A otros cuatro componentes les ha impuesto prisión eludible con fianza. A todos ellos los imputa de ataques incendiarios a dos sucursales bancarias.

Los «Straight Edge» practican el veganismo radical y no comen nada que proceda de un animal, ni siquiera mantequilla o huevos.

Rechazan por completo el consumo de drogas, tabaco o alcohol y son contrarios a la promiscuidad.

Tienen su origen en Estados Unidos y son una subcultura surgida de la irrupción del movimiento musical harcore punk en Norteamérica en los años setenta del siglo pasado.

El magistrado, que ha interrogado a los cinco detenidos el miércoles en la capital y a un sexto miembro de la organización, imputa a todos ellos los delitos de constitución, promoción, dirección y pertenencia a organización terrorista, tenencia y depósito de sustancias o aparatos explosivos, y daños y estragos con finalidad terrorista.

Las investigaciones que han detenido a su detención sido realizadas por la Brigada Provincial de Información de Madrid, la policía secreta, quien los considera un grupo de ideología «anarcoinsurreccionalista», término utilizado tanto por los Mossos d’Esquadra como por la Guardia Civil en sus investigaciones. 

En concreto, el juez ha dictado el ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza del presunto líder del grupo, Juan Manuel Bustamante Vergara, y de Borja Marquerie Echave, mientras que establece fianzas para David Daniel Budziszewski González (10.000 euros), Francisco Javier Martínez Aguilar (4.000) y Candela Betancor Bosch y Diego Hernández Prieto (ambas de 3.000 euros). Todos tienen nacionalidad española y edades comprendidas entre los 19 y los 25 años.

GRAFITIS Y VÍDEOS

Según los seis autos de prisión dictados por el juez, el grupo habría provocado sendos incendios en las sucursales que La Caixa y Bankia tienen en los números 54 y 40 de la calle Cebreros de Madrid, en el distrito de Latina. Los dos ataques, que se produjeron el pasado 30 de enero y 7 de mayo de 2013, fueron reivindicados por este colectivo.

El colectivo, que defiende una «radicalizada ideología anarquista», según González, reivindicó los ataques con grafitis en las fachadas de las entidades y a través de varias páginas web en las que colgaban vídeos en los que se hacían «continuos llamamientos a la violencia contra el Estado y el capital», haciendo mención expresa a la necesidad de «atacar los bancos y a las fuerzas de seguridad en el ejercicio de sus funciones».

La investigación ha determinado, según los autos, que Straight Edge Madrid llevó a cabo la difusión de «innumerables consignas mediante las redes sociales destinadas a promover la violencia organizada con el fin último de subvertir el orden constitucional» y que sus miembros participaron en «graves alteraciones del orden público y agresiones a las fuerzas de seguridad».

DISTURBIOS Y ‘OKUPACIONES’

El titular del Juzgado Central de Instrucción número 3 también considera probado que los imputados llevaron a cabo «daños» en establecimientos comerciales de Madrid y Barcelona durante una serie de disturbios que se produjeron en estas ciudades e intentaron ‘okupar’ inmuebles para instalar centros sociales del colectivo.

Las labores de «liderazgo» eran compartidas por Juan Manuel Bustamante y Candela Betancor, que administraban las páginas web del colectivo y colgaban los citados vídeos, utilizando distintos usuarios, en la red social de contenidos audiovisuales Youtube.

En unas de esas grabaciones tres encapuchados, que resultaron ser Bustamante, Budziszewski y Hernández Prieto, realizaban llamamientos a la violencia y reconocían expresamente los ataques a las entidades financieras, que estaban situadas a unos centenares de metros de la vivienda del líder.

En los registros practicados desde el miércoles el Cuerpo Nacional de Policía se incautó de documentación, material informático y materiales como botes de humo, bengalas, petardos, pasamontañas, martillos y productos químicos.

VEGANISMO RADICAL

A diferencia de la mayoría de estructuras anarquistas, en las que no se tolera la jerarquía, el grupo tenía en este caso un líder, que era el de mayor de edad y al que se sometía el resto de la organización de una forma casi dictatorial, según los responsables de la investigación.

De hecho, los miembros del grupo facilitaron inconscientemente su detención al llevar a cabo varios sabotajes cerca del domicilio del líder. CONFILEGAL/EP. 

Noticias Relacionadas: