El Supremo quita la patria potestad a un hombre por no pagar la pensión a su hija

El Supremo quita la patria potestad a un hombre por no pagar la pensión a su hija

|
16/11/2015 00:00
|
Actualizado: 16/11/2015 00:00
|

El Tribunal Supremo ha confirmado una sentencia de la Audiencia Provincial de Palma de Mallorca por la que se atribuye en exclusiva la patria potestad a la madre por incumplir el pago de la pensión y el régimen de visitas de su hija. Aplica la doctrina existente que establece esta privación cuando los progenitores incumplen sus deberes de forma «grave y reiterada».

YOLANDA RODRÍGUEZ

El alto tribunal desestima el recurso de casación interpuesto por el progenitor contra la sentencia de instancia, que confirmaba una anterior dictada por un juzgado de violencia de género, por la que se que había privado al padre de la patria potestad sobre la pequeña, que nació en 2006.

   La Sala de lo Civil aplica en este caso su doctrina, ya establecida, según la cual la patria potestad no es «un mero título o cualidad» y la privación de la misma está prevista cuando los progenitores incumplen sus deberes de forma «grave y reiterada». 

    El artículo 170 del Código Civil prevé privar total o parcialmente de la patria potestad a quien incumple los deberes inherentes a ella.

    Insiste el Supremo no en que la privación requiere que los progenitores incumplan sus deberes de forma “grave y reiterada” y que sea beneficiosa para el hijo. La sentencia señala que es una función inexcusable que se ejerce siempre en beneficio de los hijos para facilitar el pleno desarrollo de su personalidad y conlleva una serie de deberes personales y materiales hacia ellos en el más amplio sentido.

   La Audiencia de Mallorca ya había valorado que el padre, que había sido condenado por un delito de lesiones en el ámbito familiar cuando la pequeña tenía un año, había incumplido sin causa justificada el régimen de visitas fijado en el punto de encuentro. Tres años después, coincidiendo con el divorcio, el padre reconoció que no veía a su hija desde hacía cuatro años y que tuvo problemas de toxicomanía.

   La resolución que ahora se confirma priva al padre de la patria potestad aunque añade que puede recuperarla si cesan las causas que la motivaron. También se le permite relacionarse con su hija de acuerdo con el artículo 160 del Código Civil, que prevé estas relaciones aunque no se ejerza la patria potestad.

    La sentencia del Supremo valora que el padre, que ya fue condenado por un delito de lesiones en el ámbito familiar en 2007, incumplió de modo injustificado el régimen de visitas. En 2010, coincidiendo con la sentencia de divorcio, el padre reconoció que no veía a su hija. 

Noticias Relacionadas: