Los 28 activan la cláusula de defensa colectiva para apoyar a Francia

Los 28 activan la cláusula de defensa colectiva para apoyar a Francia

|
18/11/2015 00:00
|
Actualizado: 18/11/2015 00:00
|

Los ministros de Defensa de la Unión Europea han aceptado por unanimidad activar el artículo sobre defensa colectiva europea para prestar asistencia y apoyo a Francia en respuesta a los atentados del pasado viernes en París que han dejado al menos 129 muertos y han sido reivindicados por el Estado Islámico.

Es la primera vez en la Historia que se invoca el artículo 42.7 del Tratado de Lisboa de la Unión Europea solicitando el apoyo inmediato de todos los socios en materia de Defensa. 

 «La invocación del artículo, que es la primera vez de la historia desde el Tratado (de Lisboa) ha recibido el apoyo unánime. Lo que es un acto político de enorme envergadura», ha dicho en rueda de prensa al ministro de Defensa galo, Jean-Yves Le Drian.

El citado artículo establece que «si un Estado miembro es objeto de una agresión armada en su territorio, los demás Estados miembros tendrán la obligación de prestarle ayuda y asistencia con todos los medios a su alcance, de conformidad con el artículo 51 de la Carta de las Naciones Unidas» pero «sin perjuicio específico de la política de seguridad y defensa de determinados Estados miembro».

   No obstante, el Tratado de la Unión deja claro que «los compromisos y la cooperación en este ámbito seguirán ajustándose a los compromisos adquiridos en el marco de la Organización del Tratado del Atlántico Norte», que deja claro «seguirá siendo, para los Estados miembros que forman parte de la misma, el fundamento de su defensa colectiva y el organismo de ejecución de ésta».

   «Cada país contribuirá de una forma u otra a la aplicación del artículo 42,7 y esto es un acto muy fuerte», ha recalcado el ministro galo, que ha explicado que las contribuciones podrán adoptar «formas diferentes» ya sea «a través de una colaboración de capacidades en las intervenciones francesas en Siria e Irak o para un aligeramiento o apoyo a Francia en otras operaciones».

   «Francia no puede hacer ya todo», ha avisado, recalcando la implicación militar de Francia en el Sahel, en República Centroafricana, en Líbano y contra el Estado Islámico en Siria e Irak y «además garantizar con sus propias fuerzas la seguridad del territorio nacional».

   El ministro francés ha explicado que tras el respaldo unánime de los Veintiocho «en las próximas horas» el Gobierno galo mantendrá contactos «bilaterales» con cada país para «traducir en actos este apoyo del conjunto de miembros del Consejo de ministros de Defensa» y ha confiado en que las contribuciones se concreten «rápidamente». «Si no, no tiene sentido», ha avisado.

ESPAÑA RECHAZA BOMBARDEOS Y DESPLIEGUE DE MILITARES

El ministro de Defensa, Pedro Morenés, ha evitado avanzar si España hará más contribuciones tras recordar que ya tiene 300 instructores formando a las fuerzas iraquíes en el marco de la coalición internacional, aunque el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha asegurado este martes que «hoy por hoy, España no se plantea efectuar bombardeos en Siria» en una entrevista en Telecinco recogida por Europa Press. España también descarta el despliegue de militares en Siria, una opción que «nadie quiere», según fuentes de Defensa.

   La ministra de Defensa alemana, Ursula von der Leyden, ha asegurado que «Alemania ya está muy implicada en la lucha contra el terror y el llamado Estado Islámico» y ha defendido la decisión del Gobierno de «suministrar armas» y «entrenamiento militar» a las fuerzas kurdas en Irak, a la vez que ha avanzado que están examinando el refuerzo de su participación en la misión de la ONU en Malí.

   «Estamos examinando ahora cómo podemos aumentar nuestra participación en la misión de la ONU, MINUSMA», ha dicho. «La ayuda y asistencia que queremos dar no sólo implica medios militares, sino medidas mucho más amplias, que tenemos que discutir», ha dicho la ministra alemana.

   La mayoría de los ministros de Defensa de la Unión Europea ha incidido en la necesidad de reforzar el intercambio de inteligencia entre países para seguir mejor los movimientos de los radicales yihadistas tras los atentados de París. (EP)

Noticias Relacionadas: