PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Los despachos podrán adherirse a la Carta de Derechos Saludables que impulsa el bienestar de los abogados

El Instituto de Salud Mental de la Abogacía lidera el movimiento pro-bienestar en el sector legal en nuestro país, al igual que existe esta práctica en EE.UU. y Reino UnidoHay una insatisfacción generalizada respecto de la calidad de vida en los grandes despachos, pues el 70% de los abogados consideran que la mejor calidad de vida se obtiene trabajando como autónomo o en un despacho pequeño.
|

Después de presentar el informe sobre Salud y Bienestar en la Abogacía en el Congreso de Abogados de Valladolid, el Instituto de Salud Mental de la Abogacía (ISMA) ha lanzado la Carta de Derechos Saludables con objeto de que despachos y e instituciones del sector ayuden a transformar la abogacía con su adhesión en favor de políticas de bienestar para sus profesionales.

En dicho estudio se recogía como conclusiones más importantes que de los cuatro factores de riesgo propuestos en la encuesta (estrés, sedentarismo, insomnio y sobrepeso), todos ellos son considerados por la mayoría de los abogados como riesgos elevados o muy elevados de la profesión.

Hay una insatisfacción generalizada respecto de la calidad de vida en los grandes despachos, pues el 70% de los abogados consideran que la mejor calidad de vida se obtiene trabajando como autónomo o en un despacho pequeño.

La conciliación entre la vida personal y familiar y laboral constituye una prioridad para los abogados ya que la mayoría de ellos trabaja más de 40 horas semanales (73,4%) en jornada partida (87%).

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Un 82% de los abogados estaría dispuesto a reducir el tiempo que dedica a su actividad profesional y a sus ingresos a cambio de disfrutar más de su vida personal y familiar.

Un 81% de los abogados afirmaron dormir un número de horas por debajo del que la National Sleep Foundation considera como óptimo (entre 7 y 9 horas, hasta los 65 años).

Se necesitan derechos saludables

Para Manel Atserias presidente de esta entidad, “ha llegado el momento de transformar la abogacía de los negocios y su modelo de gestionar las relaciones de sus abogados”.

PUBLICIDAD

“Se trata de evitar los problemas ya latentes en otros países como Reino Unido o EEUU, cuna de la abogacía donde se observa problemas de depresión, alcoholismo y suicidio porque la actividad de estos profesionales es incesante y mina su salud”.

En dicha Carta que se pretende sea suscrita por las principales firmas legales del país, a fin de que desarrollen una política de derechos saludables para sus profesionales, se hace mención a estudios realizados por la ABA en el 2018, donde se hacía un llamamiento a los despachos de abogados a trabajar por mejorar la calidad de vida de sus profesionales.

También Atserías advierte que el pasado 15 de mayo de 2019 la International Bar Association publicó el informe “Us Too? Bullying and Harassment in the Legal Profession”.

PUBLICIDAD

“Dicho informe concluye que, en la profesión jurídica, aproximadamente (i) una de cada dos mujeres encuestadas y uno de cada tres hombres encuestados han sido víctimas de “bullying”; y (ii) una de cada tres encuestadas y uno de cada catorce encuestados han sido acosados sexualmente en el lugar de trabajo”, subraya.

PUBLICIDAD

En consecuencia, el 65% de los encuestados que han sufrido “bullying” y el 37% de los que han sufrido acoso sexual han abandonado o están pensando en abandonar sus trabajos.

Manel Asterias en su presentación en el XII Congreso Nacional de la Abogacía celebrado en Valladolid el pasado fin de semana.

Un cambio de modelo necesario

Para Marisa Méndez, profesional que conoce bien el sector legal, pues fue abogada en un despacho internacional, luego consultora de marketing y desarrollo de negocio y ahora está volcada como Psicóloga y “Coach” al asesoramiento estratégico de profesionales.

“Hablar de bienestar en el mundo jurídico es algo que se hace ya en otras actividades de nuestra sociedad. Es un tema de actualidad donde mutualidades y aseguradoras lanzan recomendaciones sobre esta tendencia”, indica.

A juicio de esta experta “es el momento de hacer cambios en el sector legal, aprovechando la llegada de la tecnología a los bufetes que nos tiene que ayudar a trabajar menor y ganar tiempo para otras cuestiones”.

PUBLICIDAD

“Creo que si se lleva a cabo la desconexión digital en los despachos será de gran ayuda, sabiendo de las jornadas largas de los abogados”. Para esta profesional estamos en un cambio de modelo a todos los niveles.

Para Méndez hay que darse cuenta que los rasgos psicológicos más preeminentes siguen activos “hay mucho sentido de urgencia y muchos profesionales saben trabajar bajo presión, otra cuestión es hasta cuando puedan aguantar la citada presión”.

“Junto con ello hay hábitos de sueño, sedentarismo y estrés que se deben cuidar”. Reconoce que en un despacho se pueden encontrar diferentes formas de trabajar.

La profesión médica destaca tres tipos de prevención, la primaria para que la problemática no surja. “Aquí los despachos deben trabajar y formar a sus profesionales para reducir los factores de riesgo e incrementar los de protección”, aclara.

Marisa Méndez es psicóloga, “Coach” y “Strategic Advisor”.

“Hay que entrenar mejor a los profesionales para que gestionen mejor sus prioridades. Ahora los asuntos son complejos y hay que trabajar en equipo. Otra cuestión es también explicar que es importante saber delegar”.

Al mismo tiempo habla “de la prevención secundaria cuando ya hay un problema y la prevención terciaria cuando hay que rehabilitar al profesional con problemas serios”.

Ahora, a juicio se trata de organizar entornos más saludables y rentables que beneficien a todos en este entorno de cambio “donde tenemos nuevas herramientas para adaptarnos al nuevo escenario”.