El Supremo confirma la PENA DE CÁRCEL PARA UN CONCEJAL por atopellar a dos vecinos

El Supremo confirma la PENA DE CÁRCEL PARA UN CONCEJAL por atopellar a dos vecinos

|
11/6/2015 00:00
|
Actualizado: 11/6/2015 00:00
|

El Tribunal Supremo ha confirmado la pena de dos años y medio cárcel para el concejal de Masquefa (Barcelona), Juan José García Mora, por atropellar a dos vecinos que habían descolgado y arrojado a la basura la bandera española que él había puesto en el Ayuntamiento.

En una sentencia, la sala de lo Penal del  Tribunal Supremo rechaza que el posible delito de ultraje a la bandera española que hubieran podido haber cometido las dos víctimas del atropello «en modo alguno justifica la acción del condenado», que atropelló a los dos vecinos intencionadamente.

El Supremo reconoce que los dos años y medio de cárcel suponen el ingreso en prisión del condenado pero dice que no ha habido «desproporción» en la pena impuesta.

Los hechos sucedieron el día de la Hispanidad, 12 de octubre, en 2011, cuando García Mora, que era concejal del partido Força Masquefa colgó una bandera española de un metro de largo y medio de ancho, atada en un palo de unos dos metros, en la barandilla de la entrada del ayuntamiento, pese a que el alcalde no se lo había permitido.

Un vecino de Masquefa al ver la bandera española en el edificio municipal y procedió a retirarla, con el apoyo de otro vecino, que estaba en el bar de enfrente.

Cuando los dos vecinos cruzaban la calle para tirar la bandera y el palo en unos contenedores, caminando por la acera, el concejal, que iba conduciendo una furgoneta, les vio, hizo un repentino cambio de dirección, se subió a la acera y se abalanzó sobre ellos con su vehículo.

Uno de los vecinos, Xavier M.A., que había sido concejal de Urbanismo en años anteriores, al oír el impacto previo de la furgoneta con un contenedor reaccionó y pudo bajar de la acera y esquivar el vehículo, que sólo le rozó.

Sin embargo, su acompañante recibió el impacto de la furgoneta en el codo y, al caer al suelo, la rueda delantera del vehículo le aplastó la pierna, por lo que sufrió lesiones de gravedad de las que tuvo que ser operado en dos ocasiones.

El concejal bajó entonces de la furgoneta e inició un forcejeo con Xavier M.A., que cayó al suelo y sufrió lesiones leves, en concreto una contusión con edema y erosión en un muslo y erosión en la palma de una mano.

El Supremo ha ratificado la sentencia de la Audiencia de Barcelona y ha rechazado la alegación del condenado de que se trató de una imprudencia y no hubo dolo.

Sin embargo, el TS dice que la argumentación del concejal es «insostenible» ya que «el vehículo que conducía el recurrente fue utilizado como instrumento peligroso» y existió «una desatención a las reglas de precaución». 

«En la imprudencia es la irreflexión la que crea la situación, en el dolo eventual es el egoísmo que integra la propia decisión al resultado que razonablemente puede producirse», razona el Tribunal Supremo, que también rechaza la tesis del condenado de que sólo trató de dar cumplimiento a la ley que obliga a los ayuntamientos a tener colgada la bandera española.

«Por la realidad de la agresión efectuada por el recurrente, no puede quedar impune por la invocación de la Ley de banderas que en modo alguno puede prevalecer frente a ataques a la integridad personal. La existencia de un posible delito de ultraje a la bandera no puede justificar la agresión», sostiene el Supremo.

Noticias Relacionadas: