PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Descienden los delitos por odio en España pero se incrementan los de orientación sexual

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, durante la rueda de prensa en la que ha ofrecido los datos del cuarto informe sobre incidentes relacionados con delitos de odio.
|

Este jueves el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, presentaba el cuarto informe sobre incidentes y delitos de odio en nuestro país donde se aseguraba que uno de cada tres delitos por odio que se produce en nuestro país es por xenofobia. En 2016 se registraron un total de 1.272 incidentes por delitos de odio, un 4,2 por ciento menos que en 2015, los relacionados con la discriminación por sexo y género subieron un 70,8 por ciento, debido sobre todo a la reforma del Código Penal de 2015.

El término “delitos de odio” viene a definir una categoría de conductas que presentan como denominador común la presencia de un elemento motivador, el odio y la discriminación. Conductas que se encuentran tipificadas como infracciones penales en nuestro Código Penal, y como infracciones administrativas en las distintas normas que conforman nuestro ordenamiento jurídico.

Así pues, de los resultados del informe correspondiente al año 2016, se aprecia que las lesiones, las amenazas, otros delitos contra la Constitución, los actos racistas, xenófobos e intolerantes en el deporte, los daños, el trato degradante, el abuso sexual, la discriminación y las injurias son las infracciones de carácter penal y administrativo que aúnan un mayor número de registros anotados por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.

Desde el propio Ministerio del Interior se señala que año a año se han mejorado la calidad de las estadísticas sobre estas prácticas. Y que contar con esta retrospectiva de cuatro años ayuda a tener un histórico importante y a valorar el trabajo de las Fuerzas de Seguridad en nuestro país.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado y las autonómicas registraron en 2016 un total de 1.272 incidentes por delitos de odio, un 4,2 por ciento  menos que en 2015, aunque las infracciones relacionadas con la orientación sexual (230) han vuelto a subir en 2016, un 36 por ciento, como también las agresiones a discapacitados, que han subido un 15,9 por ciento.

En número global, en España el delito de odio más frecuente en España es el racismo y la xenofobia (416), seguido de los delitos por discapacidad (262), por ideología (259), orientación e identidad sexual (230), por asuntos religiosos (47), por razón de género (41), contra los indigentes (10) y por antisemitismo (7). Tambien se indica que casi un centenar de las 262 denuncias relativas a las personas discapacitadas son abusos y agresiones sexuales

Crecen los delitos por discriminación de género o sexto

El informe refleja que la mayoría de esos ocho tipos de incidentes que se recogen han descendido, como los relacionados con el antisemitismo (-22,2 por ciento), la aporofobia o ataques a los indigentes (-41,2 por ciento), las creencias religiosas (-32,9 por ciento), el racismo y la xenofobia (-17,6 por ciento) o contra la ideología (-15,9 por ciento).

Sin embargo los delitos relacionados con la discriminación por género o sexo ascendieron un 70,8 por ciento al pasar de 24 denuncias en 2015 a 41 en 2016, aunque el ministro ha precisado que este incremento se debe en realidad a la reforma del Código Penal de 2015 que tipificó estos hechos como delito, de manera que se computan desde mediados de ese año.

PUBLICIDAD

También suben, de nuevo, los delitos relativos a la orientación e identidad sexual. Han pasado de 169 a 230 (+36 por ciento), siendo los principales las lesiones, las amenazas y el trato degradante. Y han subido, un 15,9 por ciento los delitos contra personas discapacitadas. Las dos conductas más denunciadas son las lesiones y las amenazas en el conjunto de los delitos de odio. Por delitos, resulta especialmente grave que casi un centenar de las denuncias relativas a la discapacidad sean abusos y agresiones sexuales.

En el caso de los delitos de racismo, como en los de orientación sexual, la mayor denuncia son las lesiones. Por su parte, en los de ideología y religiosidad priman las amenazas y respecto al género, la discriminación.  Cataluña, Madrid y Andalucía son las CCAA que encabezan el ranking de delitos por odio. A nivel de provincia se encuentran Barcelona, Madrid, Bizkaia y Valencia y Sevilla en este ranking de malas prácticas.

“Hay que defender los derechos humanos”

“Desde el Ministerio del Interior pensamos que, en la lucha contra todas las formas de intolerancia y discriminación, es necesaria la cooperación y establecimiento de sinergias con los sectores implicados, ya sean públicos o privados”, ha subrayado.

PUBLICIDAD

El ministro del Interior recordaba la Estrategia Estatal de los derechos de las personas lesbianas, gays, bisexuales, transexuales e intersexuales aprobada para reconocer y equipar los derechos del colectivo LGTBI, en la que se destacaba la responsabilidad del Gobierno en cuanto máximo aval de los derechos humanos.

En este sentido, Zoido ha señalado que, desde el Departamento que dirige, “se asume igualmente dicha responsabilidad, no solo para garantizar los derechos del colectivo LGBTI, sino además de todas aquellas personas o colectivos vulnerables que puedan ser objeto de un delito de odio en nuestro país”. “Seguiremos reforzando los pilares que sostengan la protección de los derechos humanos”, ha enfatizado.

PUBLICIDAD

Asimismo, el ministro destacaba la amplia participación de España en diversos foros internacionales en materia de delitos de odio, como son el LGBT Core Group de Naciones Unidas, una red informal y heterogénea de países, organizaciones internacionales y de la sociedad civil, creada para dar visibilidad y apoyo a las demandas y reivindicaciones de la comunidad LGBTI en el marco de Naciones Unidas, entre otras actuaciones.

Por último el titular de Interior ha comentado que se ha puesto en marcha una encuesta para la víctimas de delitos de odio, que se podrá cumplimentar hasta septiembre desde la página web, con el fin de “obtener una radiografía lo más exhaustiva posible de todas las conductas discriminatorias que tienen lugar en nuestra sociedad y buscar la fórmula de aminorarlas”.

PUBLICIDAD