Los bufetes ven en la tecnología un aliado para ser más competitivos

Alvaro Sainz de Herbert Smith Freehills, José Maria Michavila de Ma Abogados, Eugenia Navarro (moderadora), Alberto Dorrego de Eversheds Sutherland y Antonio Vázquez-Guillén de Allen & Overy.
|

Optimizar la gestión a través de la tecnología es una de las claves para que los despachos de abogados sean más competitivos. Este martes pudimos conocer cómo se adaptan a este entorno nuevo global bufetes como Allen & Overy España, Herbert Smith Freehills, Eversheds Sutherland y MA Abogados con la moderación de Eugenia Navarro, profesora de Estrategia y Marketing Jurídico de Esade Law School. A corto plazo, los despachos tendrán un trabajo más rutinario que se gestionará via tecnología y ahorrará costes y otro más de valor añadido donde los despachos serán asesores de los clientes.

Cuatro responsables de firmas y abogados en ejercicio como Antonio Vázquez-Guillen, co director en Allen & Overy, Álvaro Sainz, socio principal de la oficina de Madrid y responsable regional de la práctica de Mercantil EMEA, Alberto Dorrego, socio y miembro del Consejo de Administración de Eversheds Sutherland  y José Maria Michavila, socio fundador de MA Abogados explicaron a los asistentes cómo adaptan la gestión de su firma al impacto de la tecnología.

Vázquez -Guillen recordó que “cada vez más los despachos de abogados tienen que funcionar como empresas y el papel del socio o socios directores debe ser desde el liderazgo de marcar una estrategia única del despacho. En nuestro caso, el papel de los socios responsables de cada área de la firma es clave. Hemos preferido este diseño a contar con un director general al uso”, apuntó.

Para Sainz “es evidente que las necesidades de cada cliente han generado un cambio importante en los despachos en nuestra gestión.  Es muy posible que a medio plazo los bufetes diseñen en colaboración con algunos clientes plataformas tecnológicas donde mejore esa colaboración entre ambas partes”.

Por su parte, Dorrego reconoce que “la gestión de un despacho es una actividad compleja para los abogados porque no nos han dado esa formación financiera que requiere un puesto de este tipo. Con el uso de determinada tecnología se mejora esa gestión, tanto a nivel interno como en su relación con el cliente, donde la comunicación ahora es más fluida”.

En opinión de Michavila “es evidente que la tecnología ha irrumpido de forma importante en el sector legal, en general y en la abogacía de los negocios en particular , La tecnología es una herramienta clave en cualquier empresa y en los despachos es una herramienta importante. Pero lo que nunca debemos de perder de vista es el papel de las personas en los despachos. Nunca debe romperse la relación de confianza entre el abogado y su cliente”.

¿Quién lidera los despachos?

En otro momento de este debate sobre gestión y despachos de abogados se introdujo la cuestión por parte de Eugenia Navarro del perfil del socio director del despacho. Curiosamente los cuatro abogados tienen responsabilidades en su despacho que compaginan con sus asuntos jurídicos habituales “Pero no creo que en el futuro esta tendencia se mantenga”, apuntó Sainz en otro momento de su exposición.

Para Vázquez -Guillen está claro que “esos perfiles de socio o socio director deben ejercer un liderazgo positivo en la organización y crear equipo. “A juicio del propio Sainz es importante que desde ese liderazgo “ el socio director tenga una visión clara de hacia dónde está el mercado y los clientes para definir la estrategia oportuna desde el bufete”.

Cada vez más, en esta forma de trabajar los despachos de abogados se abren a otras profesiones. En los últimos años, ingenieros, tecnólogos o peritos tienen hueco en los despachos. Son las organizaciones líquidas que ahí las llaman los expertos.  Los ponentes asistentes así lo comentaron que cada vez hay más sinergias entre el mundo jurídico y el llamado paralegal.

La tecnología ayuda a mejorar procesos internos y ser más eficaz al despacho y a establecer una relación más dinámica con los propios clientes

Para Michavila “la tecnología debe ayudar a mejorar el clima laboral del despacho, de tal forma que nuestros profesionales puedan dar lo mejor de sí de ellos. Es fundamental que estén motivados para que esa actitud quede reflejada en su trato con el cliente. Un cliente que cada vez necesita más asesoramiento jurídico pero está dispuesto a invertir menos”.

Los ponentes recordaron al auditórium la necesidad de esta apuesta digital que mejora la gestión de cualquier despacho de abogados. Una mejora de la eficiencia en dos direcciones, una a nivel interno en cuanto a la organización del trabajo y otra, relacionada con la primera donde es importante mejorar la relación con el cliente y poner en valor el trabajo del abogado en esa relación de confianza.

Una imagen de los ponentes y la moderadora. Alvaro Sainz de Herbert Smith Freehills, José Maria Michavila de Ma Abogados, Eugenia Navarro (moderadora), Alberto Dorrego de Eversheds Sutherland y Antonio Vázquez-Guillén de Allen & Overy.

Transformación digital en la gestión de despachos

Entre los asistentes a este encuentro muchos profesionales del mundo de la abogacía de los negocios. Para Laura Fauqueur, directora de Marketing y Desarrollo de negocio de Adarve Abogados, “la  transformación digital se debe hacer desde dentro hacia fuera y no al revés. Es la misma diferencia que entre vestir de negro para parecer más delgado o hacer deporte para perder peso. Si te pones a vestir de negro, todos te dirán que pareces más delgado pero en cuanto cambies de color se verá que estás igual que siempre. Sin embargo, si te pones a hacer deporte y vida sana, el resultado no se verá de un día para otropero ese cambio será real, sostenido y beneficioso”.

Y subraya que “en Adarve, lo cierto   gracias a la visión de la dirección del despacho, la tipología de clientes que tenemos, y nuestra fuerte internacionalización, prácticamente nacimos digitales y la tecnología siempre ha sido un gran activo para nuestro despacho. Eso nos ha permitido tener siempre unos procedimientos internos muy optimizados, y poder acompañar a nuestros clientes durante dicha “transformación digital”. Al igual que ellos, seguiremos evolucionando, adaptándonos y trabajando cada día para ser mejores, pero no tememos la tecnología”.

Vicente Giménez lleva 36 años ejerciendo su profesión en su propio despacho de abogado del barrio de Chamberí. Es otro asistente a este encuentro. “Cierto que la tecnología y la competitividad están convirtiendo los bufetes tradicionales de Abogados en inmensas empresas que luchan y compiten en todos los continentes  por conseguir los mejores beneficios económicos”

Para este experto jurista esta forma de ver la abogacía es preocupante “pienso que se olvidan de la humanización de los que vienen a solicitar sus servicios, pues se despersonaliza la profesión del Abogado cercano, para convertirse en “un número”, “un caso nuevo”, o “una nueva fuente de ingresos”. Por ello, estoy de acuerdo con  las declaraciones del compañero Michavilla: Amor a la profesión, seguridad jurídica y cadena de valor”.

Para Marc Gericó experto en marketing jurídico “El sector legal está viviendo una auténtica transformación y frente a la gran competencia que sufren las firmas de abogados en España en una era en la que el ‘acceso al altavoz’ ha dejado de ser una barrera de entrada, las firmas tratan de encontrar fórmulas para adaptarse y posicionarse ante lo que está por llegar. En este punto, el trending topic del momento es la tecnología o lo que se ha venido a bautizar como LegalTech”.

A su juicio “se trata de  desarrollar herramientas propias o apoyarse en la tecnología desarrollada por otros (inteligencia artificial, tecnología predictiva, revisión de documentación, reconocimiento de voz, etc.) para que los despachos sean  más eficientes –y por tanto, más rentables-“

Al mismo tiempo cree que esta cuestión “ se puede repercutir  al cliente,  con lo cual mejoraremos el margen, reduciendo la factura de nuestro cliente y siendo aún más competitivos. Por supuesto, el aprovechamiento comunicativo de estas innovaciones es un must porque, como es sabido, la mujer del César no solo debe ser honesta, sino que, además, debe parecerlo”.