PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Adolfo Prego: «Sólo deberían bloquearse las propiedades que proceden del delito a los investigados»

Adolfo Prego, uno de los abogados penalistas españoles de referencia, en una imagen tomada en la sala de reuniones de su despacho. Carlos Berbell.
|

«Hay que acabar con esto porque es un desprestigio para la justicia penal. Los jueces de instrucción no deberían bloquear todas las propiedades de los investigados, todos los vehículos, todas las cuentas porque lo que están haciendo es condenar a sus familias a la indigencia. ¿Qué debería bloquearse? Aquello que pueda proceder del delito». Son palabras de Adolfo Prego, magistrado del Tribunal Supremo hasta 2011 y ahora socio director de Adolfo Prego Abogados, y vicepresidente de la asociación Movimiento 24Dos.

«Cuando se bloquea todo lo que pertenece al investigado a la familia no le dejan practicamente nada para sobrevivir. Queda asfixiada económicamente. Los bloqueos que se llevan a cabo hoy en día van más allá de las necesidades de la Justicia. Y no suelen ser, en absoluto, equilibrados, mesurados y justos. Lamentablemente, esta es la costumbre generalizada de muchos jueces», añade Prego.

PUBLICIDAD

De acuerdo con el abogado, se han dado casos como el de bloquear la pensión de viudedad de una señora anciana porque su yerno estaba siendo investigado o el sueldo de un joven que había comenzado a trabajar, porque su padre estaba en prisión preventiva como imputado.

PUBLICIDAD

«Con esa medida no dejan que la familia ingrese un euro. Al final, el investigado tiene que pedir al juez y al fiscal que liberen una cantidad para poder comer. 500 o 600 euros al mes. ¿A cambio de qué?», se pregunta. Y deja la respuesta en suspenso.

«Esto es, de hecho, la muerte civil. La indigencia», afirma.

PUBLICIDAD

CASO ZAPLANA

Aunque el abogado desconoce el caso de Eduardo Zaplana, exministro de Trabajo y expresidente de la Generalitat valenciana, quien permanece en prisión preventiva sufriendo leucemia, y al que hoy el Juzgado de Instrucción 8 de Valencia, que instruye el caso Erial, ha ordenado el decomiso de su dinero en efectivo, propiedades inmobiliarias y vehículos, considera que es un buen ejemplo.

«No se puede tratar a la gente así. El señor Zaplana no es un etarra, ni un yihadista ni un capo de la droga. No es un señor que vive de eso», opina.

«Es un señor que tiene una casa que posiblemente ha comprado hace años, que ha tenido un sueldo, que tiene unos ahorros, que posiblemente compró unas acciones hace años. Nadie oculta lo que es lícito. Y esto los jueces no lo tienen en cuenta. Arramblan con todo», concluye.

PUBLICIDAD

Prego recientemente describió los males de la justicia, que a su juicio, hacen cada vez más difícil el ejercicio libre de la abogacía.

PUBLICIDAD