PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

La gran labor social del desconocido «turno de oficio»

|

Seguramente recordarán ustedes “Turno de oficio”, aquella famosa serie de televisión realizada por Antonio Mercero y protagonizada por Juan Echanove, Carmen Elías y Juan Luis Galiardo, “el Chepa”. Tuvo un gran éxito porque, como suele ocurrir, cuando las cosas se hacen bien, respondía a la más pura realidad.

El director Antonio Mercero tomó para su serie el título de un servicio que prestan diariamente muchos abogados de España, organizados por su colegio respectivo, 24 horas al día y 365 días al año. Un servicio esencial porque defiende nuestros derechos cuando tenemos problemas con la ley y no disponemos de conocimientos y dinero para pagar de nuestro bolsillo a un abogado.

PUBLICIDAD

De esta forma obtenemos la tutela judicial efectiva de jueces y tribunales, contemplada en nuestra Constitución, con plenitud de derechos y en un plano de completa igualdad.

PUBLICIDAD

Durante mucho tiempo servicio fue prestado de forma gratuita y desinteresada por los abogados, de ahí que fueran conocidos como “abogados de los pobres”. En las últimas décadas su financiación corre a cargo del Estado.

Como usuario, para acceder a él hay que demostrar que los ingresos económicos que se tienen no superan el doble del Índice Público de Renta de Efectos Múltiples, que es de 100 euros mensuales. Por encima de esa cantidad, la persona usuaria del turno de oficio tiene que pagar al abogado asignado a su caso por el Colegio de Abogados respectivo.

PUBLICIDAD

La creciente complejidad de nuestra sociedad y de sus problemas ha encontrado un reflejo en el turno de oficio que se ha adaptado de forma ejemplar a los nuevos tiempos. En esto los Colegios de Abogados han jugado un importante papel formando a los letrados de este servicio mediante cursos específicos en constitucional, jurado, menores, extranjería y violencia doméstica. Letrados que, además, deben tener una antigüedad en el ejercicio de la abogacía de un mínimo de 3 años.

Pero su actividad no se circunscribe sólo a la defensa de los acusados. Asisten a las mujeres víctimas de violencia de género antes de formular denuncia y ejercen la acusación particular de sus clientes en este tipo de procedimientos judiciales. Es un derecho que garantiza la ley integral y se inscribe dentro de los diferentes mecanismos de asistencia a las víctimas. Si tienen medios que superan el IPREM citado deben pagar al abogado.

Los letrados del “turno de oficio” ejercen este mismo papel en lo que a las víctimas del terrorismo se refiere.

PUBLICIDAD

De la misma forma, los inmigrantes que quieren entrar a España y que son retenidos en los aeropuertos, los que ya están en nuestro país pero sobre los que pende la amenaza de expulsión o aquellos que han solicitado asilo, tienen en el “turno de oficio” español una ayuda esencial para ejercer sus derechos y hacer realidad la máxima de que todos somos iguales ante la ley.

PUBLICIDAD