PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

¿Quién fue José Castán Tobeñas, el autor de «el Castán»?

José Castán Tobeñas fue el presidente del Tribunal Supremo que más tiempo ostentó esa responsabilidad: 23 años, entre 1945 y 1968.José Castán Tobeñas fue el presidente del Tribunal Supremo que más tiempo ostentó esa responsabilidad: 23 años, entre 1945 y 1968.

José Castán Tobeñas fue un jurista aragonés, autor de un manual imprescindible para los estudiantes de derecho civil durante más de 50 años. Tanto es así, que para muchas promociones de juristas, españoles e iberoamericanos, con decir «el Castán», sin necesidad de otras precisiones, ya sabían a qué se referían.

Lo que poca gente sabe es que fue depurado por los nacionales, por haber sido nombrado magistrado del Tribunal Supremo por la República. Y rehabilitado, después, llegando a ser presidente de ese mismo tribunal durante 23 años ininterrumpidos.

Castán Tobeñas cursó los estudios de derecho en la Universidad de Zaragoza. Un año después de licenciarse, en 1912, obtuvo el doctorado en la Universidad de Madrid con la tesis La crisis del matrimonio.

En 1918 accedió por oposición a la cátedra de Derecho Civil de la Universidad de Murcia, de la que pasó a la de Barcelona y, de allí a la de Valencia. En ésta última profesó un fecundo magisterio a lo largo de trece años. Desempeñó el decanato de la Facultad y, como gran bibliófilo, reorganizó su biblioteca.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El paso de José Castán Tobeñas por el Tribunal Supremo fue largo, aunque tuvo un inciso. Fue nombrado por la República como magistrado de la Sala de lo Civil en 1933, procedente de la Universidad de Zaragoza; su último destino docente.

Durante los seis años siguientes fue un magistrado muy profesional. Hasta el punto que, declarada la guerra civil, siguió al Tribunal Supremo, primero a Valencia y más tarde a Barcelona. El Alto Tribunal tenía que estar donde estuviera el Gobierno de la nación. Su conducta, sin embargo, no perjudicó a su carrera.

No obstante, al final de la contienda se vio obligado a regresar al destino que tenía en 1933, en la Universidad de Zaragoza, como estipulaba la Ley de de 27 de agosto de 1938, dictada por el bando nacional.

Los vencedores no reconocían al Tribunal Supremo de la República y ordenaron a sus miembros que se reintegraran al destino previo al que tuvieron antes de ser nombrados magistrados, cosa que Castán cumplió.

PUBLICIDAD

Éste magistrado fue sometido a un consejo de guerra, declarado absuelto y, por lo tanto, «depurado».

Catorce meses después de acababa la contienda, el 30 de junio de 1940, regresó a su puesto de magistrado de la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo con un nuevo nombramiento, éste del nuevo régimen.

Cuatro años más tarde, en 1945, José Castán Tobeñas, sería nombrado presidente del Tribunal Supremo, cargo que no abandonaría hasta su jubilación el 11 de enero de 1968. De esa forma se convirtió en el magistrado que más años ha ocupado la presidencia del Alto Tribunal: 23 años seguidos.

PUBLICIDAD

Fue nombrado magistrado del Tribunal Supremo por la República y depurado por los nacionales que, después, lo rehabilitaron, nombrándole otra vez magistrado del alto tribunal y después presidente, responsabilidad que ostentó durante 23 años; el mandato más largo de la historia

Desde 1980, tras la aprobación de la Constitución, el presidente del Tribunal Supremo -que lo es también del Consejo General del Poder Judicial- es elegido por un periodo de cinco años, que puede prorrogarse por otros cinco.

PUBLICIDAD

Durante el tiempo en que ostentó la Presidencia, destacaron sus monográficos discursos de apertura del año judicial y su promoción de la Biblioteca del Tribunal Supremo, buscándole el sitio más adecuado para su ubicación y realizando una amplia labor de ordenación y catalogación, por lo que en la sala de lectura se colocó un busto suyo en bronce, en su memoria.

Desde 1950 presidió la Comisión General de Codificación, la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación, el Instituto de Derecho Procesal y otras corporaciones y entidades.

Aunque Castán escribió más de un centenar de trabajos de distinta factura sobre temas jurídicos y sociales, filosóficos y especialmente de derecho civil, el núcleo de su obra está en el tratado Derecho Civil español, común y foral (en diez volúmenes), del que se ha dicho con justicia que «No existe libro alguno en nuestra literatura jurídica, posiblemente tampoco en la extranjera, que se haya impuesto de modo más completo. No se encontrará posiblemente un jurista español que no estudiara derecho civil por ‘el Castán'».

PUBLICIDAD

Uno de sus biznietos, Francisco Marín Castán, ocupa hoy la presidencia de la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo, la misma de la que él formó parte.