Confilegal
Los Juzgados de lo Mercantil se especializan en propiedad industrial de cara a la nueva Ley de Patentes
Abogados, Marketing

Los Juzgados de lo Mercantil se especializan en propiedad industrial de cara a la nueva Ley de Patentes

Luis Javier Sanchez
4 enero, 2017

El Boletín Oficial del Estado (BOE) del pasado 30 de diciembre vino con sorpresa: la publicación del acuerdo del Consejo General del Poder Judicial por el que se designan juzgados especializados para conocer de los pleitos en materia de propiedad industrial.

El citado acuerdo de la Comisión Permanente del CGPJ, del  21 de diciembre de 2016, estableció atribuir en exclusiva el conocimiento de los asuntos civiles a los siguientes juzgados:

PUBLICIDAD

La medida será aplicada con la entrada en vigor de la nueva Ley de Patentes en abril del 2017 y pretende concentrar en determinados juzgados la práctica de los pleitos en patentes en determinadas comunidades autónomas. Expertos como Javier Fernández-Lasquetty, socio de Elzaburu y Antonio Selas, socio de Cremades & Calvo Sotelo hacen una primera valoración de este tema.

En opinión de Fernández-Lasquetty “la tendencia ya la advirtió este pasado año Vicente Magro, que aún en esas fechas era presidente de la Audiencia Provincial de Alicante, en las últimas jornadas de marca comunitaria, donde habló de la necesidad de especializar los juzgados mercantiles en asuntos tan específicos como son las patentes y marcas. En Barcelona ya estaban con la especialización hace algún tiempo”, comenta.

Javier Fernández-Lasquetty, socio de Elzaburu.

Según las previsiones publicadas en el BOE, además de Barcelona donde habrá tres juzgados de lo mercantil que entiendan de patentes y diseño industrial, habrá otros tres que se ocupen de los asuntos de marca. Lo mismo pasa en Madrid en tres juzgados mercantiles y en la Comunidad Valenciana, con un juzgado para patentes y otros dos que tratarán temas de marcas y diseño industrial “Ahora desde el mes de abril le llegarán asuntos de esa naturaleza junto con otros más mercantiles”, indica.

El desarrollo de las patentes en nuestro país hizo que este movimiento se iniciara en Barcelona para tratar este tipo de pleitos. “Un acuerdo de la Junta de Jueces de esa ciudad propició que se destinasen algunos juzgados a estos temas. Los resultados son buenos, de hecho incluso entre los propios magistrados han comentado los casos. Así se producía una mayor homogeneidad en los criterios procesales y admisión de pruebas, entre otras cuestiones”.

Los juicios de patentes son complejos al tener un componente técnico importante “si hay una infracción con varios demandados, es lógico que cada uno aparezca allí con un perito, lo que complica la resolución del asunto. Asuntos como la puesta en marcha de medidas cautelares son complejas y en algún asunto la decisión ha durado dos días”, subraya el socio de Elzaburu. Son procedimientos que pueden rondar el año de duración de coste elevado por tener que contar con abogados expertos y peritos con informes detallados del asunto.

PUBLICIDAD

A su juicio la medida es oportuna y recuerda que en Granada el exmagistrado Blas González, ahora en el mundo de la abogacía, con su despacho concursal propio, también llevó la especialización de algunos juzgados mercantiles en estos temas “el 90 por ciento de los asuntos que llegan son de posible infracción de patentes y escasas de nulidad sobre este tema. Sectores como el farmacéutico o las patentes con componente tecnológico son actividades sujetas a pleito en diferentes ocasiones”.

La especialización de los juzgados ofrece una mejor tutela judicial efectiva

Antonio Selas es socio de Cremades & Calvo Sotelo y responsable del área de Propiedad Industrial de este despacho, que desde el 2010, fecha en la que se incorporó a esta firma, puso en marcha con su equipo de trabajo “La valoración de esta medida es positiva. Es una forma de cumplir el principio de tutela judicial efectiva”. A su juicio lo que se está haciendo a nivel nacional es “trasladar una práctica que se inició en Barcelona en su Audiencia Provincial, donde su sección 15 se especializó en Derecho de Sociedades; Mercantil y Propiedad Industrial.”.

Los éxitos de esta entidad, en aquel momento presidida por José Ramón Ferrándiz, más tarde magistrado del Tribunal Supremo, “se trasladaron a varios juzgados mercantiles de esta ciudad. Estos juzgados se repartieron los temas de patentes, marcas y competencia desleal. Al mismo tiempo se especializó la Audiencia Provincial de Madrid, cuya sección 28 incluye Derecho Mercantil incluyendo propiedad industrial”, comenta Antonio Selas.

Antonio Selas, socio de Cremades & Calvo Sotelo.

Con esta medida cree Selas que los magistrados se irán especializando en este tipo de materias por el volumen de asuntos que han llevado. “Al final todo redunda en una mayor calidad técnica de los procedimientos y entender incluso la parte técnica de los procedimientos de patentes que no es sencilla de entender”, aclara. En este tipo de asuntos el conocimiento del magistrado de la cuestión a nivel normativo es complementado por los informes periciales “de esta forma hemos visto que los magistrados de los juzgados mercantiles de Barcelona han adquirido conocimientos en materia farmacéutica”.

El director del área de Propiedad Industrial de Cremades & Calvo Sotelo coincide con Fernández-Lasquetty de que “no hablamos de pleitos sencillos. En España los litigios se centran en la llamada patente mecánica, en los últimos años la litigiosidad se ha trasladado a     la industria farmacéutica. Los propios magistrados se ponen al dia con el propio procedimiento y estudiando la documentación que aportan las partes e informes periciales. Luego ante la repetición de asuntos similares en las vistas se van especializando”.

PUBLICIDAD

A Selas le preguntamos qué lugar debe tener el arbitraje y la mediación en estos asuntos de patentes y propiedad industrial “Lo deseable sería utilizar un método extrajudicial y evitar los pleitos, pero soy escéptico en el uso de estas prácticas en esta materia. La tradición jurídica del país así lo indica y a las partes no les suele interesar acudir a estas vías, sobre todo si una de ellas sabe que puede ganar y otra que tiene visos de perder”. Un pleito de patentes puede durar un mínimo de un año, nos señala.

Luis Javier Sanchez

Luis Javier Sanchez

Periodista jurídico, comunicador y consultor de comunicación.

@luisjasanchez


Leave a Reply

Be the First to Comment!

avatar
wpDiscuz