PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

¿Por qué el derecho a la desconexión digital de los trabajadores no avanza en España?

|

El pasado mes de julio AXA Seguros puso en marcha la iniciativa de incluir el derecho a la desconexión digital en su convenio colectivo. De esta manera los profesionales de esta empresa estaban eximidos de contestar cualquier comunicación del trabajo. Sin embargo siete meses después poco ha calado esta iniciativa entre nuestras empresas. El dilema está en si debe haber un cambio legislativo o que las empresas mediante negociación colectiva incorporen este nuevo derecho a los futuros acuerdos.

Precisamente, la  opción de remitirlo a la negociación colectiva fue la escogida por Francia, que estableció desde el  1 de enero del 2017, en las empresas de más de 50 empleados, debería negociarse este derecho con la representación laboral. En aquel país, las empresas de ese tamaño negocian con sus trabajadores ese derecho a la desconexión digital. Eso ha hecho que algunas de ellas han pactado el no uso de esos dispositivos digitales en determinadas horas.

Desde el Ministerio de Empleo poco se ha sabido más de este tema. Poco antes que de entrase  la medida en funcionamiento en el país vecino , la Ministra de Empleo, Fátima Báñez comentaba en la Comisión de Empleo del Congreso de la necesidad de  un pacto político y social para que la jornada laboral acabe a las seis de la tarde. La economía se recuperaba y había que pensar en otras cosas.

Sin embargo, en esa comparecencia ofreció pocos detalles sobre cómo reestructurar la jornada horaria para tener ese nuevo horario, aunque si dejó caer que igual había llegado el momento de que   empresas grandes y asociaciones empresariales y sindicales pero hasta la fecha poco movimiento ha habido en esta dirección. La falta de mayorías en el Parlamento es una de las causas del freno de muchas iniciativas como ésta.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Las empresas deberían ser valientes y buscar soluciones razonables

Martin Godino es el socio director de Sagardoy Abogados. Observa como muchos expertos la pasividad de agentes sociales y administración en la implantación del derecho a la desconexión digital. “En nuestro país tenemos la tendencia de fiarlo todo a la Administración en su papel de legislador. Y en una legislatura como ésta, con escasas mayorías parlamentarias, es difícilmente esperable que avance realmente Al mismo tiempo empresarios y sindicatos parece que no lo tienen en la agenda”.

En su opinión, el avance de este tema que ya en Francia se está extendiendo en las empresas mayores de 50 trabajadores “ Debe ser en acuerdos de negociación colectiva, incluso en el acuerdo que se está negociando en estos momentos entre patronal y sindicatos para respaldar el diálogo social, donde podría tener desarrollo. Creo que ante la falta de sintonía política la negociación colectiva debería hacer más”.

Para Godino, el tema de la desconexión digital “es imparable y habrá que abordar en el futuro antes de que los tribunales por cualquier problema o accidente de algún trabajador lo hagan”. Desde su punto de vista, la Ley francesa lo que hace es abrir la puerta a la negociación colectiva. “ Creo que podría ser exportable a nuestro país.  Está bien hecha y es poco intervencionista. Pero habrá que adaptarla a cada sector y empresa y puesto de trabajo. Una normativa común como la que se quiere implantar como la de registro de la jornada laboral será difícil en este tema”.

PUBLICIDAD
Muchos expertos la pasividad de agentes sociales y administración en la implantación del derecho a la desconexión digital.

Desde su perspectiva “aunque el derecho a la desconexión digital incide sobre todo en los trabajadores, en su descanso y conciliación, las empresas deberían ser valientes y empezar a regular esta cuestión de forma progresiva. Se trata de buscar soluciones razonables y consensuadas. Es bueno establecer limitaciones a las comunicaciones empresariales habrá que ver cómo se desarrolla”. Pero de momento, el debate laboral en el país se centra en la  reforma de la contratación, interinos o control de jornada laboral, por encima de cualquier otro tema.

Es bueno establecer limitaciones a las comunicaciones empresariales. De alguna forma el derecho a la desconexión entronca con el derecho a la salud del profesional

Para Godino, “uno de los temas de debate sobre esta cuestión es dónde está la separación entre el tiempo de trabajo y la vida personal del trabajador. En muchos sectores, sobre todo relacionados con profesiones liberales no es sencillo encontrar esta separación”.  Sin embargo, cree que hay que pensar en alguna limitación, aunque prefiere que empresas a nivel particular o negociación colectiva lo hagan de forma propia a medio plazo.

PUBLICIDAD

A su juicio “no es tanto como se cumplan los tiempos de trabajo que marca la ley o los convenios colectivos como hacer un hueco a  esta nueva realidad que las empresas tendrán que abordar en el futuro de manera irremediable. El derecho a la desconexión digital protege el descanso de los profesionales y enlaza ahí con el derecho a la salud, no lo olvidemos. El recibir una comunicación fuera del tiempo de trabajo puede generarnos malestar y ya condiciona nuestro tiempo de descanso, contestemos o no, al mismo”.

PUBLICIDAD

Desconexión digital no está en la agenda

Para Eduardo Rojo, Catedrático de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social en la  Universidad Autónoma de Barcelona, que gestiona http://www.eduardorojotorrecilla.es/  uno de los blogs más seguidos del Derecho laboral , la falta de noticias de la desconexión digital “ sobre todo es debido a que no forma parte del debate a nivel de negociación colectiva. En un país tan interconectado como el nuestro es curioso que no se tome en cuenta este asunto aún”.

En España se habla sobre todo de la jornada y de las horas extraordinarias y el llamado control de jornada “ y parece que lo demás queda diluido. Nuestro interlocutor recuerda que la ley francesa “ fue el camino para que las empresas de más de cincuenta trabajadores negociaran con sus trabajadores y, en caso de no haber acuerdo, establecer unas normas sobre esta cuestión”.

Desde esta perspectiva este experto en derecho laboral cree que la aprobación de una ley en España “debería ser muy abierta para que en la negociación colectiva se pudiera impulsar estas medidas de desconexión digital”. En su opinión el tiempo de vida y de trabajo está ahora más difuminado que nunca”. Es difícil llevar a la práctica eso de señalar de forma radical que hay que cortar a una hora concreta”, destaca.

Eduardo Rojo: “el mundo del trabajo te obliga a ser muy competitivo y no será sencillo dicha regulación de esa desconexión digital”.

Rojo es de los que opina que “si realmente se cumpliera la normativa de tiempo de trabajo en España, sobre todo en jornada ordinaria, que viene regulada por el artículo 34 del Estatuto de los Trabajadores, seguramente el debate de la desconexión tendría menos importancia. Habría una separación entre las dos esferas”. Para este jurista es importante que se aborde este debate, “si no  por la vía de los hechos se producirán conflictos laborales que muy posiblemente acaben en los tribunales”, indica.

PUBLICIDAD

El mundo del trabajo te obliga a ser muy competitivo y no será sencillo dicha regulación de esa desconexión digital

En su exposición imagina un accidente de trabajo de un profesional que va consultando el móvil por la calle “consulta el correo de la empresa y tiene un accidente. Parece que puede ser un accidente laboral, pero no es tan sencillo habría que ver que estaba respondiendo y en qué momento lo hacía”. Rojo advierte que “el mundo del trabajo te obliga a ser muy competitivo y no será sencillo dicha regulación de esa desconexión digital”.

Nuestro interlocutor cree por tanto que “regulando bien la jornada y pactando bolsas de trabajo de horas en un uso irregular, seguramente iría el debate por otros derroteros”. Y cita el estudio que presentaron Mari Luz Rodríguez y Daniel Perez del Prado en COTEC donde se explicaba que estos trabajadores reclamaban una  separación de la vida laboral de la personal  en este tipo de empresas”.

Negociación colectiva es la clave de implantar este nuevo derecho

Carlos de la Torre es socio Of Counsel de Baker Mckenzie y vicepresidente de la Asociación de Directores Laborales (AdiRelab)  reconoce el papel que la ley conocida como Loi Travail o Loi El Khomri el país galo  de cara a impulsar esta medida en empresas de más de cincuenta trabajadores. “Se trataba de respetar el tiempo de descanso y vacaciones y también los propios derechos de conciliación familiar al cumplirse los horarios laborales”.

En España el fenómeno no avanza por dos razones según este jurista “en primer lugar, ya existen líneas rojas que las empresas no deben vulnerar en cuanto a tiempos máximos de trabajo y tiempos míninos de descanso. La normativa en España habla de 40 horas semanales, 30 días de vacaciones, el tope de jornada de nueve horas aunque por convenio colectivo se puede ampliar. Y el descanso entre jornada de 12 horas”.

Los sindicatos no están exigiendo este nuevo derecho en la negociación colectiva. Se habla sobre todo de salarios y jornada y todo lo demás es muy periférico

Para este jurista “la normativa de tiempo de trabajo es muy completa y además está abierta a las cláusulas de los convenios colectivos. Y en segundo lugar, otra razón de este freno en su desarrollo, tiene que ver con que la normativa española que protege los derechos de conciliación es intensa aunque siempre hubo polémica sobre la concreción de los mismos por los trabajadores”.

Junto a estas barreras De la Torre ve otro elemento “éste es de índole cultural y tiene que ver con el uso de los móviles y ordenadores personales fuera del ámbito laboral, sobre todo a actividades relacionadas con los servicios profesionales. Eso crea reticencia en relación a que progrese este derecho a la desconexión digital”. Al mismo tiempo cree que los sindicatos no están exigiendo este nuevo derecho en la negociación colectiva. “Se habla sobre todo de salarios y jornada y todo lo demás es muy periférico”.

Nuestro interlocutor nos recuerda que hay en diferentes mercados laborales europeos una corriente muy fuerte de reducir el tiempo de trabajo. “Se entiende que si trabajas menos horas eres más productivo. El presentismo  y las jornadas de trabajo son malas para el trabajador que le privan para tiempo de sus otras vidas, personal y de ocio.  Y para la empresa porque no es productivo tener este sistema”.  En este contexto reclama un uso más inteligente de los dispositivos móviles en el trabajo. “La desconexión no es uniforme. Un directivo tendrá un modelo diferente al de un trabajador de su empresa, eso es lógico”; subraya.

A su juicio “unas relaciones modernas y equilibradas laborales deben de promocionar al máximo la negociación colectiva. Sin embargo hay algunos muros que no son fáciles de romper, por eso a veces es necesario que se incentive este tipo de medidas como la de la desconexión laboral con alguna reforma legislativa como marco amplio”.  A su juicio la citada ley francesa “ vinculada a un pacto de conciliación es exportable a España”.