La abogada del Estado Macarena Olona III Premio Hay Derecho; el educador y terapeuta Faustino García Zapico, Accésit

Ignacio Goma, Faustino García Zapico, Macarena Olona, Elisa de la Nuez, Vicente J. Montes, Helen Darbishire, y Jesús Lizcano. Carlos Berbell/Confilegal.
|

La abogada del Estado (en servicios especiales) Macarena Olona y el educador y terapeuta, Faustino García Zapico, recibieron el III Premio de la Fundación Hay Derecho y el Accésit, respectivamente, durante la gala que tuvo lugar ayer en el Hotel Serrano de Madrid y que fue dirigida por Javier Gomá, que hizo un brillantísimo -y trabajado- discurso previo sobre porqué los premios son importantes.

“Todo premio apremia a todos a repetir el ejemplo del premiado”, afirmó de modo certero.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

“Se premia por méritos del pasado, que algunos han demostrado, pero se apremia a todos para imitar la conducta del que recibe el galardón. Por lo primero, el premio, damos la enhorabuena. Por lo segundo, el apremio, hacemos un examen de conciencia. Desde una perspectiva moral e individual, lo más importante no es que te den un premio. Hay algo todavía más importante: ser digno de que te lo den”, añadió.

Sobre los dos premiados dijo que ambos son personas ejemplares y dotadas de un clarísimo atractivo, transformador, capaz de superar rutinas, resistencias, inercias que tantas veces se oponen al compromiso con la decencia, con la honestidad y el bien común. Ofrecen un modelo de comportamiento que si fuera generalizado, socialmente, harían progresar moralmente a España y harían de ella un país más digno y más decente.

A Javier Gomá, escritor y ensayista, le correspondió la conducción de la entrega de premios. Carlos Berbell/Confilegal.
Plano general del acto, con Gomá en plena intervención. Carlos Berbell/Confilegal.

MACARENA OLONA, LA PREMIADA

La premiada, Macarena Olona, abogada del Estado desde 2009, ha sido galardonada por su encomiable labor en defensa del Estado de Derecho en el País Vasco y, en especial, por su lucha contra la corrupción en un ámbito tan opaco como los Puertos del Estado, a pesar de un enorme coste personal.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

En septiembre de 2013 fue designada asesora y miembro del Consejo de Administración de la Autoridad portuaria de Pasajes, Vizcaya. Al advertir sobrecostes no justificados en la construcción de la lonja de pescados del puerto, en abril de 2016 informó de las irregularidades al Ministerio Fiscal que, un mes después, presentó denuncia por 6 supuestos delitos relacionados con prácticas en apariencia corruptas

La comunicación a la Fiscalía se realizó en contra del criterio expresado por el Consejo de Administración, y tras denunciar Macarena que se estaba limitando su acceso a información relevante sobre las supuestas irregularidades en la construcción de la lonja, cuyo sobrecoste alcanzaba los 5 millones de euros.

En junio de 2017 Olona fue designada secretaria general y del Consejo de Administración de Mercasa, puesto que ostenta actualmente mientras la Audiencia  Nacional esclarece estos graves hechos.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Macarena Olona en plena intervención tras recibir su premio. Carlos Berbell/Confilegal.
La premiada, vista desde la mesa de amigas y amigos -entre las que se encontraba su madre-, que grabaron su intervención. Carlos Berbell/Confilegal.

“Les puedo asegurar que en mi historia hay muchas miserias, pero es una noche de alegría. Con lo cual les evitaré los detalles escabrosos”, arrancó Olona. “Desde que yo aprobé, en el año 2009, tuve muy claro que mi sueldo lo pagaban los ciudadanos. Esa es la consigna que ha movido mi vida desde ese momento”.

“El año pasado tuve el privilegio de acompañarles en la II edición de los premios de la Fundación Hay Derecho y de las distintas intervenciones me quedé, especialmente, con unas palabras que pronunció la secretaria general [Elisa de la Nuez] cuando indicó que había que luchar mucho para conseguir que las personas que combaten las actuaciones irregulares en el seno de la Administración Pública, específicamente sobre la corrupción, no se vean obligados, involuntariamente a convertirse en héroes por el coste personal que le produce esa actuación”, explicó la premiada

“Y me marcó una de las premiadas también. Yo le pregunté a su madre, que, como mi madre había pasado por situaciones muy parecidas, si pudiese dar marcha atrás, ¿qué le diría a su hija? La respuesta de esa madre fue clara y contundente. Sin un atisbo de duda: denunciar”, reveló.

Yo actué como abogada del Estado, porque la ley dice que tiene que haber un abogado del Estado en los consejos de administración de las autoridades portuarias. Está claro que mi misión allí era velar por el cumplimiento de la legalidad. Ante determinadas prácticas irregulares, era evidente, y les aseguro que no tengo ningún mérito porque nunca consideré que había otra opción”, continuó.

“Desde el momento que había indicios de prácticas que podían constituir delito no había otra solución más que acudir al que tiene que investigar, el ministerio fiscal. Lo que no cabía plegarse a intereses particulares que no son acordes con el interés general. Lo de menos es que se obtenga una condena. Nuestra obligación es agotar todas las investigaciones necesarias para asegurar que hasta el último euro público ha sido bien invertido”, remachó.

FAUSTINO GARCÍA ZAPICO, EL ACCÉSIT

Faustino García Zapico, por su parte, recibió el Accesit en reconocimiento por su trabajo al frente de la Unidad Terapeútica y Educativa (UTE) de la cárcel de Villabona-Asturias. Él y su equipo han desarrollado un modelo de éxito en prisión, orientado a la rehabilitación y reinserción social de los internos afectados por graves adicciones y poli-toxicomanías. Su modelo, con el que llevan trabajando 25 años, es una referencia en el conjunto del sistema penitenciario español.

García Zapico agradeciendo el premio; durante su intervención reveló que la administración penitenciaria del PP había tratado de laminar el trabajo realizado con los presos. Carlos Berbell/Confilegal.
García Zapico, que hizo una referencia especial a José Ignacio Prendes, vicepresidente primero del Congreso de los Diputados por Ciudadanos, por su ayuda en el pasado, cuando ejercía de abogado en Asturias; Prendes asistió especialmente por él. Carlos Berbell/Confilegal.
García Zapico hizo una apasionada defensa de los avances conseguidos con la UTE en las prisiones. Carlos Berbell/Confilegal.

“Es posible otra prisión. ¿Y cómo se logra esto? Desde el encuentro y compromiso de las personas internas y los profesionales. Conseguimos una prisión alternativa y la replicamos en 16 prisiones de España. La prisión de Asturias se convirtió en un yacimiento de investigación para las universidades más importantes de España. Quedó demostrado que el modelo funcionaba, que era posible hablar de reinserción en el sistema penitenciario español”, dijo García Zapico en su turno de agradecimientos.

“Los datos obtenidos de nuestra experiencia demuestran que se rebaja la reincidencia a un 16 por ciento, cuando la media en Europa está en un 65 por ciento y en España entre un 50-55 por ciento. Si hablamos del colectivo de los drogodependientes lo situamos en España y en el resto de Europa en un 70 por ciento. Hemos logrado demostrar que otra prisión era posible y que el artículo 25 de la Constitución se puede aplicar si se cambia de modelo”, añadió.

“Pero resulta que llega, en 2012 [con la victoria del PP], la nueva administración penitenciaria y entra a saco a cargarse este modelo porque lo que ellos querían era convertirlo en un simple programa terapéutico. Y han arrasado desde hace 6 años. Habíamos superado la prisión como espacio de delincuencia y la habíamos transformado en un espacio educativo. Estábamos trabajando con 500 internos alejados de la droga y en proceso personales de cambio. Se lo han cargado. Os llamo a que os suméis a esta lucha. Porque otra prisión es posible y lo hemos demostrado”, concluyó.

5 FINALISTAS DE 19 ASPIRANTES

La gala, que estuvo precedida por una cena a la que asistieron 140 personas, tuvo un avance de la mano de Elisa de la Nuez, secretaria general de la Fundación Hay Derecho, una institución sin ánimo de lucro que promueve la regeneración institucional, la lucha contra la corrupción y la defensa del Estado de Derecho. Tres banderas que inspiran a sus galardones.

De la Nuez recordó que habían sido 19 los candidatos y que, tras una primera fase de selección, habían quedado 5 finalistas: David Bravo, abogado especializado en derecho informático, libertad de expresión y propiedad intelectual; la premiada Macarena Olona; Joaquín Contreras, quien encabezó la movilización social por el soterramiento de las vías del tren que dividen la ciudad de Murcia en dos; el también premiado Faustino García Zapico y la Fundación Española del Debate Jurídico Universitario.

“Todos ellos, de una forma u otra, han intentado, con mucho esfuerzo personal y profesional, hacer un poco mejor el mundo en el que vivimos. Algo que parece tan sencillo, sobre el papel, no es nada fácil en la práctica. Y menos en una sociedad en la que parece que se han olvidado valores básicos del compromiso, la responsabilidad, la tolerancia o la solidaridad, por mencionar algunos de los que han demostrado nuestros candidatos”, dijo.

Elisa de la Nuez al comienzo de la gala, durante su intervención. Carlos Berbell/Confilegal.

“No es sencillo enfrentarse con la hostilidad o con la indiferencia de las organizaciones en las que se trabaja o de los conciudadanos a los que se quiere prestar un servicio. Pero todavía más complicado es enfrentarse con la incomprensión de los jefes y, lo que duele más, con los compañeros, incluso con familiares y amigos más cercanos, que muchas veces, desde el cariño, recomiendan dejarlo y no meterse en líos, porque, al fin y al cabo, no sirve de nada”, prosiguió.

“Debemos decir alto y claro que esto no es verdad. ¡Claro que sirve! Y mucho. Cuando alguien nos pregunta, en derecho, cómo es posible que se produzcan determinadas injusticias y personas que no son honestas gocen de éxito y de reconocimiento. Que los poderosos parecen estar por encima de la ley, o que el derecho no protege a las personas que lo necesitan, nunca debemos olvidar que callarse, mirar para otro lado o tolerar una actitud incorrecta, ilegal, poco ética, o, simplemente una injusticia, nos convierte un poco en cómplices, aunque nos cueste reconocerlo. Como decía Desmond Tutu, ‘cuando alguien es neutral en situaciones de injusticia ha vencido el lado del opresor'”, siguió avanzando.

“Los candidatos de esta noche nos han dado un ejemplo que rompe con el mantra de que ‘esto siempre se ha hecho así’ o ‘esto no hay quien lo arregle’. Por eso hoy tienen nuestro reconocimiento y admiración”, concluyó.

Cerró el acto Fernando Gomá, presidente de la Fundación Hay Derecho, en la misma línea de claridad ética y moral que Javier Gomá y Elisa de la Nuez.