PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Hay que potenciar la coordinación entre la revolución digital y el empleo de cara al 2050

Según el informe  50 estrategias para 2050. El trabajo y la revolución digital en EspañaPonencia de Ibon Zugasti. CEO de Prospektiker, nodo en España de la iniciativa global del Proyecto Millennium, sobre la relación entre la tecnología y el empleo en un escenario global.
|

Tecnología y empleo deben ir unidos en los próximos años.  El informe  50 estrategias para 2050. El trabajo y la revolución digital en España, elaborado conjuntamente por Fundación Telefónica y Prospektiker, el nodo español del Proyecto Millennium, presentado esta semana en Madrid, invita a que tanto nuestro Parlamento Español, como el propio Ministerio de Empleo  y los principales interlocutores del mercado laboral coordinen las relaciones entre el futuro del trabajo y las tecnologías.

En dicho informe se reclama una hoja de ruta de España para orientarse hacia el escenario deseable del futuro del trabajo y tecnología a 2050. Organización de una conferencia anual de debate con personal experto sobre el futuro del trabajo y la tecnología. En este escenario de cambio la idea es más formación para el empleo en competencias y valores de futuro deberá asentarse en nuestro país antes del 2050  es la principal conclusión.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Este documento quiere ser una ayuda para optimizar las posibilidades de nuestro país en los ámbitos de la educación, la ciencia y la tecnología, el trabajo y la empresa, la sociedad, la cultura y la gobernanza. Los expertos señalan, entre otros retos, la necesidad de una formación para el empleo en competencias y valores de futuro o la mejora de las condiciones y recursos para el emprendimiento y el autoempleo.

La presentación de estos resultados tuvo lugar  en el Espacio Fundación Telefónica y contó  con el director general de Fundación Telefónica, José María Sanz Magallón y se estructuro en una mesa redonda y una ponencia marco.  En la primera  intervinieron Adolfo Castilla. Presidente del Capítulo Español de la World Future Society y miembro del Proyecto LINK de Predicción Económica Internacional de las Naciones Unidas.

Junto a él, Inmaculada Ballesteros, directora del Observatorio de Cultura y Comunicación de la Fundación Alternativas; Juan Jiménez Morillas, director de Proyectos de Prospectiva Tecnológica e Industrial en OPTI y Carmen Simón, científica del CSIC y fundadora de la Asociación ‘Apadrina la Ciencia’, de fomento de las vocaciones.

PUBLICIDAD

Con posterioridad tuvo lugar otra ponencia más centrada en las relaciones entre empleo y tecnología que estuvo a cargo de Ibon Zugasti, CEO de Prospektiker, nodo en España de la iniciativa global del Proyecto Millennium, donde insistió en la formación continúa como elemento clave para que el profesional se pueda adaptar a los cambios tecnológicos

En este informe se señala que  se hace necesario incorporar a la empresa española modelos de mayor corresponsabilidad, una reflexión sobre el Estado del bienestar y el modelo de protección social y fiscal, un mayor apoyo a sectores estratégicos vinculados a la digitalización, y un mayor impulso de valores como la inclusión, la equidad y la igualdad de oportunidades

PUBLICIDAD

El estudio también destaca que la revolución digital se presenta en las próximas décadas bajo el signo de la incertidumbre y la aceleración de cambios, pero también de oportunidades casi ilimitadas en la gestión de la información y el conocimiento.

PUBLICIDAD

Recomendaciones estratégicas hasta 2050

El grupo de expertos que ha participado en el estudio ha dividido las recomendaciones según las cinco áreas de trabajo en educación y aprendizaje, ciencia y tecnología, empresa y trabajo, sociedad y cultura y gobierno y políticas públicas.

Entre las estrategias generales sugieren los autores del informe, hay cinco de mayor impacto y viabilidad como generalizar la educación digital e integrar las TIC en la docencia, desarrollar un programa de implantación nacional en ciencia y tecnología, extender los sistemas de apoyo al autoempleo y el emprendimiento y fomentar los ecosistemas conectados, redefinir los valores éticos de las organizaciones y las personas, y convertir la estrategia nacional sobre tecnología en una política de Estado, al margen del debate partidista, entre otras.

La publicación, en la que han participado más de 300 expertos de 50 países, plantea estas 50 estrategias con la mirada puesta en el año 2050, para que España pueda superar las dificultades y aprovechar las oportunidades ligadas a las profundas transformaciones que se van a producir. En este sentido destaca como principal desafío antes de 2050 la mayor implicación y compromiso de la empresa en la educación y un aumento de sinergias entre el mundo educativo y el laboral.

Cambios profundos educativos para los nuevos empleos

En el ámbito de la educación y el aprendizaje, las estrategias de acción enfatizan la importancia de la flexibilidad del sistema educativo, y su capacidad para asumir un enfoque multidisciplinar y disruptivo que valore más la adquisición de conocimientos, habilidades o competencias que el logro de la titulación. Asimismo, el estudio propone el refuerzo de las competencias STEM en todos los programas educativos.

PUBLICIDAD

En el apartado de ciencia y tecnología, se propone la definición de una estrategia nacional, con contenidos tecnológicos propios relacionados con las singularidades y fortalezas de nuestro país. También se subraya la importancia de humanizar los entornos organizacionales y tecnológicos como palanca para una cuarta revolución industrial, y una apuesta clara por la ciberseguridad como sector estratégico.

En lo relacionado con el trabajo y el mundo empresarial, las propuestas inciden en un mayor apoyo al autoempleo y al emprendimiento; el impulso a políticas y esquemas de aprendizaje permanente, la importancia de las políticas de RSC en las empresas a nivel interno y externo, y la necesidad de modificar los modelos actuales de prestación social hacia esquemas de “flexiseguridad”.

Respecto a sociedad y cultura, las estrategias apuestan por la garantía de igualdad efectiva entre hombres y mujeres en todos los órdenes de la vida. Se propone el establecimiento de una renta básica como derecho fundamental, así como el avance hacia una sociedad más digital, en la que los ciudadanos cuenten con las competencias fundamentales para no ser excluidos de los beneficios del progreso.

Finalmente, en el ámbito de gobierno y políticas, el informe aconseja prestar especial atención a la capacidad de intervención gubernamental en las estrategias de regulación y control de las tecnologías de Inteligencia Artificial (IA)

Retos de futuro

En cuanto a los retos de futuro, los expertos de este estudio señalan la necesidad de articular espacios de encuentro sobre el futuro del trabajo. Junto a ello habría que  favorecer la transición entre el mundo educativo y laboral e impulsar la formación para el empleo en competencias y valores de futuro. Otro hito a tener en cuenta sería el realizar  un seguimiento continuo del mercado de trabajo en cuanto a tendencias y tecnologías.

Junto a ellos se insiste en el fomento de la transparencia, evaluación y comunicación. Establecer la coordinación en red y transversalidad en empleo, industria y educación. Al mismo tiempo se cree que sería bueno el mejorar las condiciones y recursos para el emprendimiento y el autoempleo. Impulsar el diálogo social para unas nuevas relaciones laborales e  incorporar a la empresa española modelos de mayor corresponsabilidad.

Otra cuestión que se plantea en este amplio estudio tiene que ver con  la necesidad de reflexionar sobre el Estado del bienestar y el modelo de protección social y fiscal. Y al mismo tiempo  apoyar  a sectores estratégicos vinculados a la digitalización. También se reclama que se refuerce los valores de inclusión, equidad e igualdad de oportunidades.