PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El magistrado Francisco Serrano pide la excedencia y deja la judicatura tras regresar por un mes y 8 días

Francisco Serrano en la sala de vistas de su Juzgado de Badalona, donde tiene su destino hasta el próximo 31 de mayo.
|

El magistrado Francisco Serrano, de 53 años, destinado en la actualidad en el Juzgado de Primera Instancia 7 de Badalona, especializado en Familia, abandonará la judicatura el próximo 31 de mayo después de haber pasado 38 días ejerciendo la jurisdicción.

«Me voy yo. Porque quiero. Por mi propia voluntad. Con melancolía, eso sí, porque me gusta ser juez, porque me gusta ayudar a solucionar los conflictos de los ciudadanos, de haber hecho sentencias. Pero mi vida está en Sevilla. A mil kilómetros de distancia de aquí, donde tengo mi familia y mi bufete, Despacho Serrano Abogados», explicó Serrano a Confilegal.

PUBLICIDAD

Previamente había colgado un tuit en su cuenta de Twitter en el que decía «Ahora cuelgo mi toga de Magistrado con todos los honores, hasta que llegue el momento en que retorne en un momento de mi vida que resulte más apropiado. Cuelgo la toga con nostalgia pero sin dolor ni amargura. Me voy por mi propia voluntad y paso a ser Magistrado excedente».

PUBLICIDAD

Serrano tuvo que ser rehabilitado por el Consejo General del Poder Judicial después de que el Tribunal Constitucional tumbara una sentencia del Tribunal Supremo condenándole a 10 años de inhabilitación por cambiar el régimen de visitas de un menor para garantizar su salida en una procesión de Semana Santa de Sevilla.

Unos hechos que sucedieron en marzo de 2011, cuando el magistrado era titular del Juzgado de Familia 7 de Sevilla.

PUBLICIDAD

El Supremo elevó los 2 años de condena, que le había impuesto el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, que lo juzgó en primera instancia al ser aforado, por un delito de prevaricación culposa, a 10 años.

Serrano siempre fue un magistrado crítico con las políticas de igualdad de género que el gobierno socialista de entonces promovía. Llegó a publicar «La dictadura de género», un alegato contra los excesos que, desde su punto de vista, se cometían en la protección a las mujeres maltratadas frente a los hombres.

PUBLICIDAD

También atacó lo que definió como «el negocio de la violencia de género».

La anulación de la condena del Supremo no tuvo los mismos efectos en la sentencia previa del TSJA, la mencionada prevaricación culposa, por lo que no fue restituido a su destino original, en el Familia 7, y tuvo que concursar a su regreso a la judicatura. Le tocó Badalona, donde se encuentra en estos momentos.

«Todavía tiene que pronunciarse el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, sobre el delito de prevaricación culposa. Desde mi punto de vista, no lo cometí y espero que Estrasburgo me de la razón y mi expediente quede limpio, como tenía que haber estado desde el minuto uno», añade Serrano.

El magistrado aprobó la oposición a los 25 años, con una gran ilusión y vocación. Hace 7 años fue despojado de su vida.

Y tuvo que reinventarse de la forma más dura posible.

PUBLICIDAD

Ahora se va por la puerta grande. Porque quiere. Así de simple. Y quiere que todo el mundo lo sepa.  Porque quiere. El CGPJ se lo comunicó el 17 de mayo pasado, con efectos a partir del 31.

 

 

 

 

 

por Carlos Berbell.

Carlos Berbell es director de Confilegal. Periodista, consultor internacional en comunicación y escritor, está especializado en el campo de la justicia, la investigación criminal y la comunicación institucional.