PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

9 trucos de los abogados a la hora de interrogar a los testigos de la contraparte

Viola Davis, que encarna a la abogada penalista Annalise Keating en la serie de televisión "How to get away with murder", que aquí se ha traducido -mal- con el título de "Cómo defender a un asesino", explica en esa serie algunos de estos recursos.
|

Entre los abogados, a la hora de interrogar a los testigos de la contraparte o a los peritos oficiales, como se suele decir, cada maestrillo tiene su librillo. También se pueden denominar trucos. O si se quiere ser más fino y profesional, recursos personales.

Son el producto de una experiencia acumulada a lo largo de los años. De la prueba y el error y también de la observación. De alguna forma, se asemejan a los magos cuando actúan ante el público, sólo que en su caso su público son los jueces.

Cada profesional los adapta a su personalidad, pero en todos los casos lo que se pretende es desacreditar al testigo o al perito ante el tribunal, en especial cuando se ejerce de abogado defensor y se procede a interrogar a la parte contraria.

Existen 9 trucos esenciales:

  1. Pronunciar mal o confundir el nombre o el apellido del testigo o perito varias veces, para ponerle nervioso. Si el interrogado no lo corrige desde el comienzo y lo permite se traduce en una pérdida de credibilidad ante el tribunal por debilidad de carácter.
  2. Malinterpretar deliberadamente el testimonio prestado en fase de instrucción para hacer que el testigo o perito le de la razón.
  3. Interrumpir al testigo o al perito cuando está contestando una pregunta haciéndole otra pregunta. Esto provoca tensión en el interpelado, que suele, en algunos casos, dar respuestas evasivas, especular o “meterse en jardines” de los que es difícil salir, hablando más de la cuenta.
  4. Pedirle que haga dos cosas a la vez, como dibujar un esquema de algo y responder a una pregunta al mismo tiempo, con el mismo fin de ponerle nervioso o confundirlo.
  5. Contradecir al testigo diciéndole que otro testigo anterior ha dicho lo contrario -y no ha sido así- para, a continuación, apremiarle a que se explique. Normalmente todo ocurre con tal rapidez que el presidente del tribunal no lo corrige.
  6. -Sobre todo en lo relativo a los peritos-. Se basa en poner en tela de juicio su experiencia o su credibilidad llamando la atención sobre algún caso anterior en el que se hubiera fracasado estrepitosamente para desacreditarlo. 
  7. Que el abogado haga una afirmación que no es una pregunta y entonces espere un segundo o dos a conocer la respuesta del testigo o perito.
  8. Utilizar palabras que el testigo o perito puede no entender con el fin de ponerle en una situación embarazosa.
  9. Decirle al testigo o perito que, “de acuerdo con la documentación que tengo aquí”, hacer que se lee un par de líneas y “arrancarse con el no es cierto que…”. Normalmente el testigo o perito cree que lo que está leyendo el abogado es un documento contrastado y se arranca a contestar, cuando el documento puede, incluso, no existir.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

por Carlos Berbell.

Carlos Berbell es director de Confilegal. Periodista, consultor internacional en comunicación y escritor, está especializado en el campo de la justicia, la investigación criminal y la comunicación institucional.
7 comentarios en “9 trucos de los abogados a la hora de interrogar a los testigos de la contraparte
  1. Cada uno de los puntos que mencionó están prohibidos en todos los procesos, son ilegales, y no son trucos, es trampa de la que no hay que aprender.

  2. Pese que son tips sacados de la ficción, me parecen interesantes, ya qué hay que conocerlo y aprender a identificarlos para saber cuándo, cómo y porqué objetar en un interrogatorio de testigos. Cómo el ejemplo número 9, preguntas capciosas, las cuáles están prohibidas al momento de interrogar en juicio, y si uno no tiene conocimiento de “lo que no se debe hacer en juicio”, la contraparte la podría usar y nosotros pasarlas por alto.

  3. Es importante aprender todos los trucos para o bien ponerlos en practica o para objetar al contrario que pretenda usarlos…

  4. Un saludo al articulista que debió de sacar esos trucos de las series americanas de abogados ínfames. Creo que debería ser un poquito más riguroso.
    Según mi opinión, los lectores deberían hacer el mínimo caso a lo aparece en este artículo pues corren el riesgo no sólo de que no se lo admitan sino de que sean reprendidos por el Juez y de que su buen nombre como abogado quede en entredicho en el fúturo, por lo menos, en el Juzgado donde han utilizado esos “maravillosos trucos” …

  5. Casi un decálogo que he visto en innumerables juicios…salvo que el presidente de la sala o el juez/a lo impida. Falta de Ética clarísimamente pero más tonto es el testigo/perito/facultativo si se deja engañar/manipular. No sé porque les impacta tanto…lo hacen la inmensa mayoría de los abogados penalistas.

Para comentar, suscríbete
Si ya eres suscriptor, Inicia sesión