PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Sarmiza Bilcescu, precursora del acceso de la mujer a la Abogacía

El 26 de agosto se cumplieron 83 años de su fallecimientoSarmiza Bilcescu fue la primera mujer doctorada en Derecho
|

“Sobre la condición legal de la madre”. Bajo este título no solo se esconde el esfuerzo y el trabajo que culminó en una tesis doctoral. El gran descubrimiento fue conocer a su autora, una mujer que ostentó el privilegio de haber sido la primera Doctora en Derecho de todo el mundo.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Ella es Sarmiza Bilcescu (1867-1935).Y el pasado domingo, 26 de agosto, se cumplió el 83 aniversario de su fallecimiento a la edad de 68 años.

De familia acomodada y liberal, llegó a Francia en 1884 con su madre y presentó la tesis con 23 años, el 12 de junio del 1890 en la Facultad de Derecho de París. Es un año donde cobra especial importancia entender el contexto histórico, la Tercera República.

Comienza a aflorar la defensa de los derechos sociales de los trabajadores y leyes sobre la educación, la laicidad o el derecho de huelga. En definitiva, se estaba forjando una importante identidad política en Francia.

PUBLICIDAD

Bilcescu ya llevaba años de enfrentarse con muchas dificultades para acceder a la Universidad, a sus aulas, y ser la primera mujer en Europa que pudo licenciarse en Derecho por la Universidad de París (1887), entendió que también era el momento de hablar de los derechos de las mujeres.

Con la defensa de su Doctorado lo puso de manifiesto, muy especialmente, en el caso de las madres. Precisamente la suya fue uno de sus grandes referentes en la reivindicación de la igualdad. Sarmiza tuvo la complicidad y el apoyo de su madre en la “batalla” por ser licenciada en Derecho.

PUBLICIDAD

El entonces decano de la Facultad, Edmond De Santerre, admitió después: “Tuvimos miedo de aceptar la solicitud de la señorita Bilcescu porque pensábamos que íbamos a tener que hacer guardia en las clases. Es más, después de haber sido aceptada, al vedel de la facultad se le dio la contraorden de no dejarla pasar. Y ella se quejó diciendo que hasta un letrero en el edificio exigía ‘libertad, igualdad, fraternidad’”.

PUBLICIDAD

Defensora de derechos fundamentales

Esta abogada de origen rumano ejerció su profesión pocos años pero no sin conseguir otro hito: ser la primera mujer abogada en su país tras ser admitida en la asociación de abogados del distrito de Ilfov, cerca de Bucarest.

No obstante, su “abandono” del ejercicio profesional fue para, de vuelta en Rumanía, seguir defendiendo otros derechos fundamentales. Desde su militancia feminista se dedicó a difundir y defender el derecho al acceso a la educación, promoviendo becas para los niños sobre todo del ámbito rural.

Se llevaba toda la influencia de personajes como Louis Frank (1864-1917), también doctor en derecho y abogado, autor de La femme-avocat. Exposé historique et critique de la question y Essai sur la condition politique de la femme, libro primordial para el nacimientos del feminismo en Bélgica.

Asimismo, Bilcescu para evitar lo que ella había sufrido en sus propias carnes, puso en marcha una campaña para que no se negara a las mujeres el acceso a la educación superior y recibieran educación alternativa y adicional.

Fundó la Sociedad Rumana de Señoritas desde donde trabajó, sobre todo, en crear conciencia social sobre la importancia de actuar desde los inicios en materia de igualdad y otorgar las mismas oportunidades a niños y niñas.

PUBLICIDAD

Sin duda una figura para recordar.