PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Nace en Madrid una nueva boutique penal económica: Jornet Penal & Compliance

Un proyecto profesional y muy personal del abogado Marcos JornetMomento del debate sobre los retos del abogado penal. De izqda. a dcha.: Alfredo Domínguez de Cuatrecasas, Paz Montes de Iberdrola y Marcos Jornet, socio director de Jornet Legal y Compliance
|

Era un evento esperado en el ámbito jurídico. Este jueves noche en el Museo Lázaro Galdiano de Madrid se presentó de forma oficial Jornet Penal & Compliance, el despacho liderado por Marcos Jornet, abogado con amplia trayectoria marcada por su estancia en el despacho del Catedrático Gonzalo Rodríguez Mourullo y con posterioridad en el área penal económica de Uría Menéndez.

Ahora impulsa esta boutique penal económica como proyecto personal propio jurídico.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Entre los invitados, algunos pesos pesados de nuestro derecho pena actual. Los catedráticos de Derecho Penal Enrique Peñaranda (UAM) y Javier Sánchez-Vera (UCM), representantes de asesorías jurídicas de empresas Manuel Gómez Quiroga (Banco Santander) o Ángel Montero (ONCE),y numerosos directores de cumplimiento de empresas españolas, con los que este abogado ha trabajado estrechamente.

Junto a ellos, abogados penalistas de despachos como Jaime Alonso (Uría), Marta Galbis (Rodríguez Mourullo), María Gutiérrez (Oliva y Ayala), Alfonso Rubiales (Foro de Europa), Almudena Peleteiro (Peleteiro Abogados); o abogados de otras prácticas: Antonio Guerra (socio Uría), Eduardo Chaperón (Berenguela), César Gil de Biedma (Gil de Biedma Abogados) y José Carles Delgado y Carlos Cuesta Martín, socios de Carles Cuesta Abogados.

Los asistentes tuvieron la oportunidad de escuchar y debatir las intervenciones de Alfredo Domínguez, socio de Cuatrecasas. Grupo de Derecho Penal y Corporate Compliance y de Paz Montes, directora de Cumplimiento de Iberdrola Distribución Eléctrica, S.A.U. que analizaron los retos actuales del abogado penalista, un profesional cada vez más codiciado por las empresas y que se está convirtiendo en una figura de asesor de cabecera fundamental para determinados asuntos.

PUBLICIDAD

Su marca, un híbrido de las experiencias vividas

Marcos Jornet, salió de Uría Menéndez hace algunos meses para dar forma a su proyecto personal de despacho de abogados. Atrás quedaban ocho años de intenso trabajo a nivel penal económico, primero en el Estudio Jurídico del Catedrático Gonzalo Rodríguez Mourullo, un referente en el sector y profesional de costumbres tradicionales. “Escribe con pluma y no utiliza internet pero a sus 75 años tiene una cabeza bien amueblada”, y más tarde en Uría Menéndez, “donde se trabaja y aprende mucho pero la fuerza es la marca por encima de lo personal”, indica este abogado.

“Jornet Penal & Compliance  quiere ser la combinación de estas dos experiencias profesionales que he tenido. Estos dos mundos tan diferentes me han aportado mucho a nivel profesional”, cuenta a Confilegal.

PUBLICIDAD

Este abogado inicia en solitario esta experiencia “porque quiero darle mi toque personal habiendo conocido dos formas distintas de ejercer como abogado. Al final quiero hacer un híbrido entre ambas maneras de entender la abogacía, donde la confianza con los clientes sea un elemento fundamental de esta relación profesional”.

PUBLICIDAD

El despacho se posiciona en el área penal económico y de la empresa “aunque mi formación y experiencia va más allá de esta disciplina. Siempre la actividad del cliente condiciona la tipología de delito. Hay cadenas de televisión que generan procedimientos penales de derecho al honor, mientras que algunas constructoras generan accidentes laborales y deben tener bien organizado su sistema de cumplimiento normativo, un área en la que he trabajado bastante”.

Nuestro interlocutor acaba de tomar una decisión importante. “Era el momento de poner en marcha este proyecto, ya con ocho años de formación intensa en dos despachos de primer nivel, cada uno con su forma de ver el negocio”.

Respecto a los penalistas de referencia en la carrera profesional de Marcos Jornet, el primer nombre que lanza es el de Jaime Alonso. “Ha sido mi mentor desde la carrera. Fue mi profesor y ha condicionado mi carrera profesional. Al mismo tiempo fue abogado en Mourullo durante veinte años. Cuando acabé mi formación me ofreció ir a Mourullo y cuando marchó para Uría Menéndez, un año después me incorporé al equipo de penalistas del despacho”.

El propio Alonso en declaraciones a Confilegal describía a Marcos Jornet como “un excelente penalista. Tiene una formación penal sólida y ha adquirido una importante experiencia al trabajar durante ocho años en dos de los despachos más importantes de España en esta materia”.

Al mismo tiempo destacó que “este joven abogado ha intervenido en este tiempo tanto en la defensa en procedimientos penales importantes como en el asesoramiento en materia de compliance a empresas de primer nivel. Gracias a esta experiencia, Marcos conoce, además, tanto el sector de las boutiques especializadas en Derecho penal como el de los grandes despachos. Ahora inicia un proyecto nuevo con un despacho propio. Decisión valiente, donde esperamos lo mejor para él”.

PUBLICIDAD

“Ser abogado penalista marca carácter”

Jornet coincide con otros expertos en que ser abogado penalista en este país marca una impronta clara. “Cualquiera no puede ser penalista. Esto es algo muy vocacional”. Y, además hay que estar formado. “Ahora con una gran especialización en compliance, he participado en el diseño de esos programas de cumplimiento normativo en las empresas más importantes a nivel nacional y en procesos de due dilligence y formación también a nivel internacional. Una formación que poca gente de mi generación tendrá en estos momentos”.

“El cliente quiere otra forma de recibir el servicio. Es el mundo de los especialistas frente a las grandes estructuras. Ser penalista tiene un factor psicológico y humano muy importante que no hay en ningún ámbito del Derecho. Cada vez más somos asesores claves de las empresas y hay decisiones que necesitan de la opinión de un penalista”.

Otros referentes que cita tienen que ver con los nombres de grandes penalistas como toda la familia Mourullo, Carlos Bueren, Ismael Clemente, Esteban Astarloa. Algunos de ellos estuvieron en este acto.

En cinco años quiere que Jornet Penal & Compliance sea uno de los referentes a nivel penal económico, “siempre con un equipo reducido de abogados para no perder la esencia de la firma que ahora arranca. Quiero transmitir la fusión de las dos grandes escuelas donde he aprendido la profesión de abogado penalista“.