PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Broseta propone a su red de despachos iberoamericanos estudiar una integración en una firma única

Cinco años después de su creación, la Red Legal Iberoamericana organiza un encuentro de Madrid donde se aborda la colaboración público y privada y el cumplimiento normativoIntegrantes de RLI con Rosa Vidal, consejera delegada y Julio Veloso, socio, en el centro.
|

A petición del despacho Broseta, anfitrión de un encuentro empresarial celebrado en Casa de América (Madrid), acudió en pleno su Red Legal Iberoamericana (RLI), red de partners que esta firma tiene en América Latina. Esta agrupación de firmas estudiará su integración en una firma común, en un debate que se ha abierto y que habrá que ver cómo evoluciona durante el próximo año.

También acudió José Maria Marín, presidente de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Intervencion de José María Marín, presidente de la CNMV, ante la mirada de Manuel Broseta, en la mesa, presidente del despacho.

Después de cinco años desde que se pusiera en marcha dicha red, en una reunión de diciembre del 2013 en Bogotá -en aquel momento eran seis firmas que cubrían seis países-, la RLI  esta posicionada con despachos locales en países como Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, España, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú y República Dominicana.

Cubre 16 países y más de 400 abogados para dar una cobertura jurídica integral a través de la red.

“El propósito de la RLI es ofrecer un servicio uniforme de gran calidad a todas aquellas organizaciones, compañías y demás entes con intereses en la región. Somos diez despachos, los de Centroamérica están en un proceso de fusión y se quiere ver como una única”, explica Julio Veloso, socio de Broseta.

PUBLICIDAD

“Al mismo tiempo, la idea es generar oportunidades de negocio y creadores de sinergias de la propia red”.

Los promotores de esta red de bufetes muestran su satisfacción de los despachos y la calidad jurídica de los mismos en estos cinco años de historia. “No tenemos nada que envidiar a ninguno de nuestros rivales”, destaca Veloso.

PUBLICIDAD

Reconoce que la integración a nivel personal es óptima y eso es una base necesaria para que un proyecto de este tipo avance más. “Hemos lanzado la idea en esta reunión de Madrid de poder crear una firma única. Creemos que el debate de una marca común era necesario en estos momentos”.

PUBLICIDAD

El balance de estos cinco años ha sido bastante satisfactorio. “Hemos crecido de forma ostensible y lo que es más importante hemos podido trabajar todos con todos a nivel de clientes un número suficiente de veces para que uno se sienta a gusto y tranquilo, de cara a recomendar a tus clientes una de las firmas de esta red”.

Al mismo tiempo “la unión personal y profesional es bastante grande y el siguiente paso en el 2019 es tener más visibilidad como red y fijarnos objetivos de negocio con hitos anuales económicos concretos”.

Las jornadas que acaban de concluir en Madrid sirvió para trabajar de manera intensa los citados objetivos.

“El tema del cumplimiento normativo es clave para la RLI. Así lo señaló José Ugaz, expresidente de Transparencia Internacional y socio de uno de los despachos de la red. “Debe ser un elemento diferenciador respecto a otras organizaciones. Tanto la transparencia como el cumplimiento normativo son objetivos prioritarios de esta red”, explica Veloso.

Desde RLI se quiere que los trabajos en cumplimiento normativo sean un eje central “tanto a nivel de la relación estrecha que existe entre los despachos que configuran esta red de despachos de abogados, como también a nivel de la relación que se establezca con nuestros clientes entre nuestros socios”.

PUBLICIDAD

Infraesctructuras en LATAM, nicho de mercado

Veloso recuerda que la colaboración público y privada “a nivel de infraestructuras en estos países de América Latina es un tema clave, tienen un déficit tan brutal en ellas que las inversiones en los proyectos que están previstos para esta zona del Atlántico son muy importantes”.

Para RLI y Broseta, en particular, “es un sector importante y estamos convencidos que tenemos ahí un margen importante para crecer y por eso un papel mayor del que estamos jugando”, aclara nuestro interlocutor. En estos momentos, “hay cerca de 40 proyectos en marcha en América Latina que pueda abordar RLI y sus integrantes”.

Respecto al tema del cumplimiento normativo en la propia RLI existe el convencimiento de que sea un elemento diferenciador de esta agrupación de la firma y de cada uno de sus integrantes. “Queremos también que nuestros clientes lo sepan y nos vean con el partner adecuado para que desarrollen su modelo de cumplimiento normativo con todas las garantías que señala la normativa vigente”.

Desde RLI se estudia con interés ver cómo trabajar con un modelo propio de cumplimiento normativo. Ya hay uno en Broseta que está funcionando bien y es bastante exigente.

“Es posible que lo adoptemos a las características de nuestra red. En RLI tenemos la suerte de contar con José Ugaz, nuestro socio peruano y que ha sido presidente mundial de Transparencia Internacional durante años. Es una persona que conoce bien el negocio y con unas relaciones institucionales al más alto nivel”, señala Veloso.

Para Broseta, la internacionalización del despacho pasa por esta apuesta en América Latina.

También la firma de Manuel Broseta dispone de una oficina propia en Suiza y otra en Lisboa de la que el propio Julio Veloso es responsable para poder dar asesoramiento jurídico a sus clientes fuera de nuestras fronteras.

RLI como red de despachos de abogados aún pudiera crecer físicamente en países como Argentina, Uruguay, Bolivia y Venezuela donde no hay un despacho local que forme parte de esta red.

En muchos de estos casos, salvo Uruguay, donde a corto plazo esperan posicionarse, el problema está en la falta de seguridad jurídica acuciados por crisis económicas importantes. Esto ha hecho que ningún despacho español esté involucrado de forma directa en estos países.

Broseta como despacho sigue su trayectoria de crecimiento. Durante el pasado año facturó por encima de los 20 millones de euros. Pese a los rumores, mantiene su trayectoria independiente, aunque confiesa haber recibido ofertas de bufetes internacionales. “Estamos cumpliendo los objetivos del Plan Estratégico para el cuatrienio 2016 a 2020. Uno de los objetivos supone estar entre los diez primeros despachos españoles por facturación”. Las previsiones para este año supone crecer sobre el 30%.

La firma de Manuel Broseta se ha reforzado con diferentes pesos pesados de la abogacía. El último ha sido Alberto Palomar como socio del área de Derecho Público. Su incorporación ayudará a reforzar la capacidad de la firma en materia de Derecho Administrativo e impulsará, además, una práctica, la del Derecho del Deporte, donde Palomar es una voz autorizada.

Con anterioridad llegaron Agustín Puente, director de los servicios jurídicos de la AEPD como socio del área de privacidad y tecnología o José Manuel Sipos, de PwC Tax & Legal España, para dirigir el área de derecho de la competencia del bufete o el catedrático Otero Lastres para dirigir el área de propiedad industrial de la firma.

“Siempre estamos pendientes de las incorporaciones que el despacho pueda realizar”, explica Veloso.