PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El uso de la tecnología disruptiva, el mejor aliado de los abogados en el entorno global en el que compiten

La V Edición del Legal Management Fórum pone en evidencia como la Inteligencia Artificial y el Machine Learning ayudarán a los despachos en su relación con el clienteEl VI LMG fue inaugurado por Juan Manuel Dolz, secretario de Estado de Justicia.
|

La relación existente entre los despachos de abogados y sus empresas clientes se ha modificado al irrumpir la tecnología en este escenario. Esta es una de las conclusiones de esta V Edición del Legal Management Forum organizada por Wolters Kluwer España y el grupo de expertos jurídicos Inkietos.

En diferentes mesas redondas se abordó el impacto de la tecnología en el negocio jurídico e incluso, en una de ellas, se conoció la actividad de varias startups que ofrecen soluciones para el sector legal. Manuel Dolz, secretario de Estado de Justicia, en la apertura de este evento, señaló que la justicia no puede estar ajena al cambio digital.

Seguidamente, el Legal Management Forum rindió un sentido homenaje a Lucia Lorente, directora para Europa de Hogan Lovells y miembro de Inkietos, recientemente fallecida.

Emilio Martínez, presidente de Inkietos, glosa la figura de la abogada Lucia Lorente, recientemente fallecida.

Entre los asistentes a este evento, Nieves Briz, la directora de la oficina del despacho multinacional Dentons en Barcelona cree que “hay que reaccionar a la ola de la transformación digital y asumirlo con normalidad en los despachos”. Para esta abogada, experta en M&A, una firma global como ésta no ha sufrido demasiado en ese periodo de adaptación al entorno tecnológico. “Siempre hemos apostado por la tecnología como una de las señas de identidad de la firma”.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El despacho lanzó recientemente NextLaw, un proyecto tecnológico que invierte en el sector legal en startups que ofrezcan diferentes soluciones tecnológicas. “Algunas de esas herramientas van a nuestro despacho o la cedemos a nuestros clientes si vemos que las pueden utilizar en su actividad diaria en este entorno global”. Esta experta destaca a Luminance, solución tecnológica en la Inteligencia artificial que puede ser muy útil en el campo de operaciones de M&A, “sobre todo en la realización de due dilligence en operaciones multitrasfronterizos, con el consiguiente ahorro de tiempo”.

Pese a todas las innovaciones, nuestros juristas consultados señalan que la relación abogado con su cliente seguirá basada en valores como la confianza y la empatía.

“Es evidente que ahora el contacto es más inmediato y la tecnología ayuda a realizar el trabajo más eficiente porque si no lo haces tú, lo hará la competencia”, explica Briz. Respecto a cómo influirá a nivel de despacho “habrá que ver si realmente afecta a las plantillas de los despachos; eso sí, con los abogados van a aparecer otras profesiones, tecnólogos y auditores”.

PUBLICIDAD

Francesc Muñoz es CIO de Cuatrecasas y responsable de su aceleradora. “Lo estamos viendo de forma más frecuente. Los asesores jurídicos de las empresas piden a despachos como el nuestro consejo a nivel de herramientas tecnológicas. Se trata de que les demos ideas de cara a cómo gestionar mejor su día a día con dichas aplicaciones”. Esta preocupación se está observando tanto en el sector financiero como en otras actividades. “A medio plazo, es muy posible que los despachos encuentren otro nicho de mercado en el diseño de herramientas a medidas para sus clientes. Será el momento de la cocreación, que ayudara a que la relación con nuestros clientes sea más fluida”.

La puesta en marcha hace unos años de Cuatrecasas Acelera ha ayudado a que este despacho haya impulsado diferentes proyectos de LegalTech, algunos de los cuales se han implantado con posterioridad en este bufete. “En estos momentos la relación entre abogado y despacho ha mejorado bastante. La comunicación es más viable que nunca aunque hay que establecer algunas reglas de juego en cuanto a la disponibilidad.  Hay que estar disponible cuando realmente lo requiera el propio cliente”, advierte.

En cuanto a cómo afectara esta ola digital a los despachos de abogados, Muñoz no cree que tenga un impacto directo en la plantilla de los bufetes. “Hay que ser optimista en ese aspecto. Harán falta más abogados porque habrá otros temas que necesitarán de su asesoramiento jurídico. Lo que sí se va a ver cada vez más es que los abogados trabajarán con ingenieros. Se trata de poder establecer sinergias entre ambos colectivos profesionales que redunde en un mejor servicio al cliente”.

PUBLICIDAD

La tecnología ayuda a orientar el despacho al cliente

Otra asistente es Sara Molina, Ceo de Marketingnize, consultora de marketing e innovación en el sector legal, y advierte que la tecnología es un elemento ya asumido por la sociedad a todos los niveles.

PUBLICIDAD

“Estamos viendo ahora que muchos clientes piden igualmente que los servicios se basen en la tecnología. Se buscan metodologías más ágiles. Los despachos deben ver cómo presentar mejor sus servicios y orientar su despacho al cliente”, explica. En este contexto el uso de herramientas tecnológicas, tanto a nivel interno de la firma como en su relación con terceros es bastante importante.

CEOs de startups tecnológicas presentan sus aplicaciones LegalTech.

Para esta experta en innovación “el cambio que se está produciendo y que afecta al sector legal es inevitable. Eso sí, cada despacho debe buscar la tecnología que más se adecue a su proyecto empresarial. Hay que alinear a los socios del despacho hacia esa política concreta tecnológica y saber hasta qué punto están involucrados en que ello se produzca”.

Molina recuerda que se han hecho inversiones en tecnología y que luego no se implementan nunca o de forma parcial. Al mismo tiempo “hay que ver con el cliente qué procesos son susceptibles de automatización en esa relación que tengamos con ellos”, apunta.

En cuanto a las herramientas que más utilizan los despachos en este proceso de digitalización, nuestra experta alude a que “de forma generalizado muchos de ellos perfeccionan su CRM de cara una mejor gestión interna de sus clientes. Ahora esos CRM se integran con los ERPS y programas que lleven la facturación de la firma”.  El problema que existe es que las firmas tienen muchos datos pero poco organizados. “Una vez sistematizados esos datos hay que utilizar Machine Learning que ayudará a generar nuevo negocio y nuevas posibilidades de actividad”.

PUBLICIDAD

Los despachos se especializan

Natalia Martos, abogada experta en privacidad y derecho de la tecnología, decidió tras varias experiencias en despachos crear Legal Army como bufete especializado muy vinculado al movimiento “new law” que aboga por otra forma de afrontar el negocio jurídico.

Estructuras más ligeras y mayor contacto personalizado con el cliente. “Estamos en un momento nuevo , disruptivo, en cuanto a los servicios jurídicos. La presión de los clientes y la necesidad de adaptar tu negocio al siglo XXI ha generado estos cambios donde la tecnología es clave para modernizar la abogacía”.

En este contexto, “la relación entre despachos y clientes debería ser más cercana y próxima. Antes había diferentes barreras, incluso en la manera de vestir, que generaba cierto rechazo al cliente. Ahora todo es más cercano, tecnológico y humano”, indica Martos. En su opinión, “ahora lo que se va a optimizar es que el talento jurídico esté realmente donde lo necesite el propio despacho en su relación con el cliente. Es el momento de redistribuir el trabajo de una manera adecuada”, señala.

Sobre las tecnologías que tendrán más cabida en los despachos, nuestra experta habla de la Inteligencia Artificial, “pero con base tecnológica española para entrenarlos y los chat box. Al mismo tiempo veremos algunas firmas que van a destinar inversiones en startups. Ya está pasando a nivel internacional y lo veremos también en nuestro entorno legal. Es otra tendencia que es imparable”, destaca esta abogada.

Para Francisco Javier Lara, actual decano del Colegio de Abogados de Málaga y director de su  despacho jurídico multidisciplinar, ya en el 2005 empezó el proceso de transformación digital de su bufete de forma progresiva. El uso de la tecnología ayuda a una mejor gestión del despacho y a que la relación con tus clientes sea más fluida. Lo importante es que no te convierta en esclavo de tu cliente, cuestión que no es sencilla de lograr. La exigencia de los clientes es notable y en un mercado con tanta oferta jurídica no es sencillo decirles que no”.

Este jurista destaca cómo la relación entre abogado y cliente se ha ido modificando al amparo de la tecnología. “Herramientas como whatsapp o messenger son cada vez más utilizadas en esa relación de trabajo. Muchas de las consultas son a tiempo real y hay que atender de forma inmediata a sus necesidades”. Para Lara, “parece claro que los despachos más pequeños no están preparados para dar este servicio de inmediatez al cliente. Ahora el cliente está más informado, con lo cual el propio abogado debe desde la primera visita responder a esa preocupación del cliente”.

Lara augura una ola de fusiones de despachos pequeños en nuestro país para ganar tamaño y ser más competitivos.

Cada bufete requiere su estrategia digital

Maite Cuerda es la directora de Marketing y Desarrollo en España de Freshfields Bruckhaus Deringer. Está convencida que esa relación de los abogados con otros profesionales de la tecnología e ingeniería va a ser cada vez más evidente. “Se trata de poder dar un mejor servicio al cliente”, destaca.

Desde su punto de vista, la transformación digital debe arrancar en el propio despacho, con el convencimiento de los propios socios de lo que hay que hacer. Hay que darse cuenta que cada bufete necesita una estrategia de transformación digital propia y no hay soluciones genéricas para todos”.

A su juicio, otra labor importante del despacho es acompañar a los clientes a esa transformación digital, “donde hay algunas firmas que han llegado a diseñar herramientas tecnológicas que comparten con sus clientes y a optimizar los recursos de ambos”.

Cuerda cree que hay que aprovechar esta irrupción digital en los despachos “que debe ayudar a hacer más eficiente a las firmas y mejorar la relación con sus clientes”. En su opinión, este proceso se está desarrollando ahora en nuestro país y tiene mucho margen de acción aún. “Lo primero es que los despachos se transformen digitalmente, como una idea propia. Firmas como la nuestra deben poder utilizar la tecnología para la venta global de servicios jurídicos en cualquier parte del mundo”.

Cada despacho requiere su tecnología propia

Sonia Zunzunegui pertenece a Inkietos y es  la directora gerente de Squire Pattons Boggs, despacho internacional en nuestro país. “Estoy de acuerdo con Carlos Grau, uno de nuestros ponentes que ha dejado claro que la tecnología ha llegado para quedarse en el sector legal y hay que saber vivir con ella”.

Reconoce que su despacho destina importantes inversiones a estas soluciones tecnológicas y porque “queremos seguir ofreciendo un servicio excelente recurrimos a la tecnología que ayuda a ello”. La firma tiene un área de asesoramiento a startups importantes. “En muchos casos nos convertimos en proveedores tecnológicos de nuestros clientes”.

A su juicio, la tecnología ayuda a que despachos y clientes tengan una relación fluida y ambas partes estén conectadas y en contacto cuasipermanente en el caso que surjan cualquier contingencia.

“En muchos casos, los clientes están en tu plataforma, con lo cual tienen acceso inmediato a todo lo que necesiten de su expediente y servicios legales”. Para Zunzunegui un buen uso de la tecnología “te hace ser más competitivo y mejoras en eficacia, cuestiones que valoran cada vez más los clientes”.

El bufete trabaja ya a nivel de inteligencia artificial en temas relacionados con Consejos, secretarías, actas o servicios de recovery. “Ahora solo hay que revisar el trabajo”.

Bernardo Hernández, Ceo de Citibox, explica los nuevos modelos de transformación digital, en la conferencia de clausura del LMF.

Adaptarse al entorno digital

Fernando Ariza es subdirector de la Mutualidad de la Abogacía, uno de los patrocinadores de este Legal Magamenent Forum. “Estamos ahora adaptándonos a este nuevo entorno digital y tecnológico en el que debemos sentirnos cómodos y pioneros”.

Y recuerda una frase de Steve Jobs que señala que la “la innovación es un factor que diferencia los líderes de los seguidores”. El reto de esta institución es que se perciba como una entidad moderna y digital.

“Queremos hacer un cambio progresivo de nuestras estructuras, siempre de una forma prudente”, aclara.

A su juicio, es muy importante que los abogados entiendan esta transformación de esta entidad a nivel digital. “Ellos saben y tienen la confianza de que sus ahorros están en nuestras manos”. Y apunta al Plan Estratégico diseñado para los próximos cinco años en el que “se quiere mejorar los procesos de comunicación con los mutualistas, con el entorno y su sociedad. Queremos fomentar un entorno sostenible desde la propia cultura financiera de la institución. Deben ser los pilares de nuestra entidad para los próximos cinco años”.

Reconoce que la realidad de los despachos está cambiando y muchos despachos pequeños se agrupan en otras firmas de mayor tamaño para ser más competitivos.

Prueba con IBM de Watson

Laura Fauqueur es la directora de marketing y desarrollo de negocio de Adarve.  Nos confiesa que esta  firma de tamaño medio acaba de hacer una prueba con Watson Explorer de IBM en el proceso de tramitación y lectura comprensiva de documentos, incluidos los emitidos por los tribunales.

En este despacho están satisfechos de la mejora conseguida en los procesos automatizados de catalogación y tramitación de los documentos de los procedimientos judiciales. Se obtiene, dicen, una mayor calidad de extracción de información relevante para la tramitación del asunto.

Desde Adarve son conscientes que esta tecnología de IBM puede ser de gran utilidad en el análisis de cláusulas contractuales, análisis de carteras, auditorías y en el análisis de cualquier tipo de documento que es tratado en el asesoramiento jurídico.

Para Fauqueur,tanto la Inteligencia Artificial como Machine Learning pueden ser elementos que aporten valor y calidad y que mejoran los ratios de tiempo por lo que, en breve, permitirá a los despachos de abogados ser más eficaces en su trabajo y afrontar mejor los retos que plantean los clientes.

Por su parte, Ivo Portabales es el socio director del bufete español de Da Lawyers yasiduo de este evento de gestión de despachos. Considera que la tecnología es un elemento clave para mejorar cualquier actividad económica.

“Hay que saber aprovechar ese valor añadido para hacer más eficientes las relaciones que un despacho tiene con sus clientes. Es un elemento que ayuda a mejorar esa relación”.  El despacho utiliza la firma digital en sus relaciones profesionales con terceros y ayuda a evitar la presencia física en el bufete de documentos. Reconoce que hay actividades repetitivas que acabarán haciendo las máquinas.

A nivel tecnológico destaca que “hay herramientas que ayudan a realizar con menos tiempo las due dilligence, operaciones que se hacen cuando se hace una valoración de la empresa, bien para una compra venta o fusión con otra. Antes se utilizaban muchos abogados, ahora es algo más tecnológico, con el consiguiente ahorro de tiempo y espacio”.

Este bufete ve en la tecnología un aliado para ser más eficiente y competitivo. No obstante, advierte de que “es fundamental saber proteger la información del cliente para evitar cualquier filtración que pueda acabar con la reputación de cualquier despacho”.