PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

No hay ‘luna de miel’ entre el CGAE y el Ministerio de Justicia

|

Encontrarse de repente con el dilema de que o pagas 591.297 euros o no vas a recibir ni un euro más, porque se estaría incumpliendo la Ley de Subvenciones, y como consecuencia directa -no deseada-  los abogados del Turno de Oficio del denominado ‘territorio Ministerio’ no cobrarán lo que se les debe de julio, agosto y septiembre, no lo aguanta cualquier relación por muy de lejos que venga y por muy obligados que estén a entenderse.

Pero si encima se trata de una relación sobrevenida, mucho menos.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Lo sucedido en los últimos días entre el Consejo General de la Abogacía Española y el Ministerio a cuenta de un dinero pagado de más para retribuir a los abogados del turno de oficio que habían intervenido en el juicio del caso ‘Gürtel’ y donde el CGAE no es más que un mero intermediario entre Justicia y el Colegio de Abogados de Madrid (ICAM), ha enfriado las relaciones con el departamento que dirige Dolores Delgado.

Es mezclar una cuestión puramente administrativa que se arrastra desde abril con otra de pura sensibilidad y de reconocer la necesaria labor de la abogacía de oficio.

El Ministerio no podía desbloquear otra partida económioca sin haber recibido el dinero que había desembolsado de más y que se supo nada menos que en abril; y, en el otro lado, más de 20.000 abogados del turno de oficio del territorio común sin cobrar desde hace tres meses y con la amenaza de ir a la huelga como ya lo habían hecho en Toledo o Murcia.

PUBLICIDAD

En los primeros momentos de noviazgo, o hay cierta confianza, sensibilidad  y gestos o la cosa no se consolida.

Y no es lo que se ha visto entre el CGAE en el cruce de comunicados con el Ministerio, pidiendo, anunciando y desmintiendo.

PUBLICIDAD

Y mientras, los abogados, no entendiendo nada.

PUBLICIDAD

Los gestos del Ministerio: “se han desbloqueado 7.835.117 millones de euros y a lo largo de las próximas dos semanas se dará curso al pago” de las actuaciones certificadas por los abogados del Turno de Oficio de las 5 Comunidades Autónomas ‘territorio Ministerio’: Murcia, Islas Baleares, Extremadura, Castilla-La Mancha, Castilla-León, más las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, informaron en un comunicado.

La demora, los 591.297 euros que Justicia pagó en exceso por la actuación de 19 abogados del Turno de Oficio en el macroproceso de la Gürtel y donde el CGAE actúa de mero intermediario con el ICAM que es quien manda las certificaciones al Ministerio y que no se verificaron en origen y en destino hasta después.

Y, además, en otro gesto, Delgado anuncia que se incrementará un 24% los emolumentos.

Del otro lado, por todo gesto del CGAE, un desmentido. “Absoluta y rotunda disconformidad con el comunicado del Ministerio de Justicia sobre el retraso en el pago de los meses de julio, agosto y septiembre a más de 20.000 abogados del Turno de Oficio del llamado territorio común”.

“Es el Ministerio y no el Consejo quien ha incumplido reiteradamente sus obligaciones tanto en lo que se refiere al pago mensual, acordado con el anterior Gobierno, como en hacer frente a los pagos acordados a los abogados de oficio también por el anterior equipo ministerial con el Colegio de Abogados de Madrid (ICAM) por la asistencia a los implicados que tienen concedido el derecho a la asistencia de oficio en relación con el caso Gürtel”, añadían.

PUBLICIDAD

En su comunicado hasta tres veces se hace referencia en positivo al “anterior Gobierno” en referencia al equipo de Rafael Catalá, en este caso, con el que sí es evidente el noviazgo cuajó.

No parece que el feeling con el actual Gobierno desde el pasado mes de junio sea el mismo.

Este miércoles se celebró un Pleno del CGAE programado hace unas semanas en el que, como se anunció, se tomarían medidas y decisiones sobre qué hacer con los pagos pendientes y cómo resolver los retrasos.

Entre las cuestiones que han hecho públicas tras el Pleno, “convocar con carácter urgente a los abogados y abogadas del Turno de Oficio de los Colegios de la zona Ministerio en sus respectivas ciudades para la celebración de asambleas informativas”.

Esto no se veía desde los tiempos de Carlos Carnicer.

Lo dicho, no hay ‘luna de miel’ entre la Abogacía y el Ministerio. No la hay.